Mujeres uruguayas: asalto apacible al poder

Participación Política de las Mujeres
   A partir de 2014, una mujer candidata por cada tres varones
Mujeres uruguayas: asalto apacible al poder
Por: Redaccion
CIMAC | México DF.- 13/04/2009

Con la dulzura consustancial al género, pero con una firmeza que tampoco les resulta ajena, las uruguayas acaban de anotarse una importante conquista: por cada tres cargos políticos electivos, uno de los aspirantes será mujer.

Así lo afirma Alberto Salazar en el especial Mujeres del Tercer Milenio, de Prensa Latina, quien agrega que el triunfo no cayó del cielo, es fruto de una persistente labor de las legisladoras de todos los partidos políticos y de varias organizaciones femeninas que por años intentaron vencer la obstinada resistencia de sus congéneres masculinos, opuestos a la medida por las más peregrinas razones.


La batalla final se dio hace unos días en la Cámara de Diputados, donde la votación fue afirmativa y casi unánime. Para mejor, se produjo en medio de una sesión inusualmente cordial entre oficialismo y oposición, envueltos por estas fechas en plena campaña electoral.

El recién aprobado proyecto de ley dispone que los partidos políticos tienen que incluir al menos una mujer cada dos hombres en las listas para sus elecciones internas, aunque aplaza para el 2014 su aplicación en las listas para los comicios nacionales y departamentales (provinciales).

El texto expresa que el postergado acceso de las uruguayas a los ámbitos de decisión política constituye una discriminación inaceptable, y además de disponer que en cada terna de candidatos debe haber personas de ambos sexos, establece mecanismos para garantizar una mayor participación femenina en política.

Al final, la Cámara de Diputados aprobó la también llamada ley de cuotas por 75 votos en 78. Ahora su sanción definitiva solo depende del Poder Ejecutivo, cuya aquiescencia se da por descontada.

Era el último escollo que debía salvar el proyecto, pues ya a mediados del año pasado -con pleno respaldo de la bancada del gobernante Frente Amplio y una fuerte resistencia por parte de varios congresistas de la oposición- la Cámara de Senadores le había dado luz verde.

En esa instancia la iniciativa estuvo a punto de naufragar, pero a última hora el Partido Nacional la apoyó a condición de que rigiera para las primarias del 28 de junio y solo comenzara a aplicarse en los comicios nacionales del 2014, no en los del próximo 25 de octubre.

META QUE AHORA ES PUNTO DE PARTIDA


No es poco lo que se logró, pero todavía es insuficiente, dijo a Prensa Latina el legislador Edgardo Ortuño, uno de los promotores del proyecto y el encargado de presentarlo ante la Cámara de Diputados. En nuestro país, las mujeres solo representan el 10,8 por ciento del total de miembros del Parlamento pese a constituir el 52 por ciento de la población, refirió.

Uruguay ocupa el lugar 65 a nivel mundial en cuanto a proporción de parlamentarias -precisó-, así que aún debemos seguir luchando porque en esa y otras instancias las féminas accedan con mayor facilidad a los órganos de adopción de decisiones.

Todavía existe un abismo entre la igualdad ideal y la real. Las uruguayas fueron las primeras en obtener el derecho al voto, en acceder al divorcio y a los derechos civiles. Esta tradición se perdió y es hora de que avancemos en lugar de retroceder, alegó.
Con Ortuño coincidió su colega del Partido Nacional Beatriz Argimón, quien recordando la frase de Neil Amstrong cuando pisó la luna, dijo que éste era un tímido paso hacia la conquista de los derechos femeninos.

Argimón, una de las abanderadas de la iniciativa, consideró a ésta la única herramienta para la apertura de las estructuras político-partidarias y para el fortalecimiento de la democracia interna de los partidos.

La senadora Mónica Xavier, del Frente Amplio (FA), convino en que esto es solo el comienzo porque la ley ataca el cuello de botella por el cual las mujeres no acceden a cargos políticos, pero todavía hay angosturas que vencer y espacios que ocupar.


Tenemos un muy mal promedio mundial (de inclusión femenina en las estructuras políticas) y fuimos observados por organismo internacionales por no hacer nada en este período para cambiar esta situación, recordó Xavier.

UNA LEY EN POCAS PALABRAS


La Ley de Personas de Ambos Sexos, como se nombra oficialmente, es breve -solo tiene cinco artículos-, pero contundente. Proclama de interés general la participación equitativa de personas de ambos sexos en la integración del Poder Legislativo, las intendencias municipales, las Juntas Departamentales, las locales autónomas, las Juntas Electorales y los órganos de dirección de los partidos políticos.


Precisa que en el caso de los departamentos (provincias) donde únicamente existan dos lugares a ocupar por los representantes, estos deberán ser cubiertos por un hombre y una mujer.

La ley afectará a las internas del 28 de junio, cuando serán elegidos los candidatos a presidente y vicepresidente, y se presentarán las listas al Congreso.

Otro será el cantar en las elecciones nacionales de octubre, cuando todavía no forzosamente al menos uno de cada tres parlamentarios deberá ser mujer.


Entre sus salvedades figura que de los cargos electivos sujetos a cuotas, se excluye los de presidente y vicepresidente. Lo cual, obviamente, no quita que una mujer sea nominada y electa para esas altas investiduras. Pero, ¿quién sabe? Tal vez no haya que esperar mucho, finaliza el especial de Prensa Latina Mujeres del Tercer Milenio.

09/AS/GG