Participación Política de las Mujeres
    OPINIÓN
La trampa
Por: Cecilia Lavalle
cimac | México, DF.- 20/09/2004 El Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) acaba de emitir una resolución que, como pocas, sienta un precedente importante en nuestra democracia. Acaba de ordenarle a un Instituto Electoral que registre a una candidata a la gubernatura muy a pesar del partido político que supuestamente representa. Suena a surrealismo mexicano. Es.

El pasado 14 de septiembre la máxima autoridad judicial en materia electoral de nuestro país, ordenó al Instituto Electoral de Tlaxcala registrar como candidata a la gubernatura a Maricarmen Ramírez, esposa del actual gobernador y protagonista, por ello, de una página inédita en la historia de nuestra incipiente democracia.

El Partido de la Revolución Democrática (PRD), cayó así en su propia trampa. Se metió un autogol y por ello perderá el juego. Si tuviera que elegir una alegoría, diría que a ese instituto político le sucedió lo que al hombre que decidió pintar el piso de su casa y empezó de la puerta hacia adentro; para cuando se dio cuenta ya estaba atrapado en una esquina y no había manera de salir a menos que destruyera su trabajo.

Sánchez Anaya era priísta, su esposa Maricarmen también. En algún momento y cuando tenían posibilidades de ganar la gubernatura de Tlaxcala pero no contaban con el apoyo del partido en el poder, el PRD buscó a Maricarmen y le pidió convenciera a su marido de cambiarse a su partido. Esta primera parte de la historia culminó con el triunfo del PRD en las elecciones para gobernador con Sánchez Anaya como su candidato. Ya encarrerados le ofrecieron a Maricarmen ser su candidata a senadora de la República, y la colocaron en un lugar de privilegio en las listas plurinominales. Es decir, no tuvo que contender en ninguna elección, llegó a la senaduría gracias a su partido. Llegado el momento de pensar en la sucesión gubernamental Maricarmen levantó la mano y dijo: Yo voy.

Y el PRD contesto: NO porque nosotros fuimos férreos opositores a las aspiraciones de Martha Sahagún para suceder a su marido en la presidencia de la República. NO porque parte de nuestro discurso para combatir estas aspiraciones fue que este país no es una monarquía y por tanto la esposa del presidente no tiene derecho a sucederlo. NO porque apoyarte significaría ir en contra de la más elemental congruencia.

Pero, para entonces, ya habían caído en la trampa. Es decir, para cuando se dieron cuenta ya llevaban medio piso pintado y estaban quedando atrapados en una esquina. Reformaron sus estatutos para impedir que parientes de algún gobernante le sucedieran en el periodo inmediato siguiente. Sólo les faltó agregar la dedicatoria a Maricarmen. Ella acudió a los tribunales que, considerando que esa reforma violaba sus derechos ciudadanos a ser electa, le dieron la razón. Luego intentaron invalidar una elección interna en la que resultó ganadora para contender por la gubernatura de su estado por el PRD y por Convergencia, partido con el que se firmó un convenio para ir en alianza en las próximas elecciones. Y esa es la batalla que acaban de perder ante los tribunales.

Creo que lo que la autoridad judicial hizo en realidad, fue proteger los votos de las y los ciudadanos que hicieron ganar a Maricarmen la elección interna. Pero, a la par, obligó a un partido político a asumir el costo de sus decisiones. Esto es muy importante, porque hasta hace poco tiempo las y los militantes de un partido quedaban en estado de indefensión ante eventuales decisiones de su partido que pudieran afectarles. De manera que esta lección para el PRD, es, en los hechos, una lección para todos los institutos políticos de nuestro país.

Personalmente, y lo he dicho en este mismo espacio, me parece que no es en absoluto sano para nuestra democracia ni para la lucha legítima de muchas mujeres por el poder, la intención de Maricarmen. Y no lo es, porque siendo esposa del gobernante goza de privilegios que nadie más tiene. Y siendo aún tan precarios los equilibrios y la legalidad en las elecciones, sin duda compite en condiciones por demás favorables que le restan equidad a las elecciones. No obstante, su alegato es impecable y será, legal e indiscutiblemente, candidata a suceder a su marido.

No será por el PRD, quien tras el fallo de los tribunales ha tomado una decisión drástica que en los próximos días deberá ratificar su Consejo Nacional. Decidió, utilizando la alegoría, echar a perder su trabajo, caminar hasta la puerta por el piso recién pintado, o lo que es lo mismo hundir el barco. Romperá su alianza con Convergencia, saliéndose así de la lucha por la gubernatura. Entiendo que de ratificarse esta decisión, Maricarmen contenderá sólo por Convergencia, con altas probabilidades de ganar la gubernatura para su nuevo partido.

Sin duda, a veces, la congruencia implica sacrificios. Y siempre los errores cuestan.

Apreciaría sus comentarios: cecilialavalle@hotmail.com

*Articulista y periodista de Quintana Roo.

2004/CV/LR/SM








Todos los materiales realizados por Cimacnoticias (Texto, audio, video y fotografía) son realizados sin fines de lucro, se permite su uso y reproducción siempre y cuando se cite la fuente. No se permiten modificaciones o cambios en los materiales.

Para mayor información escríbenos a: agencia.cimacnoticias@gmail.com