Población
    OPINIÓN
Obispos en la calle
Por: Teresa Mollá
Cimac | Madrid.- 15/11/2005

Me resulta curioso verles, ahí, en la calle, dando apoyo a los que gritan consignas contra el gobierno del Estado. Me divierte verles compartir pancarta con gentes como Zaplana, Acebes y otros pero, eso sí, en un trayecto corto para que la multitud muy apretada, sea mejor captada por las cámaras de los medios.Y, de fondo, la cadena radiofónica COPE dándoles soporte, animándoles a seguir ahí, "plantándole cara a Zapatero". Eso sí, todo ello aderezado con las letras de sus ídolos de los años 70, cuando todavía mandaban.

Creo que es bueno verles salir a la calle, rebajándose a salir de sus púlpitos y seguir gritando en la calle. Tienen la mejor red de "sucursales" (catedrales, iglesias, ermitas, colegios religiosos) del mundo, y a pesar de ello han de salir a gritar a la calle. Eso está bien: algo está cambiando en favor de los que no pensamos como ellos.

Además es curioso observar que sólo salen cuando se trata de aumentar el grado de libertades civiles o de ampliar posibilidades, o de caminar hacia un modelo social más igualitario, más equitativo, menos dogmático. Sólo cuando se impulsa este tipo de medidas salen a la calle y las intentan hacer suyas. Y además le piden ayuda al Partido Popular que, por supuesto no sólo no se las niega, sino que además hace un llamado a sus votantes para reforzar estas posiciones.

Salieron en junio, junto al Foro de la Familia, para intentar boicotear la modificación del Código Civil que permite los matrimonios entre personas homosexuales. Salieron varias veces y, después de la aprobación de la reforma, riñeron públicamente a Rajoy por no haber hecho lo suficiente por evitar esa ampliación de derechos civiles a las personas homosexuales. Rajoy, claro, inmediatamente interpuso un recurso de inconstitucionalidad a la modificación del Código Civil y además se comprometió personalmente con el tema.

De risa, o, mejor dicho, de pena, ver a un dirigente político de la talla e importancia de Rajoy, plegarse a los intereses oscuros de los que llevan sotana. Ahora vuelven a salir a la calle para decir que no les gusta que la educación de nuestras chicas y chicos más jóvenes no contemple como única opción la suya, la sectaria, excluyente y ridícula opción de aprender de una secta. Y además, son capaces de enturbiar todavía más el panorama político con su emisora, la COPE, que con sus mentiras e insultos les sirve de plataforma mediática para lanzar su mensaje al mundo.

Yo creo que al final lo que temen es perder la cuota de poder que de nuevo les dieron los gobiernos del Partido Popular. Y, sobre todo, perder rentas, perder mucho dinero como consecuencia de la voluntad del actual gobierno -aunque sigue siendo, al menos para mí, muy tibia- de caminar hacia lo que está escrito en la Constitución. Y es que España es un estado aconfesional. Y digo que es tibia, puesto que si fuera una voluntad decidida hubiera acabado con los pactos con el Vaticano, que son preconstitucionales y, por tanto, de dudosa constitucionalidad.

Para muestra un botón: ¿por qué han de ser los arzobispados los que seleccionen a las y los profesores de religión? Si todos los profesionales docentes han de superar unas pruebas selectivas de libre concurrencia y demostrar sus méritos y capacidades en un proceso de igualdad de oportunidades entre ellos, ¿por qué los de religión no se seleccionan del mismo modo?

Dentro del colorido de cualquier manifestación, ver el negro de las sotanas cuando menos le hace pensar a una que algo está cambiando. Esperemos que sea para bien.

tmolla@telefonica.net

*Periodista española

05/TM/YT









Todos los materiales realizados por Cimacnoticias (Texto, audio, video y fotografía) son realizados sin fines de lucro, se permite su uso y reproducción siempre y cuando se cite la fuente. No se permiten modificaciones o cambios en los materiales.

Para mayor información escríbenos a: agencia.cimacnoticias@gmail.com