Retroceso para mujeres en las elecciones

Participación Política de las Mujeres
    Saldos negativos en Quintana Roo, BCS y Guerrero
Retroceso para mujeres en las elecciones
cimac | México, DF.- 07/02/2005

La representación política de las mexicanas descendió en los estados de Baja California Sur, Guerrero y Quintana Roo, después de las elecciones de este domingo, pese a que las mujeres representan el 50 por ciento de la población y son mayoría en los padrones electorales.

En la contienda electoral del pasado domingo en tres entidades federativas, las mujeres salieron de la pelea electoral con pocas posibilidades de triunfo y una marcada tendencia de retroceso en la presencia legislativa femenina en los congresos locales, según los resultados preliminares.

Lo anterior, derivado de la posición en que fueron colocadas las candidatas –en los distritos difíciles para sus partidos políticos y en suplencias- en los estados de Quintana Roo, Baja California Sur y Guerrero, pese a que representaban el 25 por ciento del total de los aspirantes a ocupar un cargo de elección popular.

Hasta ahora, lo único cierto, de acuerdo con los resultados preliminares del proceso electoral, ninguna de las dos propuestas que hizo el Partido Acción Nacional de mujeres para las gubernaturas de Quintana Roo y Guerrero lograron el triunfo.

En Guerrero, donde sólo se eligió gobernador, el triunfo fue para el Partido de la Revolución Democrática (PRD), con Zeferino Torreblanca Galindo de la coalición Guerrero Será Mejor, lo que significa una pérdida para el Partido Revolucionario Institucional (PRI). Mientras que Porfiria Sandoval Arroyo, obtuvo sólo 1.5 por ciento de los votos, hasta cuando se habían contabilizado más del 90 por ciento de las casillas.

En Quintana Roo, de acuerdo con los resultados preliminares, habría ganado el candidato del PRI y el Partido Verde Ecologista de México, Félix González Canto, seguido de la coalición PAN- Convergencia y, finalmente, en tercera posición se ubicó el aspirante del PRD.

En Baja California Sur, el PRD ganaría con Narciso Agúndez Montaño.

LAS MUJERES EN TODO, PERO SIN NADA

En Quintana Roo, Baja California Sur y en Guerrero el proceso electoral contó con la numerosa participación de las mujeres como funcionarias de casilla, votantes, observadoras y hasta en los operativos de logística que implementaron los órganos electorales de cada entidad.

Previo al proceso electoral, las mujeres fueron activas promotoras del voto, estuvieron en todos los actos políticos, acompañaron a sus candidatos, pero de nueva cuenta no fueron ellas las protagonistas del proceso electoral, cuya gran pérdida se registró en Quintana Roo, la entidad que mayor retroceso presenta con respecto a la representación política de las mujeres. En Guerrero como en Baja California Sur fue un "ni para atrás ni para adelante".

Hasta ahora en Quintana Roo hay 25 diputados locales de los cuales 10 escaños son ocupados por mujeres. Es decir, representan 40 por ciento del congreso local, cifra que rebasa incluso la proporción de la Cámara de Diputados Federal, donde la representación de mujeres es de 22 por ciento.

Sin embargo, después del proceso electoral del domingo, la XI Legislatura tendrá una notable disminución de mujeres, lo que se traduce en menos atención a leyes que favorezcan el desarrollo, protección jurídica y garantías para las quintanarroenses.

De las 45 mujeres candidatas que participaron en las elecciones en Quintana Roo, tanto uninominales como plurinominales, por las tres coaliciones que conformaron los partidos políticos: 27 eran suplentes y 18 propietarias. Las que registran mayores pérdidas son las priistas.

Los resultados en Baja California Sur son sólo reflejo de la nula importancia que se da desde la reglamentación a la participación de las mujeres en la contienda electoral.

En las elecciones de 128 candidatos a diputados por el principio de mayoría relativa y 40 por representación proporcional, 44 eran mujeres (21 propietarias y 23 suplentes), es decir 26 por ciento, cuyos resultados no fueron nada alentadores para la representación femenina en los comicios.

2005/SJ