Repudia OSC nombramiento de Barrio Terrazas como embajador

Feminicidio Ciudad Juárez
   Toleró y minimizó feminicidio en Chihuahua
Repudia OSC nombramiento de Barrio Terrazas como embajador
Por: Redaccion
CIMAC | México DF.- 12/02/2009

La organización Nuestras Hijas de Regreso a Casa manifestó en un comunicado su repudio por el nombramiento de Francisco Barrio Terrazas como embajador de México en Canadá, pues durante su gestión "toleró y minimizó el feminicidio en Ciudad Juárez".

No permitan --señala en un comunicado la asociación de familiares de mujeres asesinadas y desaparecidas en Ciudad Juárez-- que Canadá, siendo un país modelo y cuya cultura se basa en el respeto a los derechos humanos y la plena legalidad, cobije a un personaje que toleró la matanza y violaciones de mujeres y niñas con la mayor crueldad e intensas torturas, y que propició con ello que se asentara la impunidad y se perdiera el Estado de derecho en una comunidad de gente trabajadora que pagó muy alto el precio de venir a vivir a la frontera mexicana.

Francisco Barrio Terrazas fue gobernador del estado más grande la República Mexicana: Chihuahua, de 1992 a 1998, cuando Ciudad Juárez se daba a conocer como el lugar donde se asesinaba de la manera más cruel y brutal a jóvenes mujeres, sin investigaciones concluyentes y cuyos crímenes a la fecha continúan y permanecen impunes.

Este personaje, señala el comunicado, se caracterizó por culpar a las mujeres de sus propias tragedias argumentando que vestían de manera provocativa e iban solas por la calle, y hasta llegó a asegurar que las víctimas llevaban una doble vida. Barrio declaró que durante su gestión fueron asesinadas solamente 80 mujeres y se justificó al comparar la situación con otros estados de México.

Durante la administración de Barrio Terrazas, las organizaciones defensoras de los derechos de las mujeres en el estado, como Nuestras Hijas de Regreso a Casa, relacionaron estos asesinatos con el crimen organizado, identificando un patrón de secuestro y homicidio, así como determinado tipo físico y socioeconómico de las víctimas.

De igual manera, expresa Nuestras Hijas de Regreso a Casa, se conoce que entre las razones por las que Barrio Terrazas aceptó la Embajada en Canadá arguyó la inseguridad que se vive en el estado de Chihuahua, en particular en Ciudad Juárez, donde reside con su familia, lo cual fue cuestionado por diputados miembros del Partido de la Revolución Democrática, refiera Wikipedia.

En otros espacios de su carrera política siempre se le criticó su mal desempeño y su tibieza para enfrentar y resolver los problemas, y la cadena de mentiras que públicamente construyó, afirma el comunicado.

Los feminicidios en Ciudad Juárez aumentaron alarmantemente en 1993, cuando Barrio Terrazas gobernaba la entidad, pero él poco hizo para enfrentar un problema que a la fecha continúa, y que de haber actuado en su momento, estos terribles asesinatos donde los puntos coincidentes son la tortura y las mutilaciones, así como las violaciones tumultuarias, todo por personas ajenas a la víctima, se hubieran evitado en lo sucesivo.

Francisco Barrio también fue presidente municipal de Ciudad Juárez en el trienio 1983-1986, cuando rechazó integrar una fiscalía especial para investigar los crímenes, porque consideraba innecesarias esas instancias.

En 1997, un año antes de que dejara la gubernatura, ocurrieron 27 asesinatos más. Las presiones sociales lo obligaron a crear una fiscalía en 1998, y nombró a María Antonieta Esparza como su titular.

Pocos meses antes de abandonar el gobierno, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) emitió una recomendación al respecto, en la que señalaba por primera vez la impunidad y la deficiencia en las investigaciones. Al entonces gobernador Francisco Barrio no le interesaron las recomendaciones de la CNDH sobre los feminicidios, como reportó La Jornada, el 5 de junio de 2005.

Su desacierto al no aceptar y enfrentar la grave situación de inseguridad que se padecía en Ciudad Juárez provocó que el tema se convirtiera en un verdadero obstáculo para su aspiración presidencial en 2006, asegura el texto.

Los feminicidios en Ciudad Juárez han llegado a tal magnitud, concluye el texto, que el año anterior rebasaron la cifra de 130 crímenes violentos contra mujeres. Y en enero de 2009 la suma de desaparecidas con perfil de alto riesgo son cinco, y una el dos de febrero.

09/GG