A paso lento, participación política femenina en AL

Participación Política de las Mujeres
   Violencia y falta de leyes de cuotas limita su desarrollo
A paso lento, participación política femenina en AL
Por: Anayeli García Martínez
CIMAC | México, DF.- 25/04/2011

En América Latina (AL) existen importantes avances en participación política de las mujeres, sin embargo la violencia de género, la falta de leyes de cuotas y los conflictos armados limitan el desarrollo de los liderazgos femeninos, coincidieron especialistas de Ecuador, Bolivia y Colombia.

Entrevistadas por Cimacnoticias, la presidenta de la Asociación de Mujeres Municipalistas del Ecuador, Hilda Herrera Tapia; la especialista en gobernabilidad democrática del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo de Bolivia, Antonella Spada, y la senadora colombiana Alexandra Moreno Piraquive, señalaron que las mujeres de la región aún enfrentan grandes retos para ocupar cargos de decisión.

Herrera Tapia sostuvo que es innegable que, luego de tres décadas de regimenes dictatoriales en varios países de la región, las mujeres han ganado espacios; sin embargo advirtió que las democracias no se consolidarán únicamente con la presencia de mujeres en puestos de poder o de gobierno.

La también sicóloga afirmó que después de que Ecuador aprobara una nueva Constitución en 2008 –la cual garantiza la paridad de género en todas las agrupaciones políticas–, el reto es acabar con la pobreza, la violencia y la discriminación de género para que las mujeres puedan aspirar a ser líderes.

Además comentó que una vez que ocupen puestos de poder deben promover cambios a favor de las mujeres y refirió que una tarea fundamental de las y los latinoamericanos que ocupan puestos políticos es garantizar que las poblaciones excluidas ejerzan sus derechos y tengan acceso a servicios como salud, educación y vivienda.

Por su parte, Antonella Spada explicó que desde 2009 en Bolivia se integró la paridad de género en las secretarias de Estado pero lamentó que esta política aún no se implemente en la integración del Poder Legislativo. Explicó que para este país sudamericano el pendiente es impulsar la paridad en el Congreso y la participación de las mujeres indígenas.

Refirió que las demandas de los pueblos originarios están presentes en la política, por lo que contar con mujeres indígenas en puestos de decisión será una forma de impulsar la agenda de género y el ejercicio de sus derechos. Advirtió que "no sólo es su presencia" sino demostrar que pueden abogar por mejores condiciones de vida para la población femenina.

Finalmente, la senadora colombiana Alexandra Moreno Piraquive mencionó que AL ha dado pasos importantes en cuanto a representación política femenina pero esto no significa que los esfuerzos deban terminar ya que –puntualizó– en el caso de Colombia la participación sigue siendo muy baja.

Precisó que de los 102 senadores sólo 16 son mujeres y de los 168 diputados hay únicamente 12 curules femeninas.

Explicó que en Colombia es prácticamente nueva la exigencia de que los partidos políticos destinen un porcentaje de su presupuesto para la capacitación de liderazgos femeninos. Asimismo señaló que la reciente creación de la Comisión especializada para la Equidad de la Mujer en el Congreso (en enero pasado) supone nuevos retos.

Afirmó que en poco tiempo esperan ver resultados favorables y que en las próximas elecciones regionales de octubre de este año se vean más mujeres.

La senadora también destacó que la falta de una ley de cuotas para los partidos políticos, la presencia del narcotráfico y el desplazamiento de la mujeres de sus comunidades por el conflicto armado, son problemas que dificultan la inserción y la participación de las colombianas en la vida política y el desarrollo de ese país.

11/AGM/RMB/LGL