México, a la retaguardia en participación política femenina

Participación Política de las Mujeres
   Políticas de género son determinantes para el desarrollo del país
México, a la retaguardia en participación política femenina
Por: Gladis Torres Ruiz
CIMAC | México DF.- 20/11/2009

En materia de participación política de las mujeres, México se encuentra por debajo de la cuota parlamentaria de género –28.2 por ciento– en comparación con otros países latinoamericanos, como Argentina, con 40 por ciento; Costa Rica, con 36 por ciento, y Perú, con 29.2 por ciento.

Para dar un ejemplo, la LXI Legislatura de la Cámara de Diputados está integrada por 138 mujeres, que conforman 27.6 por ciento de 500 curules; mientras que en la Cámara de Senadores, en la actual legislatura, la bancada del Partido Acción Nacional (PAN) tiene 52 curules, diez de ellas ocupadas por mujeres; para el Partido de la Revolución Democrática (PRD) hay 26 curules, cinco en manos femeninas, para el Partido Revolucionario Institucional (PRI) hay 33 curules, cuatro ocupadas por mujeres.

En el marco de la VII Reunión Nacional de Comisiones de apoyo a los Festejos del Bicentenario de la Independencia y del Centenario de la Revolución, realizada del 16 al 18 de noviembre en el Congreso de Puebla, la doctora Patricia Galeana, secretaria técnica de la Comisión Especial Encargada de los Festejos del Senado, indicó que este retraso en la participación política de las mujeres es delicado.

"Está demostrado que el rezago en las políticas públicas en materia de género es determinante para el desarrollo o estancamiento de los pueblos, pues la proporción de mujeres es de más de la mitad en el país", dijo.

La investigadora de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) dijo que "la atención a las mujeres es la mejor inversión que puede hacer el Estado, pues tiene un efecto multiplicador en la sociedad que lleva a la congruencia en el diario convivir de los diferentes sectores, sin importar sexo, etnia, edad o ideología".

Durante la conferencia "La lucha de las mujeres en México", Patricia Galeana reconoció la participación femenina en las pugnas reivindicatorias del Estado mexicano a lo largo de la historia, lo mismo como soldaderas que como ciudadanas.

"El camino para el reconocimiento de los derechos de las mujeres ha sido largo y difícil, pues desde tiempos remotos se ha buscado un equitativo acceso a la educación, la salud y el trabajo que en ocasiones ha sido malogrado".

Patricia Galeana recordó que hace apenas 55 años las mexicanas obtuvieron la ciudadanía y el derecho a votar, y que actualmente este derecho está subrepresentado en los tres poderes y niveles de gobierno, a pesar de que son mujeres quienes más egresan del nivel superior de educación.

RATIFICACION DEL ESTADO LAICO

Por otra parte, durante los trabajos de la VII Reunión Nacional de Comisiones de apoyo a los Festejos del Bicentenario de la Independencia y del Centenario de la Revolución, Patricia Galeana hizo un recuento de los acuerdos signados en la Sexta Reunión Nacional de Coordinación de Legislaturas con el Senado, celebrada en Durango; entre ellas, la ratificación de la declaración para preservar el Estado laico.

"Podemos afirmar que el mayor legado de la Reforma liberal fue la creación del Estado laico. Así como la independencia y la justicia social son resultado de una lucha permanente, la preservación del Estado laico frente a los nuevos fundamentalismos es esencial para la vida democrática", señaló la doctora.

Al respecto, durante el Seminario Nacional Secularización del Estado y la Sociedad realizado por esta comisión especial en julio pasado, se afirmó que, ante el peligro de erosión del Estado laico por la inclusión de dogmas religiosos en la agenda nacional, es deber del jefe del Ejecutivo federal garantizar el respeto a la libertad de culto y la tolerancia como principio de convivencia política.

Por su parte, en esta oportunidad, el doctor en filosofía política Pedro Salazar afirmó que el Estado no debe de abrazar como propia una religión determinada.

"Si se leen con atención dos discursos del presidente de la república, uno por el Día Internacional de la Familia y otro donde dice que quienes no creemos en nada somos potencialmente propensos a consumir drogas y a la violencia, me parecen básicamente ofensivos. Demuestra que hay un llamado de atención a la clase gobernante: no se vale que lo que ustedes creen en privado intenten utilizarlo como bandera para posicionamientos políticos y orientación de políticas públicas".

Pedro Salazar agregó que el Estado debe garantizar que las reglas de convivencia no estén determinadas por una agenda religiosa. Como ejemplo, el investigador mencionó las legislaturas que han aprobado reformas constitucionales relacionadas con el tema del aborto, basándose en "El libro de la vida", texto que, asegura, es promovido por el Vaticano y la Iglesia, lo cual supone "un compromiso de legisladores democráticamente electos con una agenda religiosa para promover esta redacción en las constituciones, lo cual me parece sumamente delicado".

Precisó que la laicidad, en el plano intelectual, está comprometida con la razón crítica como instrumento para orientarnos en el mundo; de ahí su rechazo a las pretensiones dogmáticas. También expresó que está profundamente vinculada con la no discriminación, dado que reconoce el derecho de pensar por cuenta propia; en este sentido, dijo, tiene una vinculación con una agenda de libertad de pensamiento, de expresión, de religión y de culto.

09/GTR/YT/LGL