Trata de mujeres y niñas debe verse como violencia de género

Trata de Personas
   Confusas políticas en la región de LA
Trata de mujeres y niñas debe verse como violencia de género
Por: Sandra Torres Pastrana
CIMAC | México DF.- 26/03/2009

"Es importante hacer un llamado en toda la región de America Latina y el Caribe para que la trata de mujeres y niñas con fines de explotación sexual comercial sea visualizada como una expresión de violencia de género", declaró Irma Rocío Guirola del Centro de Estudios de la Mujer de El Salvador (CEM-Mujer).

En entrevista con Cimacnoticias, la encargada de difundir el diagnóstico de la trata de personas en América Central, agregó que hoy en día prevalece la visión de considerar a la prostitución como un trabajo o una expresión legítima y válida, cuando en realidad es un acto que degrada a las mujeres al considerarlas objetos sexuales.

En el marco de la primera reunión regional de América Latina y el Caribe que organiza la Coalición contra el Tráfico de Mujeres y Niñas en América Latina y el Caribe (CATWLAC), Rocío Guirola comentó que la trata de mujeres y niñas en Centroamérica es muy grave, ya que el fenómeno tiene su origen en patrones culturales que miran el tema con una perspectiva patriarcal, misógina y androcéntrica

Durante la reunión que se lleva a cabo del 23 al 25 de marzo en la Ciudad de México, bajo el tema "Buenas prácticas contra la demanda y la legalización de la prostitución: Siglo XXI", la especialista subrayó que la población se muestra muy tolerante a las diferentes expresiones de violencia en contra de las mujeres y en particular a la trata de mujeres con fines de explotación sexual comercial.

Si bien comentó que existen rasgos muy específicos para cada país, hay múltiples coincidencias en situaciones que van de la mano con la tolerancia por parte de la sociedad, además de que son confusas las políticas para desarrollar estrategias efectivas que prohíban la explotación sexual de mujeres y niñas.

EL SALVADOR AVANZA REGISTRO INFORMÁTICO

Hay avances en algunos países de la región central, en unos más que en otros, pero en el caso de El Salvador hay progresos en cuanto a la política nacional en donde se están realizando bases para incrementar el sistema interinstitucional informático para los registros de casos, señaló Guirola.

En este contexto, subrayó que el porcentaje de los delitos que han logrado pasar a través del filtro del procesamiento judicial y que no han llegado a tener sentencias definitivas condenatorias para los tratantes, es muy alto.

Añadió que muchos países tienen una legislación endeble al respecto del delito de trata de personas, una visión parcial del crimen organizado, donde se pierde de vista la perspectiva de género y de derechos humanos que debe de estar incluida en todo el proceso de la trata de personas.

Comentó que además las autoridades identifican a la víctima como la que tiene el testimonio o la prueba principal, lo que convierte a la víctima en informante o testigo clave, a la que hay que cuidar mientras colabore.

Por esta razón, explicó las que organizaciones sociales civiles han insistido en que se aplique un programa de protección adecuado para estas mujeres.

Por otro lado, consideró importante que en esta región se fortalezca la formación de Comités Nacionales sobre la trata de personas, para poner en marcha estrategias y para darle seguimiento a los avances.

Otro tema en el que hay que trabajar con urgencia, consideró Guirola, es el de Nicaragua donde la autoridad que se encuentra en el poder, no tiene ninguna preocupación en el tema en lo absoluto, y además no respeta en ningún rubro los derechos de las mujeres y las niñas.

"Cada uno de los países de la región central tiene sus propios problemas, pero en todos los casos éstos repercuten y afectan a las mujeres y las niñas que son víctimas de la trata con fines de explotación sexual comercial", finalizó.

09/STP/LAG/GG