Migración
   Sufren maltrato físico y explotación laboral
Apoyo terapéutico en Sin Fronteras para refugiadas y migrantes
Por: Guadalupe Cruz Jaimes
CIMAC | México, DF.- 17/08/2010 Marleni González, de 30 años de edad, llegó de Guatemala a México hace 6 seis años con la intención de formar una familia con un mexicano que conoció en la frontera sur del país. Al poco tiempo de haber migrado comenzó hacia ella el maltrato físico, psicológico y la explotación laboral.

Vivencias como la de Marleni son comunes entre las centroamericanas que habitan en el país, señaló Mónica Godoy de la organización "Sin Fronteras", quien mencionó que cuando las parejas de las migrantes son mexicanos, suelen maltratarlas y amenazarlas con negarles "la firma" de la que depende su residencia en el país.

La joven guatemalteca vivió cuatro años de explotación laboral y de violencia física y psicológica que sólo paró cuando su agresor fue detenido y llevado a prisión por otro delito, que no tiene que ver con el terror en que mantenía a Marleni.

"Cuando estaba con él me decía a donde ir, del trabajo a la casa, me vigilaba, me contaba el tiempo y se quedaba con el dinero que me pagaban. No podía dejarlo por el miedo que sentía y también porque cada año necesitaba su firma, para poder permanecer en el país con mis niñas", relató.

Marleni tenía que trabajar para juntar alrededor de 2 mil pesos para costear el trámite en el Instituto Nacional de Migración (INM), además debía humillarse y suplicar a su cónyuge para que le otorgara la firma, la carta responsiva y la constancia de vínculo matrimonial.

"Por mucho tiempo aparentamos que todo estaba bien ante el INM, hasta que él estuvo en la cárcel, ya no fue posible".

Además de rogarle a su esposo para presentar la documentación necesaria, la guatemalteca padeció los "malos tratos" por parte del personal de Migración, quienes debido a que Marleni no sabe leer, ni escribir, "se desesperan porque les pedía que me ayudaran a llenar los papeles, me gritaban que no tenían mi tiempo, cada año, para mí era un tormento".

En la organización Sin Fronteras, Marleni recibió ayuda para tramitar la Forma Migratoria 2 (FM2) independiente, es decir, ya no necesita de la presencia de su cónyuge para residir en México, país en el que considera que tiene más oportunidades de salir adelante que en Guatemala, a pesar de la adversidad con la que hasta ahora se ha encontrado.

Marleni no ha podido tener un empleo estable desde que llegó al país. La joven trabajaba "de lavar y planchar", cuando sus hijas de 4 y 5 años de edad, "estaban más chiquitas y no hacían travesuras", ahora es más difícil que la acepten.

Por ello, "a veces pienso en regresar a Guatemala, tengo el apoyo de mi familia, pero allá hay mucha más pobreza, mis hijas van a pasar más hambre de la que a veces pasamos aquí", mencionó.

Además, de encontrar en Sin Fronteras la asesoría que necesitaba para realizar sus trámites migratorios, la joven recibió apoyo terapéutico en el Grupo de autoayuda para mujeres refugiadas y migrantes centroamericanas, integrado por salvadoreñas, guatemaltecas, nicaragüenses, colombianas, chilenas, peruanas, haitianas, hondureñas y congoleñas.

En el Grupo, Marleni aprendió que atravesaba por una crisis y que debía llorar, desahogarse para después seguir su camino. También, "me enseñaron que merezco respeto, no me dejo, cuando me amenazan diciéndome que mis papeles no valen, ya no me da tanto miedo", afirmó sonriente.

"Poco a poco, fui platicando el infierno que padecí con el papá de mis hijas, toda la violencia. Ahora, me estoy valorando, ya no pienso más que no soy nadie, que soy una inútil. Sé que tengo a mis hijas y tengo que salir adelante por ellas. Ya no quería vivir y ahora aquí estoy superando la crisis", concluyó la joven guatemalteca.

10/GCJ/LR/LGL










Todos los materiales realizados por Cimacnoticias (Texto, audio, video y fotografía) son realizados sin fines de lucro, se permite su uso y reproducción siempre y cuando se cite la fuente. No se permiten modificaciones o cambios en los materiales.

Para mayor información escríbenos a: agencia.cimacnoticias@gmail.com