Participación Política de las Mujeres
    INTERLUDIO
Primeras Damas
Por: Lydia Cacho
cimac | México, DF.- 20/09/2004 El fallo del Tribunal Federal Electoral en el caso Tlaxcala abre la puerta a las primeras damas del país para lanzarse a perseguir sus ambiciones políticas, y despierta también un debate ignorado por años, mismo que puede prestarse a confusiones en el ámbito político entre argumentos claroscuros de sexismo, misoginia, ilegalidad y principios éticos de partidos y de las y los candidatos a puestos de elección popular.

El Partido de la Revolución Democrática (PRD) se metió en un verdadero escándalo político, a tan sólo dos meses de la elección en Tlaxcala, Maricarmen Ramírez García, esposa del gobernador y senadora con licencia, logró que el Tribunal Federal Electoral (TFE) la reconociera como candidata de PRD a la gubernatura de su estado.

Su marido, el actual Gobernador Tlaxcalteca era priísta y entró al PRD para obtener una candidatura que ganó, no por los principios del partido que ahora aclama Leonel Godoy para denostar a la candidata, sino por conveniencia del PRD para vencer con quien le fuese útil, aunque fuera priísta de hueso colorado. A pesar de los comparativos de muchos analistas políticos me parece que esta historia se parece menos a la de Marta Sahagún de Fox y a la de María Rubio de Hendricks en Quintana Roo y se asemeja más a la de mujeres como Cherrie Booth y Hillary Rodham, la actual senadora y esposa de Bill Clinton, mujer con una carrera política sólida y ejemplar, una estratega brillante cuya carrera existe con, sin, o a pesar de su marido.Rodham supo tomar el papel de la esposa del presidente al igual que la reconocida abogada Cherrie Booth, quien a pesar de ser esposa del Primer Ministro británico, siempre ha sido una luchadora social con carrera política individual.

La diferencia entre las primeras y las segundas damas, no es sólo la preparación en la arena política y el conocimiento de los temas, sino el respeto que ellas tienen por la ciudadanía y la ética política. Saben que no pueden, ni deben abusar de la cercanía al poder de su pareja para lograr sus objetivos. La diferencia es, ante todo, cultural. Mientras Hillary, Cherrie o Mari Carmen se desarrollaron políticamente como ciudadanas plenas, como profesionistas y además como madres y esposas, las otras se acercaron a la política por estar casadas con hombres de poder y de esa posición parece, para algunos, que quisieran sacar provecho instantáneo.

La perspectiva de género en la política nos dice que más mujeres deben tener acceso a los puestos de decisión, para desarrollar políticas públicas más equitativas en las cuáles participen las mujeres como actoras y conductoras, sin embargo esto debe darse bajo los mismos principios éticos que han de exigirse a hombres y mujeres por igual. Así que debatir el papel de las primeras damas es un tema político urgente que permitirá dejar atrás imágenes obsoletas de mujeres buenas y socialmente comprometidas por añadidura forzada al DIF, y plantear formas más sanas y libres de participación política de cualquier mujer sin importar su estado civil.

Parece llegado el momento de regular, como un asunto de interés público, el papel de las primeras damas con un decreto del Poder Ejecutivo y el Legislativo. En él se debe definir que la pareja de la o el presidente, gobernador o Munícipe no tiene derecho a manejar fondos públicos, y en caso de que así sea, que asuma una obligación y responsabilidad en la gestión pública. Tal vez se deba integrar el papel de las parejas de gobernantes que durante la gestión se lancen a un puesto de elección popular en la ley orgánica de la administración pública; esto evitará errores y actos de prepotencia, y demarcará claramente la frontera entre quienes hacen una carrera política por mérito propio y quienes usan de trampolín político a su pareja, sea éste hombre o mujer, abusando de su estatus marital para obtener recursos privados y públicos con fines electorales fuera de tiempos legalmente establecidos..

Maricarmen, antes senadora, obtuvo legítimamente 26 mil 940 votos de su partido: el PRD, seguida de Gelasio Montiel Fuentes con 18 mil 336, lo que marca una diferencia porcentual de 13 puntos. Con ello se lanza a las elecciones con el fantasma de la confusión sobre su campaña. Los argumentos de la cúpula de su partido nos son muy creíbles, pues con esa rigidez en los principios éticos y teóricos "la tigresa" jamás hubiera llegado a la legislatura por el sol azteca.

Pase lo que suceda, Quintana Roo podría aprender la lección, justo ahora que la esposa del gobernador está buscando su candidatura como alcaldesa de Benito Juárez para las elecciones de febrero del 2005 ¿Usted que opina?

Directora del Centro Integral de Atención a la Mujer en Cancún

cacholydia@yahoo.com

2004/LC/LR/SM








Todos los materiales realizados por Cimacnoticias (Texto, audio, video y fotografía) son realizados sin fines de lucro, se permite su uso y reproducción siempre y cuando se cite la fuente. No se permiten modificaciones o cambios en los materiales.

Para mayor información escríbenos a: agencia.cimacnoticias@gmail.com