Sonia Sotomayor se alista para ser primera jueza hispana

Participación Política de las Mujeres
   La semana próxima se daría su confirmación
Sonia Sotomayor se alista para ser primera jueza hispana
Por: Leticia Puente Beresford/corresponsal
CIMAC | Nueva York, EU.- 17/07/2009

Sonia Sotomayor, la abogada neoyorquina que generó una de las polémicas más participativas por su frase de "latina inteligente que elabora mejores conclusiones legales que los hombres blancos" se alista para su confirmación como primera jueza hispana de la Suprema Corte de Justicia de Estados Unidos.

En el último de cuatros días de audiencias de confirmación, de cara a la nación y ante 19 senadoras y senadores, pasó el examen de la Comisión Judicial del Senado e incluso republicanos votaran por ella, así como los demócratas que ocupan 60 de los 100 escaños.

La mayoría de medios de comunicación, nacionales e internacionales, la colocan ya como jueza a partir de la próxima semana.

Ella accedió al Programa de Acción Afirmativa y explicó que su controvertida frase de la "latina inteligente" fue para motivar a las y los integrantes de esa comunidad a salir adelante, como un "sí se puede".

La agencia de noticias AP dice que las dos personalidades de la candidata del presidente Barack Obama a la Corte Suprema afloraron durante las audiencias. Cautivó a algunos senadores, contrarrestó las críticas de otros y, sobre todo, no cometió un solo error que pueda comprometer su confirmación. Sus propios detractores dijeron que tiene la confirmación asegurada la semana que viene.

Sotomayor también ha mostrado sus dos caras a lo largo de los 17 años que lleva como jueza en los tribunales federales de Manhattan, seis como jueza de distrito y los últimos once como integrante del 2do Circuito de apelaciones.

En los pasillos de los tribunales es respetada por el trato que da a las y los empleados cuando le cuentan que tienen un pariente enfermo y por las fiestas que organiza cuando hay días feriados. En los salones hace preguntas incisivas a los abogados y no acepta respuestas evasivas.

Esta semana, Sotomayor transmitió su habitual calidez al ingresar a la sala de audiencias, donde fue recibida siempre con un beso por su madre, una mujer que crió a sus hijos en un barrio del Bronx, inculcándoles la importancia de los estudios y quien hoy tiene una hija a punto de ser admitida en la Corte Suprema, mientras que otro hijo es médico.

Pero en las audiencias, desde el momento en que el presidente de la Comisión daba por iniciadas las sesiones y los senadores comenzaban a interrogarla, se transformaba en una jurista de 55 años con una gran capacidad de concentración, que mide cuidadosamente sus palabras.

Cuando le hacían preguntas, tomaba apuntes. Luego respondía con voz firme, hablando pausadamente, expresándose también con sus brazos. Se conocieron sus facetas. Mujer cálida y sonriente, a la vez que justa, preparada y estricta. Y las mujeres siguen diciendo que Sonia Sotomayor será "el alma de la Corte".

09/LPB/GG