Reportaje - Reto de Peña, acabar con agresiones a las migrantes

LA OTRA RUTA MIGRATORIA
Migración
   REPORTAJE
   Agentes del INM, principal lastre
Reportaje - Reto de Peña, acabar con agresiones a las migrantes
Migrante en un albergue ubicado en el estado de México | CIMACFoto: César Martínez López
Por: Adriana Franco Rosales
Cimacnoticias | México, DF.- 25/03/2013

Con el nuevo gobierno federal no se avizoran cambios para reducir las violaciones a los derechos de las mujeres y niñas en tránsito por México.
 
En el sexenio pasado el Instituto Nacional de Migración (INM) detuvo a 508 mil 361 personas en las 50 estaciones migratorias del país; de esta cifra, 80 mil 926 eran mujeres, 16 por ciento del total.
 
Además, 9 mil 865 eran niñas y adolescentes, entre las que había 516 menores de 12 años que viajaban solas, según el Centro de Estudios Migratorios (CEM) de la Secretaría de Gobernación.
 
El total de detenciones se redujo poco más de la mitad en comparación con las que se registraron en el gobierno de Vicente Fox, cuando se detuvo a un millón 114 mil 874 migrantes, aunque el CEM no desagrega los datos por sexo y edad y por tanto se desconoce cuántas mujeres y niñas fueron detenidas.
 
El Instituto para las Mujeres en la Migración (Imumi) refiere que la tendencia decreciente en las detenciones en estancias migratorias de 2000 a 2012 obedece a factores como la recesión económica y las políticas migratorias en Estados Unidos, y el aumento de la violencia del crimen organizado contra la población migrante.
 
Aunque la mayoría de los informes sobre las y los migrantes no suelen desagregar los datos por sexo, especialistas de México, España y EU estiman que más de la mitad son mujeres. Sin embargo, las detenciones de migrantes de sexo femenino representaron en 2011 y 2012 sólo el 14 por ciento del total.
 
Carolina Carreño, subcoordinadora de Acompañamiento Psicosocial de Sin Fronteras, organización que brinda asesorías a la comunidad migrante en México, considera que esa situación se debe a que las mujeres utilizan rutas migratorias alternas.
 
“Ellas viajan menos en el tren, prefieren utilizar autobuses; suelen ir en grupos muy reducidos y pagan costos más altos con tal de evitar riesgos como la violencia sexual y la trata de personas”.
 
Su opinión coincide con el informe del Imumi “Mujeres en situación de tránsito irregular a través de México”, en el que se indica que la diferencia en la detención de mujeres migrantes en el INM se debe a que ellas toman mayores medidas de protección en comparación con los varones.
 
Las migrantes prefieren contratar a un “pollero” o “coyote”, tramitar documentación falsa, elegir rutas alternas al tren, alojarse en hoteles en lugar de albergues, o vincularse con mexicanos para hacer parte de su recorrido, lo que no implica que su viaje esté libre de riesgos debido a las “estructuras de poder y género” que las vulneran durante su tránsito, señala el Imumi.  
 
ESTADO AGRESOR
 
En el sexenio pasado Sin Fronteras documentó que el INM viola sistemáticamente los Derechos Humanos (DH) de las mujeres detenidas en las estaciones migratorias. Pese a las recomendaciones derivadas de los monitoreos, la organización no percibe avances de fondo.
 
Carolina Carreño detalla que las migrantes son maltratadas durante su detención, reciben atención médica deficiente y padecen angustia al desconocer por cuánto tiempo estarán privadas de su libertad.
 
También son víctimas de violencia psicológica, verbal y sexual. En los reportes de Sin Fronteras algunas migrantes dijeron que recibieron insinuaciones sexuales de parte de los agentes del INM que las aseguraron, y la mayoría refiere maltrato de las custodias. 
 
Además las mujeres han denunciado que durante su estancia presenciaron o se enteraron que el personal de los centros de detención elegía a varias migrantes para sacarlas del dormitorio en las noches y cuando ellas volvían se veían visiblemente afectadas y  no narraban lo que les había ocurrido.
 
Las estaciones migratorias carecen de recursos materiales y humanos para atender a las mujeres que están embarazadas o que presentan lesiones físicas o alguna discapacidad.
 
Asimismo el INM no respeta el debido proceso de las migrantes detenidas al no informarles sobre sus derechos y las opciones que tienen para regularizar su estancia en México.
 
En los casos de las menores de edad que viajan solas, el INM no avisa a tiempo a los consulados para informar que serán deportadas, lo que da pie a prácticas como la trata infantil, asegura Sin Fronteras.
 
A pesar de que la normas que rigen a las estaciones migratorias estipulan que se debe cuidar el interés superior de la niñez y de la unidad familiar, Carreño advierte que las mujeres que viajan con sus hijas e hijos son separadas de ellos si rebasan los 12 años de edad, ya que deben pasar su proceso en el área de adolescentes a donde también se envía a las niñas que emigran solas.
 
En el caso de las niñas que no viajan acompañadas y no tienen familiares o conocidos en México, el INM las envía a los albergues del DIF hasta que se resuelve su situación migratoria.
 
La activista adelanta que en abril próximo Sin Fronteras presentará su informe 2012, y considera que el panorama de violación a los DH de las mujeres y niñas migrantes será muy similar al de años anteriores.
 
13/AFR/RMB