Trata de mujeres: Esclavitud en el siglo XXI

Trata de Personas
   Diagnóstico de ese delito en 8 ciudades peruanas
Trata de mujeres: Esclavitud en el siglo XXI
Cimac | Lima.- 29/03/2006

La esclavitud se remonta al inicio de las civilizaciones y sorprende que, en la actualidad se haya convertido en un fenómeno extendido que cada día afecta a más mujeres peruanas bajo la modalidad de la trata.

El incremento de la pobreza, el flujo turístico y la actividad minera son algunas de las condiciones que propician la trata de mujeres, niñas y niños en Perú, donde existen mafias que captan a sus víctimas con fines de prostitución, trabajo y matrimonios forzados o mendicidad, entre otros.

Según el estudio "Diagnóstico sobre trata de mujeres, niños y niñas en ocho ciudades del Perú", elaborado por el Centro de la Mujer Peruana "Flora Tristán", cada caso involucra mecanismos de captación o coacción que se desarrollan en la informalidad y la ilegalidad, amparados en un gran sistema de corrupción, en la tolerancia y la indiferencia social, informó Semcuba.

En el Cusco, departamento ubicado en la sierra sur del Perú, operan redes a nivel local y nacional que utilizan ese conocido centro turístico como lugar de paso para la afluencia de niñas y mujeres, con el propósito del servicio sexual.

La investigación establece que allí existen dos redes, cuyas conexiones están en Arequipa y Juliaca, área cercana a la extracción de gas de Camisea, donde ha aumentado la demanda de prostitutas adolescentes.

De acuerdo con la municipalidad de Cajamarca, departamento ubicado en la sierra norte del Perú, se calcula que más de mil mujeres están sometidas a la explotación sexual, lo cual podría responder a la presencia de la Minera Yanacocha.

En la provincia de San Antonio de Putina, la policía desarticuló, en febrero de 2004, la red de prostitución infantil más grande del país.

En las ciudades ubicadas en la selva, Iquitos, Puerto Maldonado y Tarapoto, en el departamento de San Martín, agencias de turismo ofrecen paquetes que incluyen servicios sexuales.

Existe una relación entre la trata, el tráfico y la explotación doméstica. De acuerdo con el diagnóstico, más del 90 por ciento de empleadas del hogar vienen de las zonas rurales del país, principalmente de Puno, Cusco, Arequipa y Huancavelica

"La trata es un problema social y debe ser abordado, desde un enfoque de derechos humanos, como un atentado contra la vida, la seguridad y la integridad de las personas", señala Liz Meléndez, socióloga del Programa de Derechos Humanos de las Mujeres, del Centro Flora Tristán.

Según Meléndez, la mayoría de víctimas de explotación sexual no denuncian los atropellos que sufren por carecer de documentos y por el miedo que infunden en ellas quienes las explotan.

La Constitución Política del Perú prohíbe la trata de seres humanos en cualquiera de sus formas. El Ministerio del Interior constituyó, en 2004, el Grupo de Trabajo Multisectorial Permanente Contra la Trata de Personas.

Dicho organismo coordina las acciones de entidades públicas y privadas comprometidas en la lucha contra este delito, promueve el establecimiento de un sistema estadístico para conocer la realidad del problema e impulsa la adopción de medidas de protección a víctimas y testigos.

06/LR