Novedades electorales

OPINIÓN
Participación Política de las Mujeres
   CRISTAL DE ROCA
Novedades electorales
CIMACFoto: Yunuhen Rangel Medina
Por: Cecilia Lavalle*
Cimacnoticias | México, DF.- 09/07/2013

El domingo 7 se llevaron a cabo las elecciones número 14 del estado de Quintana Roo. Y previo a las novedades que arrojen los resultados definitivos de la jornada electoral, es preciso reconocer que más mujeres que nunca contendieron por un cargo de representación popular en candidaturas propietarias.
 
No vaya usted a creer que de pronto la paridad se instaló en los partidos políticos. Lo que sucedió es que las medidas de equidad funcionaron porque en los tribunales electorales se han adoptado criterios de equidad. ¡Por fin!
 
En la década de 1970 las mujeres de medio mundo comenzaron a implementar las cuotas de género porque, en general, los señores del poder miraron con muecas que las mujeres votáramos, pero de ocupar el poder ¡ni hablar!
 
En América Latina las pusimos en marcha en la década de 1990 y las hicimos legales. Así, en México están normadas en el Código Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales para elecciones federales, y en las constituciones locales o en los códigos electorales de casi todas las entidades de nuestro país.
 
Quintana Roo es uno de los pocos estados que normó sus cuotas de género en la Constitución y en su Ley Electoral. Datan de 2002 y sólo se han reformado una vez para ampliar el porcentaje. Actualmente es de 60/40.
 
Pero es una ley de cuotas muy débil. No tiene precisiones, no tiene sanciones, y sí en cambio contempla una excepción a su cumplimiento: cuando la candidatura sea resultado del voto al interior del partido.
 
Y ahí tiene usted que procesos electorales iban y venían, sin que las mujeres obtuvieran el resultado deseado. Porque ninguna medicina sirve si se aplica cuando se quiere, como se quiere y si se quiere.
 
Como eso sucedía en otras partes, movimientos organizados de mujeres trabajaron muy duro para armar casos legales y, sobre todo, para sensibilizar y capacitar a juzgadores y juzgadoras electorales.
 
El momento cumbre se vivió el pasado proceso electoral federal cuando mujeres de distintos partidos interpusieron un juicio, para obligar a sus respectivos institutos políticos a cumplir la ley de cuotas.
 
La sentencia 12624 del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, a decir de varias políticas, significó abrirle un boquete al Muro de Berlín. Esa sentencia no sólo obligó a los partidos a cumplir la cuota sin excepciones, sino que abrió camino para que en las entidades del país se juzgara de manera similar, independientemente de lo que señalara la ley local.
 
Así, en Quintana Roo, algunos partidos pusieron sus barbas a remojar y desde el principio cumplieron con la cuota de género y postularon fórmulas del mismo sexo (algo que no contempla la ley local).
 
Otros cumplieron en algunas postulaciones y en otras no. Otros no cumplieron. Pero, los que fueron impugnados, tuvieron que rectificar sus postulaciones.
 
Resultado: en este proceso electoral contendieron más mujeres que nunca antes. En total, en candidaturas propietarias, 302 mujeres (43 por ciento) y 407 hombres (57 por ciento). La brecha nunca fue tan corta.
 
En detalle: al Congreso del estado, por el principio de mayoría relativa, contendieron en candidaturas propietarias 36 mujeres (40 por ciento) y 53 hombres (60 por ciento). 
 
Por el principio de representación proporcional, 34 mujeres (49 por ciento) y 36 hombres (51 por ciento). Aunque aquí la clave está en el lugar que ocupan en la lista.
 
En las candidaturas propietarias a los ayuntamientos fueron postuladas 232 mujeres (42 por ciento) y 318 hombres (58 por ciento).
 
Al mirar de cerca, las noticias no alcanzan para comprar serpentinas. En las listas de representación proporcional ningún partido postuló a mujeres en la primera posición.
 
Y en las planillas para ayuntamientos, a la presidencia municipal postularon un total de 11 mujeres (18 por ciento) y 51 hombres (82 por ciento). A la sindicatura, 12 mujeres (19 por ciento) y 50 hombres (81 por ciento). Y a la primera regiduría, 23 mujeres (37 por ciento) y 39 hombres (63 por ciento).  
 
Es evidente que todavía hay mucho trecho para avanzar en el camino a la paridad. Pero sin duda hay avances que es preciso reconocer. Esta semana habrá resultados oficiales. Pronto sabremos cuántas mujeres llegarán al poder.  
 
Apreciaría sus comentarios: cecilialavalle@hotmail.com.
 
*Periodista y feminista en Quintana Roo, México, e integrante de la Red Internacional de Periodistas con Visión de Género.