Un ayuno por el derecho a decidir

Participación Política de las Mujeres
    Bienvenida la polémica cuando está en riesgo la democracia
Un ayuno por el derecho a decidir
Por: Leticia Burgos Ochoa
Cimac | México, DF.- 26/04/2005

Diversas voces se han manifestado sobre el ayuno por el desafuero del jefe de gobierno del Distrito Federal, Andrés Manuel López Obrador, asumido por el grupo parlamentario del PRD en el Senado de la República en la residencia de Los Pinos, y como era de esperarse las expresiones no tardaron mucho en hacerse públicas en favor y en contra.

Bienvenida la polémica en tiempos donde se pone en riesgo el proceso democrático de por sí frágil de la nación. Las críticas a nuestros actos siempre las asumimos en positivo porque consideramos que se hacen de buena fe.

¿Es testimonial un ayuno? Sin lugar a dudas. De nuestra parte simboliza la necesidad de purificar nuestra alma, el alma de la República, de sus instituciones que se ven vulneradas ante decisiones desproporcionadas por un grupo que ha tomado la decisión de retroceder el camino andado a favor de la democracia y coloca al orden del día la confrontación, a nombre de la República se impone y habla del debido cumplimiento de la Ley como del respeto al Estado de Derecho.

Es por eso que de nuestra parte el ayuno significa una manera de mostrar, sí nuestra indignación pero también un mensaje de recapacitación Republicana, de rectificación Presidencial. El Presidente de la República es, nos guste o no, el principal responsable de lo que pasa en éste momento en nuestra nación. Los poderes, debemos coadyuvar para que el Presidente cumpla a cabalidad con su responsabilidad.

Sr. Presidente, ¿este es su legado? Le demandamos, le exigimos garantizar la estabilidad política, los derechos fundamentales a todos los ciudadanos y ciudadanas sin distinción alguna así como el sufragio efectivo.

Lo que está en juego es el avance democrático. El ayuno en tiempos de confrontación, llama a la reflexión y a la acción ciudadana para que se exprese en defensa de las instituciones, en defensa de nuestros derechos, del derecho a decidir.

Que es la causa más nítida que las mujeres y feministas hemos enarbolado por siglos en defensa de nuestra ciudadanía. Por eso este ayuno que llevamos a cabo en Los Pinos, se congregan mujeres de diversos frentes pero todos comunes a uno, el de la defensa a la democracia y un rotundo "No" a la confrontación, trascendiendo al resto de las entidades del país, que nos hemos dado cita decenas de mujeres en plazas públicas, ayunando de igual manera.

El ayuno es desde nuestra comprensión, una actividad reivindicativa de derechos, de invitación al diálogo, al entendimiento para que las instituciones democráticas tomen su cause y la ciudadanía se informe y participe en el escrutinio de los poderes de la nación; participe y no desmaye en la defensa de los logros hasta ahora alcanzados.

* Senadora. lburgos@senado.gob.mx

2005/LB/SJ