Chihuahua: Congreso se niega a revivir Comisión de Feminicidio

Feminicidio Ciudad Juárez
   Nuestras Hijas irán ante el Gobernador y aun a las calles
Chihuahua: Congreso se niega a revivir Comisión de Feminicidio
Por: Dora Villalobos Mendoza/corresponsal
CIMAC | Chihuahua, Chih..- 06/03/2008

El Congreso del estado de Chihuahua eliminó la Comisión Especial para el Seguimiento de los Feminicidios y se niega a revivirla a pesar de las manifestaciones de protesta que han realizado las organizaciones Justicia para Nuestras Hijas y el Centro de Derechos Humanos de las Mujeres.

El lunes pasado, varias madres de jovencitas desaparecidas y asesinadas en la entidad brincaron literalmente el cerco que divide al recinto legislativo con el área pública y se plantaron junto al podio, de cara a los diputados, en protesta porque el Congreso del estado eliminó la comisión.

Sin soltar los carteles con las fotos de sus hijas atados a un hilo, las señoras se agarraron del tubo y lo brincaron una a una, ante la mirada atónita de los legisladores y los periodistas que cubrían la sesión.

En ese momento disertaba el diputado panista Miguel Jurado, quien dejó de hablar cuando vio el alboroto que se armó porque los fotógrafos y camarógrafos corrieron a captar las imágenes de las mujeres saltando el cerco.

El presidente del Congreso del estado decretó un receso que se prolongó por una hora en la que hubo álgidas discusiones entre diputados de distintas corrientes, principalmente los del Partido Acción Nacional (PAN) y Víctor Quintana, del Partido de la Revolución Democrática (PRD).

Jorge Gutiérrez reanudó la sesión a la una y media de la tarde sólo para anunciar que se suspendía hasta otro día a las ocho de la mañana.

Encabezadas por Norma Ledezma, mamá de Paloma Angélica Escobar Ledezma y representante de Justicia para Nuestras Hijas, así como Lucha Castro, directora del Centro de Derechos Humanos de las Mujeres, las señoras llegaron al Congreso del estado a las 12:30 horas.

Se acomodaron en el área pública y extendieron el hilo donde llevaban colgadas las fotos de sus hijas desaparecidas y asesinadas: Miriam Cristina Gallegos Venegas, Cecilia Alejandra Covarrubias Aguilar, Elizabeth Rodríguez Pérez, Yesenia Concepción Vega Márquez, Paloma Angélica Escobar Ledezma, Diana Yazmín García Medrano, Claudia Yudith Urías Berthaud, Viviana Rayas Arellanes, Gloria Irene Tarango Ronquillo, Erika Nohemí Carrillo Enríquez, Julieta Marlene González Valenzuela, Neyra Azucena Cervantes, Silvia Arce, María Elena García y Erika Ivón Ruiz Zabala.

Norma Ledezma explicó que asistieron al Congreso a respaldar la iniciativa que entregó recientemente el diputado Víctor Quintana para crear nuevamente la Comisión Especial para el Seguimiento de los Feminicidios en el Estado de Chihuahua.

Recordó que la Legislatura actual eliminó la comisión el año pasado y puntualizó que a juicio de las madres de las víctimas el Congreso del estado la debe crear otra vez, porque ninguno de los asesinatos de sus hijas ha sido resuelto.

Víctor Quintana pensaba insistir en la iniciativa durante el espacio para puntos generales durante la sesión. Mientras, las integrantes de Justicia para Nuestras Hijas permanecerían en el área pública, apoyando la propuesta.

Pero la situación se complicó. Una de las mujeres intentó entrar al recinto. Quería poner una foto de las víctimas de feminicidio en cada uno de los lugares de los diputados. Los guardias le impidieron el paso. Lucha Castro intervino. Los custodios no cedieron. Molestas, las señoras decidieron brincar el cerco y pasar todas hasta el podio.

Cuando decretó el receso, el Presidente del Congreso llamó a los integrantes de la Comisión de Género y Familia que encabeza la diputada panista Rosy Baray para que atendieran a las manifestantes.

Rosy Baray propuso que dialogaran en la sala Morelos, pero las señoras no se movieron del podio. Pedían que Víctor Quintana leyera la propuesta para crear la Comisión.

Intervinieron los diputados panistas Roberto Lara y Antonio López. Propusieron que primero terminara la exposición de Miguel Jurado y después el diputado perredista leyera la iniciativa. La condición era que las mujeres se trasladaran al área pública. Lucha Castro aceptó, pero las integrantes de Justicia para Nuestras Hijas no se movieron del podio.

Aquí esperamos hasta que termine de hablar el diputado, ya esperamos varios años, como quiera esperamos unas horas, indicó una de las señoras y todas la secundaron. Se comprometieron a permanecer calladas, sin entorpecer la sesión. Pero los diputados panistas no aceptaron.

Víctor Quintana iba de un lado a otro. Hablaba con las mujeres y con los legisladores del PAN, tratando de mediar. Pero no lo consiguió.

INSENSIBILIDAD PANISTA

A juicio de la diputada Rosy Baray, no es necesario crear la Comisión Especial para el Seguimiento de los Feminicidios en el estado de Chihuahua.

Argumentó que la problemática del feminicidio está incluida en la Comisión de Género y Familia. Además, insistió en que es mejor que el Legislativo participe en la Fiscalía especial que tiene la Procuraduría de Justicia.

Pero las madres de las víctimas opinan distinto. Están convencidas que la única manera de que el Legislativo esté pendiente de la problemática es creando una comisión especial.

Al eliminar la Comisión, los diputados demuestran que no les interesan nuestras hijas, que el feminicidio no está en su agenda, que no le ponen especial atención, explicaba una y otra vez Norma Ledezma a periodistas que la entrevistaban.

Alguien comentó que la sesión legislativa se reanudaría en el piso 18, que la estaban convocando los diputados priístas. Las decisiones que tomen en esa sesión no son válidas, es ilegal trasladar la sesión a otro lugar, advirtió Roberto Lara.

Víctor Quintana insistía en un acuerdo. Propuso a las integrantes de Justicia para Nuestras Hijas que se trasladaran al área pública, con la promesa que leería la iniciativa. Pero las mujeres no se movieron.

Yo no traje a las señoras, pero estoy totalmente de acuerdo con ellas, sí necesitamos crear la Comisión, puntualizó el diputado perredista y se ofreció a presidirla.

El presidente del Congreso del estado reanudó la sesión a la una y media de la tarde. Anunció que debido a la interrupción, la sesión se suspendía hasta el martes a las ocho de la mañana.

Las integrantes de Justicia para Nuestras Hijas estaban listas para asistir otra vez el martes a la sesión del Congreso. Pero se dieron cuenta que el recinto estaba custodiado por policías y decidieron no ir.

¿Dónde estaban los Cipoles (policías del Cuerpo de Inteligencia Policial) cuando secuestraron y asesinaron a nuestras hijas?, cuestionó Norma Ledezma, representante de Justicia para Nuestras Hijas, cuando se enteró que el Congreso del estado estaba custodiado por agentes policiacos para evitar que las mamás de jóvenes desaparecidas y asesinadas tomaran la tribuna.

Es curioso: No hay suficientes policías para investigar los feminicidios, un elemento trae dos y tres casos de nuestras hijas desaparecidas y asesinadas; pero sí hay agentes cuando los diputados los piden para enfrentarnos, para impedirnos el acceso al Congreso, recriminó.

Y siguió interrogando: ¿Los legisladores nos consideran peligrosas, por eso llevaron policías, por eso evitan que vayamos al Congreso del estado?

Norma Ledezma informó que las integrantes de Justicia para Nuestras Hijas planeaban acudir ayer al Legislativo pero desistieron cuando se enteraron que el lugar estaba custodiado por elementos de la Cipol.

Decidimos no ir por prudencia, porque si los diputados no tienen madurez, nosotras sí tenemos; si nos importara el escándalo iríamos para que la policía nos agrediera y salir en los medios, pero no es lo que buscamos, lo que queremos es que los legisladores nos entiendan, que nos escuchen, que pongan en su agenda el problema del feminicidio, puntualizó.

Lamentó que en vez de atender a las madres de las víctimas del feminicidio, las traten como si fueran delincuentes. Para nosotras es humillante que los diputados lleven policía para enfrentarnos, no somos delincuentes, somos mujeres chihuahuenses, mamás de jóvenes desaparecidas y asesinadas que buscan justicia, señaló.

Lamentó que algunos diputados acusen a líderes políticos de medrar con su dolor. Piensan que las mamás de las víctimas estamos tontas, que nos manipulan, que nos llevan a fuerza a los movimientos, que nos dicen qué acciones realizar; cómo se ve que nos conocen, cómo se ve que no tienen idea lo que es perder una hija en estas circunstancias, cómo se ve que no tienen la más mínima sensibilidad con esta problemática, indicó.

Y aclaró: No vamos a caer en ese jueguito, es muy lamentable que los diputados no se acerquen a nosotras, que no platiquen con nosotras para que nos conozcan; ojalá algún día bajen de su pedestal y en vez de acusar sin razones, nos escuchen, entonces entenderán nuestras exigencias, nuestra desesperación, nuestra lucha.

La representante de Justicia para Nuestras Hijas dijo que solicitarán audiencia con el gobernador José Reyes Baeza para explicarle lo que está ocurriendo porque él les prometió que en todas las instancias las tratarían con respeto.

Queda claro que no en todas las instancias hay sensibilidad, pero no nos van a detener, si nos quieren en las calles, en las calles nos van a tener, advirtió.

LA INICIATIVA

El diputado Víctor Quintana entregó recientemente la iniciativa para crear la Comisión Especial para el Seguimiento de los Feminicidios en el estado de Chihuahua, que en su exposición de motivos indica:

La violencia de género se presenta como el conjunto de amenazas, agravios, maltrato, lesiones y daños asociados a la exclusión, la subordinación, la discriminación y la explotación de las mujeres.

Se agrava cuando la violencia de género y todas las otras formas de violencia social, económica, jurídica, judicial, cultural y política contra las mujeres son toleradas y fomentadas, e incluso no son consideradas como violencia ni como un problema social, se naturalizan y se normalizan, o se les convierte en hechos extraordinarios e inabordables, no se crean mecanismos ni se impulsan procesos para erradicarlas.

Una de las formas que tenemos para contribuir desde nuestra representación social a la erradicación de la violencia de género es, sin lugar a dudas, ofrecer a las mujeres un espacio especial que permita dar seguimiento a las desapariciones de niñas y jóvenes, así como a los feminicidios que lamentablemente continúan en el estado.

Sabemos que los factores estructurales que median la violencia contra las mujeres son el desempleo, la pobreza extrema, la desintegración de la economía campesina y la polarización social impuestos por el modelo económico neoliberal.

Este sistema crea una ecología social en la cual los hombres se conducen con una hipermasculinidad en la cual exageran los aspectos agresivos y violentos de la identidad masculina con el fin de preservar la misma.

El alcoholismo, la narcocorrupción, la ingobernabilidad, la impunidad y la inseguridad que acompañan y tensan la vida diaria de hombres y mujeres en la República Mexicana son componentes de la violencia sexista, que no es exclusiva en nuestra entidad federativa.

Sin embargo, el hecho de que la violencia sea un fenómeno mundial no nos exime de la responsabilidad de crear los mecanismos necesarios para contribuir a la erradicación de este grave problema de violación de derechos humanos.

La importante participación del Congreso Estatal mediante la integración de una comisión especial en las distintas legislaturas que nos antecedieron, constituyeron sin lugar a dudas una muestra a la ciudadanía de la preocupación del Congreso sobre la problemática, y es la respuesta de esta soberanía a las diversas recomendaciones que organismos internacionales han enviando con relación a los crímenes de mujeres.

Naciones Unidas ha señalado que la violencia contra las mujeres es la mayor atrocidad contra los derechos humanos de nuestros tiempos, sabemos que ya desde las Convenciones Interamericanas sobre Derechos Civiles y Políticos de la Mujer (1948), la Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer, la Declaración sobre la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, la Declaración de Beijing, reivindican el derecho de la mujer a la no discriminación, la prevención y la erradicación de la violencia.

De acuerdo a lo establecido en la Recomendación No. 19 de la CEDAW, se encuentra vinculado a los siguientes: la vida, libertad, igualdad ante ley, la salud, entre otros.

Asimismo, la Convención para la Eliminación de todas las formas de Discriminación contra la Mujer establece la obligación de la adopción de medidas de carácter legislativo, político, administrativo o de otra índole que resultasen necesarias para el logro de la igualdad de los derechos de las mujeres.

Recientemente fueron encontradas tres víctimas más: Angélica López Cruz, el 12 de noviembre; Claudia Janeth Llana Moreno, el 4 de diciembre e Irene Peña Monje, el 4 de diciembre, lo que viene a agregar tres clavos más a la cruz que se mantiene en la Plaza Hidalgo para recordar la deuda que se tiene con las mujeres.

Lo señalado con anterioridad es más que suficiente para convencernos de la necesidad de que, en cumplimiento de las obligaciones del Estado Mexicano en materia de derechos humanos con efectos vinculantes a nuestra entidad federativa, se integre una comisión especial que dé seguimiento a la violencia de género en la entidad, específicamente de feminicidio.

08/DVM/GG