Siete mujeres en el Tribunal Penal Internacional

Participación Política de las Mujeres
   Expertas en genocidio, violaciones y crímenes contra mujeres y niño
Siete mujeres en el Tribunal Penal Internacional
cimac | Nueva York.- 18/02/2003

Luego de varias rondas de votación, el Tribunal Penal Internacional (ICC por sus siglas en inglés) concluyó hace unos días la elección de 18 jueces de los cuales siete son mujeres procedentes de todos los continentes, en la primera ocasión en que ese organismo del sistema de Naciones Unidas (ONU) cuenta con una representación femenina tan alta.

Maureen Harding Clark de Irlanda; Fatoumata Dembele Diarra de Mali; Akua Kuenyehia de Ghana; Elizabeth Odio Benito de Panamá; Navanethem Pillay de Sudáfrica; Sylvia H. de Figueiredo Steiner de Brazil y Anita Usacka de Lituania, tendrán la labor de representar los intereses femeninos en la ICC, en temas tan escabrosos como violaciones, mutilación genital, limpieza étnica y genocidio, sólo por mencionar algunos.

Pero ¿quiénes son estas mujeres que deberán enfrentarse durante varios años a decisiones concernientes a criminales y crímenes de lesa humanidad?.

BRASIL

Originaria de Brasil, Sylvia Helena de Figueiredo Steiner, obtuvo la licenciatura en Leyes en la Universidad de Sao Paolo en 1977. En 1993 fue cofundadora del Instituto de Ciencias Criminales de Brasil y en el año 2000 obtuvo una maestría en Leyes Criminales

A lo largo de su carrera se ha encargado de numerosos casos sobre violencia contra mujeres y niños y de 2000 a 2001 participó en un programa multinacional llamado Jurisprudencia para la Equidad, destinado a especializar a mujeres en la violencia y discriminación de género.

De 1977 a 1995 se desempeñó como abogada defensora en las cortes federales y jueza en la Corte Federal de Apelaciones, para especializarse después en tratados internacionales referentes a la defensa de los derechos humanos.

En el año 2000 publicó el libro La Convención Americana sobre Derechos Humanos y el Proceso Penal Brasileño y fue coautora del libro El Tribunal Penal Internacional. Es experta en lavado de dinero y crímen organizado y participó además en la delegación brasileña que trabajó en la Comisión para la Corte Penal Internacional de 1999 a 2002.

GHANA

Akua Kuenyehia, originaria de Ghana, se autodefine como una activista por los derechos de las mujeres. Abogada y experta criminalista, ha sido maestra de Derechos Humanos y Leyes Criminales en la Universidad de Ghana.

Ha publicado un sinnúmero de ensayos y artículos sobre la problemática de las mujeres, abordando temas como derechos de propiedad, reproductivos, violencia a nivel local, regional e internacional.

Entre sus libros destacan Derechos Económicos y Sociales de las Mujeres: Una Perspectiva Africana; Vida Común o Exclusión Mutua; Movimientos Femeninos y Relaciones Internacionales; Literatura Legal y el Proceso de Empobrecimiento, entre otros.

Es fundadora del organismo Mujeres en la Ley y Desarrollo de Africa, dedicado a proteger los derechos humanos femeninos en ese continente y ha representado a su país en diversos foros de la ONU sobre derechos humanos, como la Conferencia de Viena de 1993, además ha trabajado en forma constante con organismos no gubernamentales, ONG, de defensa de las mujeres.

IRLANDA

Maureen Harding Clark trabajó como abogada durante 30 años en su natal Irlanda donde defendió a víctimas de crímenes como violación, asesinato, fraude y lavado de dinero. También fue fiscal especializada en delitos contra menores, cargo en el que trabajó de 1985 a 1991.

Fue la presidenta del Consejo para la Persecución de Crímenes Contra Mujeres y tuvo bajo su responsabilidad el primer caso de violación dentro del matrimonio en Irlanda. En 2001 fue electa como juez de la ICC para los Crímenes de la Ex Yugoslavia, en particular en el caso de Bosnia Herzegovina sobre crímenes de lesa humanidad.

Harding Clark se autoproclama como una convencida de que el explícito reconocimiento al Estatuto de Roma sobre crímenes sexuales de guerra permitirá castigar a los responsables y romper con la impunidad.

"Mi experiencia de lo que pasó en la ex Yugoslavia me convenció que las prácticas organizadas de violación, esclavitud sexual y embarazos forzados son armas muy potentes en cualquier conflicto interreligioso o interétnico".

LITUANIA

Procedente de la ex república soviética de Lituania, Anita Usacka tiene estudios sobre leyes de derechos humanos y la problemática de las mujeres en el Instituto de Derechos Humanos de Estrasburgo, Francia. En 1993 se trasladó a Estados Unidos para realizar investigaciones sobre temas relacionados, en la Universidad de Notre Dame.

En 1994 creó la primera cátedra de Derechos Humanos en la Universidad de Lituania y fue designada como la representante de la Organización de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF en inglés), en su país.

Algunos de sus ensayos y libros sobre la violencia doméstica contra mujeres y niños han sido publicados por la ONU, entre ellos: Algunos Problemas de Violencia Doméstica contra Mujeres en Lituania: Aspectos Legales; Eliminación y Discriminación de la Mujer Lituana.

MALI

Fatoumata Dembele Diarra, de Mali, es especialista en Derecho Penal General y Especial y en Procedimiento Penal. Obtuvo su formación académica en la Escuela Nacional de Magistrados de París en 1977, ese mismo año fue designada como jueza de instrucción de Bamak.

Desde ese puesto estuvo en contacto con casos de asesinato, violaciones, asalto agravado, abortos forzados y maltrato y daños a la salud por tratamientos médicos.

En junio de 2001 fue seleccionada como jueza de la Corte Penal Internacional para la ex Yugoslavia, donde participó en un caso contra varios croatas acusados de asesinatos y de crímenes contra la humanidad.

PANAMA

Oriunda de Costa Rica, Elizabeth Odio Benito fue electa en representación de Panamá. Durante cinco años, entre 1993 y 1998, fungió como jueza del Tribunal Penal Internacional para la ex Yugoslavia. Fue Procuradora General de Justicia de Costa Rica de 1978 a 1982 y durante 30 años impartió cátedra sobre leyes en la Universidad de Costa Rica, donde fue directora del Departamento de Leyes Criminales Internacionales.

Ministra de Justicia de su país de 1990 a 1994, encabezó la delegación de Costa Rica que participó en la Conferencia Mundial sobre Derechos Humanos en Viena, en 1993.

Odio Benito fue directora de los departamentos Leyes Familiares y Crímenes Familiares de la Universidad de Costa Rica y fue abogada defensora en decenas de casos sobre violencia doméstica y abuso contra menores, conocimientos que aplicó durante sus gestiones en el sector público.

SUDAFRICA

La sudafricana Navanethem Pillay, tiene 30 años de experiencia como abogada criminalista en su país. Ha sido integrante del Comité de Reglas para las Cortes de Sudáfrica, del Ministerio de Justicia. Participó en la elaboración de Reglas, Procedimientos y Evidencias para la Detención y Asignación de Defensores del Tribunal Penal Internacional para Ruanda (ICTR en inglés).

En 1995 fue electa como jueza del ICTR y tuvo a cargo varios casos de genocidio, crímenes de lesa humanidad, violación, entre ellos el del ex primer ministro de Ruanda, Kambanda, convicto por genocidio y crímenes contra la humanidad, así como de un líder militar llamado Serushago, preso por genocidio.

También participó en el juicio y sentencia de Ruggiu, un periodista de la radio que fue condenado a 20 años por incitación al genocidio.

MEL







       
atención
información producida por cimac, comunicación e información de la mujer
disponible para periodistas y medios de comunicación impresos y electrónicos
por favor citen la fuente

El servicio informativo se realiza gracias al apoyo
brindado por las siguientes instituciones:
John D. and Catherine T. MacArthur Foundation, UNIFEM,
Partner of the Americas, Fundación Heinrich Böll,
GLAMS y The William and Flora Hewlett Foundation.