Lydia Cacho Plan b*
Le robaron la brújula a Calderón
Por: Lydia Cacho
CIMAC | México, DF.- 03/10/2011 Los pasillos de la PGR y la SSP están de luto. A Felipe Calderón y a sus asesores se les ocurrió la brillante idea de crear la Procuraduría Social para la Atención a Víctimas de la Violencia como respuesta a los llamados ante la impunidad.

La idea les pareció genial para acallar las voces disidentes, así que de inmediato ordenaron desmantelar las fiscalías preexistentes para llevarse al personal a su nueva creación. Sí, desmanteló las que apenas y pueden con una veintena de casos, para unificarlas y entregarles miles de asuntos no resueltos o no investigados.

Especialistas de atención a víctimas que han entrenado al personal de varias fiscalías y centros de atención a víctimas expresan su frustración: se desarticularon esfuerzos de 10 años para reinventar uno en ocho meses, sin presupuesto, sin planeación estratégica, sin sentido.

Durante años México ha caminado hacia la implementación de políticas públicas que permitan a diferentes instancias resolver los diversos problemas sociales. Uno de ellos, por ejemplo, la violencia específica contra mujeres y niñas.

Se invirtieron millones de pesos en la creación de la Fevimtra, fiscalía que además de atender a mujeres en general ahora es responsable de las víctimas de trata. Gracias a las presiones sociales la fiscalía contrató a especialistas en atención a víctimas, terapeutas y expertas en protección a víctimas.

Desde su creación en febrero de 2008 a octubre del 2010, pudo atender 386 denuncias, en sólo dos casos ejerció su facultad de atracción. Canalizó 139 averiguaciones previas y consignó 45. Obtuvo 17 órdenes de aprehensión y una condena.

Ahora el equipo se desintegra, lo mismo que los equipos de atención a víctimas de la Secretaría de la Defensa Nacional, la Secretaría de Seguridad Pública y PGR, entre otros.

Y no, para los que levantan infundios contra Calderón ésta no es una simple fiscalía más, es una Procuraduría Social, es decir un organismo público descentralizado (como lo es el DIF).

La novedosa idea del equipo calderonista surge del principio de que si la sociedad no confía en la PGR para resolver los miles de casos rezagados, ahora tendrá que ir a pedir ayuda en este sucedáneo de DIF para víctimas de la guerra contra el narco y todos los delitos adjuntos y difuntos.

Mientras tanto las demás fiscalías se quedan solamente con Ministerios Públicos, es decir, volvemos a como estaba la PGR hace 12 años: las víctimas tendrán que recorrer un vía crucis interinstitucional para recibir los servicios de procuración de justicia.

Irán a la fiscalía a denunciar, por ejemplo de trata de personas, un asesinato o secuestro, pero si quien declara necesita atención psicológica, que vaya sacando su numerito y se dirija a la nueva Procuraduría Social, en la cual las psicólogas que durante seis años han recibido capacitaciones y sensibilización para atender a víctimas con ciertas características (explotación sexual, pederastia, tortura, desaparición forzada) ahora deberán atender a quien les llegue, como les llegue, y si es que les llega.

Como Calderón tiene prisa, según el decreto, en octubre comienzan las funciones en la nueva instancia. Se llevan a las y los especialistas en atención a víctimas a hacer lo mismo pero más barato (atenderán al triple de víctimas con menos tiempo). Para mantenerles en el puesto (y sin hacer olas) les han prometido un bono especial por el cambio inesperado.

Lo inconcebible es que las y los servidores públicos responsables de la atención a víctimas están en desacuerdo con este decreto, saben que no perdurará, que desintegrará esfuerzos y que es un retroceso, pero también saben que sus voces no serán escuchadas.

Más allá de la crítica directa, este decreto debe ser cuestionado con toda seriedad. Las reacciones impulsivas de Felipe Calderón con la creación de este engendro, corroboran lo que hace un año se dice: que perdió su brújula, que su incapacidad para trazar una ruta al futuro nos lleva a toda velocidad hacia el pasado en caída libre.

La irresponsabilidad de la creación de esta Procuraduría es monumental. Calderón ha creído que las instituciones se reconstruyen de un decretazo y como no ha soportado la presión y las críticas, eligió lo que le parece el camino rápido.

La paradoja es evidente, su bandera ha sido la reconstrucción del sistema de procuración de justicia y mientras comienza a empacar desmantela toda posibilidad de eficientar la atención a víctimas de delitos. Total, si ya se va.

www.lydiacacho.net


Twitter: @lydiacachosi


* Plan b es una columna publicada lunes y jueves en CIMAC, El Universal y varios diarios de México. Su nombre se inspira en la creencia de que siempre hay otra manera de ver las cosas y otros temas que muy probablemente el discurso tradicional, o el Plan A, no cubrirá.



11/LC/RMB







Todos los materiales realizados por Cimacnoticias (Texto, audio, video y fotografía) son realizados sin fines de lucro, se permite su uso y reproducción siempre y cuando se cite la fuente. No se permiten modificaciones o cambios en los materiales.

Para mayor información escríbenos a: agencia.cimacnoticias@gmail.com