Tráfico de personas preocupa a países de sudamérica

Trata de Personas
   Los más afectados son mujeres, niñas y niños: ONUDD
Tráfico de personas preocupa a países de sudamérica
Cimac | México, DF.- 05/04/2005

Cerca de 700 mil personas son transportadas cada año entre las fronteras para ser objeto de trabajos forzados y explotación sexual, en su mayoría mujeres y niñas y niños, señaló la Oficina Contra la Droga y el Delito de las Naciones Unidas (ONUDD), durante el Primer Encuentro Interfronteras.

De manera alternativa, en las ciudades de Tacna y Arica, de Perú y Chile, las organizaciones no gubernamentales, Raíces e IDEIF, realizaron el Primer Encuentro Interfronteras para visibilizar y prevenir el tráfico infantil en la zona.

El asesor de Asuntos del Crimen Organizado de la ONUDD, James Shaw, afirmó que el crimen organizado recibe, por concepto de tráfico de personas, más de siete millones de dólares en ganancias, difundió este día el portal Mujereshoy.

En la jornada de trabajo, se informó que ante esa problemática, la Fundación Terre des hommes-Alemania impulsa en América Latina la Campaña internacional "Alto al tráfico de niños, niñas y adolescentes".

A su vez, la coordinadora subregional sobre Tráfico y Trata de personas de Save the Children-Suecia, Ana Salvadó, aseguró que la pobreza, la falta de trabajo o la búsqueda de una vida mejor, son algunos de los factores que exponen a miles de personas a la posibilidad de ser traficadas.

Señaló que, además, existen otros factores como el desconocimiento del fenómeno en las autoridades y en la opinión pública y la falta de capacitación a los operadores de frontera, que permita la identificación de las víctimas.

Salvadó explicó que la gran cantidad de puntos ciegos en las fronteras sobre los que no hay control, la escasez de personal para realizar patrullajes terrestres y marítimos y poca o nula coordinación entre oficiales de Migración y Policías, entre otras, son los retos más importantes a vencer.

En tanto, la directora para América Latina y el Caribe de la Organización Internacional del Trabajo, Isa Ferreira, indicó que es necesario activar mecanismos para frenar el tráfico de personas, como incluir el tema en políticas de protección a la infancia, a través de la creación de un Plan Nacional.

Se pronunció por la necesidad de promulgar leyes comprensivas con las víctimas y que enfrenten, de forma eficaz, la corrupción y la impunidad; establecer acuerdos bilaterales, entre otros.

La directora de Raíces, Denisse Araya, una de las organizadoras del Primer Encuentro, consideró que en Chile el tráfico y la trata de personas son temas emergentes que aún no son reconocidos como un problema social.

Como prueba, citó el hecho de que en Chile no se cuente con una legislación que penalice el tráfico y la trata de seres humanos o, la venta de menores, aun cuando ya ratificó el Protocolo Facultativo de la Convención de los Derechos del Niño y, suscribió los dos protocolos complementarios de la Convención de Palermo.

Araya dijo que tampoco hay un registro estadístico de infantes o personas perdidas y los insuficientes recursos destinados a las dos estructuras policiales dedicadas a la búsqueda de personas perdidas.

Explicó que Raíces, sede de la Campaña "Alto al Tráfico de Niños, Niñas y Adolescentes" en Chile, ha concentrado su accionar en la sensibilización, difusión, prevención y búsqueda de mejoras legales para hacer frente al tráfico infantil, junto con otras organizaciones que se preocupan de la infancia, como el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia, organismos gubernamentales y policías.

Por su parte, la diputada chilena María Antonieta Saa, dio a conocer el proyecto de ley que presentó ante la Cámara de Diputados en 2004, el cual tipifica el delito de tráfico de personas y establece normas para su prevención y más efectiva persecución criminal.

En este Primer Encuentro participaron también la viceministra de Niñez, Juventud y Tercera Edad de Bolivia, Elizabeth Patiño; el director de la organización no gubernamental IDEIF de Perú y Coordinador América Latina de Campaña "Alto al Tráfico de Niños", José Alvarado de La Fuente

2005/MH/SJ