• user warning: Got error 28 from storage engine query: SELECT t.*,v.weight AS v_weight_unused FROM term_node r INNER JOIN term_data t ON r.tid = t.tid INNER JOIN vocabulary v ON t.vid = v.vid WHERE r.vid = 45156 ORDER BY v.weight, t.weight, t.name in /var/www/virtual/cimacnoticias.com.mx/htdocs/modules/taxonomy/taxonomy.module on line 640.
  • user warning: Got error 28 from storage engine query: SELECT t.* FROM term_node r INNER JOIN term_data t ON r.tid = t.tid INNER JOIN vocabulary v ON t.vid = v.vid WHERE r.vid = 45156 ORDER BY v.weight, t.weight, t.name LIMIT 0, 1 in /var/www/virtual/cimacnoticias.com.mx/htdocs/sites/all/modules/pathauto/pathauto.tokens.inc on line 62.
  • user warning: Got error 28 from storage engine query: SELECT t.tid, t.* FROM term_data t INNER JOIN term_node r ON r.tid = t.tid WHERE t.vid = 4 AND r.vid = 45156 ORDER BY weight in /var/www/virtual/cimacnoticias.com.mx/htdocs/modules/taxonomy/taxonomy.module on line 621.
  • user warning: Got error 28 from storage engine query: SELECT t.tid, t.* FROM term_data t INNER JOIN term_node r ON r.tid = t.tid WHERE t.vid = 2 AND r.vid = 45156 ORDER BY weight in /var/www/virtual/cimacnoticias.com.mx/htdocs/modules/taxonomy/taxonomy.module on line 621.
Caso Mujeres de Atenco
   Su hija exiliada, su esposo condenado a 112 años de prisión
Trinidad Sánchez, más allá del miedo, lucha por la libertad
Por: Lucía Lagunes Huerta
CIMAC | México DF.- 04/05/2009 María Trinidad Sánchez, mejor conocida como Doña Trini, es una mujer que superó sus miedos: el miedo a que la lucha lastimara a sus hijos, el miedo a que le pasara algo a su compañero, el miedo de enfrentarse a las autoridades, al pueblo, a las computadoras, a mujeres que hablan una lengua distinta a la suya.

Esta mujer, de tez morena, ojos chispeantes, de hablar intenso, siempre busca los ojos de su interlocutora, mientras come en medio del Centro Internacional de Convenciones en Sudáfrica, donde habla para Cimacnoticias. Platica de lo que es hoy su vida, con un marido sentenciado a 112 años de prisión, con una hija que ha dejado de saber de ella hace tres años, pero a quien guarda la esperanza de volver abrazar, con dos hijos que vivieron la represión y la cárcel.

Para Doña Trini este es su primer viaje fuera del país, tardó 19 horas desde que salió de la Ciudad de México hasta llegar a Cape Town, Sudáfrica, para participar en el IX Congreso de AWID (Association for Women's Rights in Development), con el objetivo dar a conocer lo que fue la represión en San Salvador Atenco, la violación a los derechos humanos de la población, la agresión sexual a las mujeres, la persecución e injusticia para este pueblo, la política de Estado que criminaliza la protesta social.

Esta mujer no ha perdido la esperanza de que al pueblo mexicano se le haga justicia. No ha perdido la esperanza de tener nuevamente en su casa a toda su familia, sentada alrededor de su mesa del comedor, donde está segura "los frijoles no van a faltar".

Ahí con su hija América del Valle, con Ulises, con César sus tres hijos, con su nieta de 8 años y su nieto de cuatro, con su compañero de vida desde hace 31 años, Ignacio del Valle.

"Y sé que volveré a abrazar a América –dice Trini-- donde esté, sé que está bien. Cuando pienso en ella, le mando mi pensamiento, que no te gane la depresión y el abandono. Ya habrá momento de reunirnos y después que sea lo que decida cada uno (de los hijos). Miro al cielo y pienso ella. Quiero volver a sentirla entre mis brazos, y después que sea lo que ella decida".

NO TE PUEDES CAER

Doña Trini es de Atenco, su símbolo: el machete y el paliacate rojo amarrado alrededor del cuello. Se ríe y sabe contener las lágrimas.

"En lo personal, es una lucha diaria, porque no te puedes caer. Yo regresé a mi casa el 18 de julio de 2007. Fue muy fuerte, así como la dejaron, se quedó cerrada. A mi regreso, me enfrenté a la ausencia de mis seres queridos. Durante 15 días la gente de la comunidad me ayudó a limpiar mi casa.

"Regresé con miedo, tenía miedo que me reclamaran, que me dijeran: ya vez por tu culpa, pero nada de eso, la gente me saludó, me abrazó, se acercó.

"Cuando entré, la casa estaba toda tirada, la ropa interior mía y de América en el piso como alfombra, pisada. Los primeros días fueron muy fuertes pero cada noche me decía: un día más de lucha por la libertad de mi familia y de mis compañeros".

Desde que le llegó la conciencia, como ella dice, ha estado en la lucha con Ignacio o Nacho, como a veces le llama.

"Pero cuando nació mi primer hijo, Ulises, me entró el miedo a que algo le pasara a mi hijo", así que decidí quedarme a la retaguardia, siempre apoyando pero no igual, reflexiona Trini.

Y ahí estuvo en la lucha de Atenco, cuando el kilómetro de libro para hacer la biblioteca del pueblo en los años noventa. Pero en 2006 la represión policiaca le cambió la vida, no solo porque perdió a su familia, sino porque la lucha por la justicia la enfrentó a convertirse en lideresa.

"Yo no tomo decisiones sola, lo hago con las compañeras y compañeros, entre todos. Yo no conocía de la computadora, por más que América me insistiera para usarla. Ella me insistía pero a mi eso no me llamaba, yo no sabía redactar un volante, ni hablar con las autoridades. Después de mayo 2006 tenía que estar pidiendo ayuda a cada rato para hacer un escrito, para la computadora, para todo, hasta que un día dije hasta aquí, para no depender de nadie tengo que aprender, y ahí me tiene ahora.

"Yo todo escribo, cuando voy a un mitin, para hablar con la autoridad, todo lo escribo, pero no lo leo, ahí lo tengo guardado, todo lo guardo. Porque yo siento que no puedo leer, porque no es igual, para mí tiene que salir del corazón, por eso aunque lo escribo no leo, porque cuando estoy ahí con la gente, con los compañeros digo lo que siento, porque es eso en lo que creo.

"Ahora me siento más segura. Yo les digo a las y los compañeros que todo lo que estoy haciendo no solo es por ti o tu familia, sino para que nunca haya represión. Porque en México no hay justicia, se viola la ley, los derechos humanos. Con estas autoridades no hay esperanza para el pueblo. Un México militarizado donde solo escuchamos de violencia y violencia contra las mujeres, qué esperanza puede tener".

MUJERES, VIDA CRUEL

Para Doña Trini, la represión en Atenco fue brutal, sin lugar a dudas, "pero más cruel para las mujeres", dice al referirse a la agresión sexual y tortura de la que fueron objetos las mujeres.

"Ahora que estoy aquí, tan lejos de México con idiomas tan distintos, me doy cuenta que las mujeres de todo el mundo viven de una manera muy cruel, hay muchas violencia contra nosotras, mucho dolor.

"Cuando escucho los testimonio de las compañeras, me dije: Dios, por qué tanta crueldad".

Desde hace tres años, Trini va cada semana al Penal de alta seguridad del Altiplano a ver a su compañero de vida Ignacio del Valle. Ella recuerda la primera vez que lo fue a visitar después de la represión de mayo de 2006.

"La primera vez que lo vi me impresionó. Fui predispuesta a lo peor, durante todo el camino me repetía que tenía que estar tranquila, serena, que no me iba a derrumbar, después de vueltas y vueltas, sólo me dejaron 5 minutos con él, ahí frente a los policía.

"Me impresioné cuando lo vi entrar, esposado por atrás, con la cabeza abajo, lo vi acabado, muy delgado. Le dije que me habían hecho dar vueltas y vueltas y que al final me dijeron que solo me quedaban cinco minutos. Él me dijo que no me desesperara que eso querían ellos, hacerme enojar.

"Me dijo que estaba bien y luego me advirtió que jamás pidiera clemencia. Jamás, me dijo, le hicieran lo que le hicieron a las compañeras, al pueblo. Los que tienen que pedir perdón son ello, yo no robé, no tengo de que pedir perdón.

"Cada semana que lo veo, siempre pregunta por la familia y los compañeros, que como están. Ahora es muy duro, pero no pierdo la esperanza, sé que volveré a estar con mi familia en mi comedor, donde siempre había frijoles para todos, porque Nacho siempre que llegaba a comer venía con un compañero, nunca fuimos ricos, pero lo que tuvimos siempre lo compartimos".

09/LLH/GG









Todos los materiales realizados por Cimacnoticias (Texto, audio, video y fotografía) son realizados sin fines de lucro, se permite su uso y reproducción siempre y cuando se cite la fuente. No se permiten modificaciones o cambios en los materiales.

Para mayor información escríbenos a: agencia.cimacnoticias@gmail.com