Plan b *
Lo que oculta el DIF
Por: Lydia Cacho
CIMAC | México, D.F.- 12/08/2010 Ahora es un periodista, hombre culto y amoroso, pero cuando era preadolescente, el personal del recién creado Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF), se lo llevó por vender chicles en la calle sin que su madre conociera su paradero. La historia del maltrato que sufrió es impresionante.

Cuarenta años después nada ha cambiado. En las casas "filtros" de todos los estados del país encontramos celdas de castigo para torturar a niños y niñas "mal portados".

En Oaxaca hay niños que han vivido en ese encierro más de tres años. Desde Chihuahua hasta Yucatán, cada día miles de niñas y niños abandonados, abusadas, maltratados, o que fueron explotados sexualmente, son rescatados por Procuradores del Menor y la familia.

Son encerrados en cuartos en donde duermen amontonados, lo mismo bebés que fueron arrebatados de la madre por una disputa de divorcio, que niños prófugos de la violencia doméstica, o púberes adictos que fueron adoptados por bandas de rateros o narcomenudistas.

Abundan historias de niñas abandonadas por sus madres o abusadas por su padre, u otras, que al quedar embarazadas a los 11 o 12 años por violación, son resguardadas por el DIF para evitar un aborto inducido.

Allí están, conviviendo en las peores circunstancias, en general atendidas por personal poco calificado y mal pagado, miles de criaturas que merecen un trato digno.

Como en otros países, los niños y niñas deberían recibir alimentos sanos, lo que ayudaría a revertir la desnutrición que genera la violencia; una atención psicológica especializada; y, una oportunidad para reinsertarse en la sociedad de una manera segura con redes de protección social. Pero el DIF no tiene la credibilidad para que la sociedad forme esas redes bajo su liderazgo.

Aunque ciertamente el DIF en los últimos años creó un sistema de adopciones que resultaba urgente, las familias pobres son víctimas de un discurso asistencialista, racista y sexista que no ha sido revisado en 40 años. Nadie puede soslayar la gravedad de la ineficacia de este organismo público descentralizado en el tema de los malos tratos. Imagine usted que, como en Cancún, rescatan a un pequeño que desde que nació no conoce otra forma de relacionarse que la violencia y para "sancionarlo" lo encierran en una celda de castigo de dos por tres metros con una ventanilla enrejada.

Ciertamente, cada DIF estatal y municipal tiene libertad para operar, pero ya es tiempo de recordar cómo se originó, sus fines como herramienta política, su filosofía, que asume que está bien proveer una atención mediocre a las familias pobres e indígenas; sus métodos asistencialistas anticuados y el hecho absurdo de que sea la esposa del gobernante en turno quien lo presida.

Urge crear un nuevo sistema de verdadero desarrollo social para la infancia cuyo eje primordial sea la protección y defensa de los derechos humanos, la dignidad de las y los pequeños, porque detrás de la tierna demagogia y las fotos cursis de las primeras damas, se ocultan cuartos de tortura.

* Plan b es una columna publicada lunes y jueves en CIMAC, El Universal y varios diarios de México. Su nombre se inspira en la creencia de que siempre hay otra manera de ver las cosas y otros temas que muy probablemente el discurso tradicional, o el Plan A, no cubrirá

10/LC/LR











Todos los materiales realizados por Cimacnoticias (Texto, audio, video y fotografía) son realizados sin fines de lucro, se permite su uso y reproducción siempre y cuando se cite la fuente. No se permiten modificaciones o cambios en los materiales.

Para mayor información escríbenos a: agencia.cimacnoticias@gmail.com