Diplomacia, camino de mujeres sabias: Hillary R. Clinton

Participación Política de las Mujeres
   "Me preocupa sobre todo la difícil situación de las mujeres"
Diplomacia, camino de mujeres sabias: Hillary R. Clinton
Por: Leticia Puente Beresford/ corresponsal
CIMAC | Nueva York, EU.- 16/01/2009

Toda ella triunfante. A su lado, y siempre, su hija. Y a la sombra, también, su marido, capoteándolo, como siempre, en lo público y en lo privado. Sin embargo, erguida, bien puesta, con sus 40 años de servicio publico, Hillary Rodham Clinton se apresta para fungir como secretaria de Estado, a partir del próximo martes 20.

Ella hará historia bajo el mando del primer presidente afroamericano, Barack Obama. Rodham Clinton, renunció ayer al Senado. Y ayer mismo, el Comité de Política Exterior Senatorial le dio su voto aprobatorio para su nombramiento. Fueron 16 votos a favor y uno en contra, del republicano David Vitter, quien dijo temer que la función diplomática de Hillary R. Clinton pueda ser estropeada por el dinero caritativo que recibe la fundación de Bill Clinton, ex mandatario estadounidense.

Sin embargo, políticos y medios de comunicación, nacionales e internacionales, la nombran ya prediciendo que será ratificada como Secretaria de Estado, luego de la toma de protesta presidencial.

Será la tercera mujer en ese cargo. Primero fue Madeleine Albright con Bill Clinton. La segunda, Condoleezza Rice con el Gobierno republicano saliente. Lo cierto es que, a decir de senadores, la consideran como la mujer que traerá diplomacia antes que un actuar belicoso.

PRINCIPIOS Y PRAGMATISMO

Hillary R. Clinton, el pasado martes 13 ante el Comité de Relaciones Exteriores del Senado, habló de su honor y privilegio de ser la nominada por el presidente electo, Obama, para la secretaria de Estado. Pero fue mucho más allá.

Habló de la política exterior que imperará en los Estados Unidos: se basará en la unión de principios y pragmatismo, no mediante la rigidez ideológica. En hechos y evidencias, no en emociones o prejuicios. Nuestra seguridad, vitalidad y habilidad liderarán en el mundo de hoy que nos obliga a reconocer el factor de nuestra interdependencia, afirmó.

En otras palabras, debemos de utilizar "smart power", que no es otra cosa que "diplomacia, economía, militarismo, política, legalidad y cultura". Escogiendo la herramienta correcta o la combinación de herramientas para cada situación. Y el "smart power", dijo, será la diplomacia, será la vanguardia de nuestra política exterior. Eso no es una idea radical, sostuvo.

Dijo estar dispuesta a buscar nuevos acercamientos. Y trabajará con naciones amigas, afirmó la ex candidata a la nominación presidencial de su partido, la que dio 18 millones de golpes, e hizo grietas al duro cielo de vidrio.

También habló del tiempo presente, "peligroso y grave", pero con grandes posibilidades. Y aun y con todo, de lo que implica la seguridad de los Estados Unidos, de guerras por concluir y terrorismo por combatir.

No se olvidó de las mujeres y de que existen dos billones de personas que viven con menos de dos dólares al día. Ellas y ellos están confrontando los aumentos de los precios de los alimentos y el esparcimiento de la hambruna. No dejó de mencionar, tampoco, la corrupción que permea el camino del progreso en las democracias.

LOS DERECHOS DE LAS MUJERES

Nuestra política exterior, indicó Hillary R. Clinton, debe reflejar profundamente el compromiso de nuestra causa, de hacer de los derechos humanos una realidad para millones de personas oprimidas en el mundo. Con mi particular preocupación, dijo, por la difícil situación de mujeres y niñas, quienes son la mayoría que carece en el mundo de salud, alimento y salario"

Y si la mitad de la población del mundo está vulnerable económica, política, legal y socialmente, nuestra esperanza de avance democrático y de prosperidad está en serio peligro.

Estamos –continuó– aún en un largo camino por andar en los Estados Unidos, que nos recuerda ambiguamente la voz inequívoca de apoyar los derechos de las mujeres en cada país, en cada región, en cada continente.

"Personalmente, detalló, quiero mencionar que la madre del presidente electo Obama, Ann Dunham, fue una de las pioneras en impulsar microfinanciamientos en Indonesia. Y en mi propio trabajo alrededor del mundo con los microfinanciamientos –desde Bangladesh, a Chile, a Vietnam, a África del Sur y muchos otros países-- he estado viendo cómo los préstamos, como pequeños prestamos otorgados a mujeres pobres para empezar con pequeños negocios, pueden levantar los estándares de vida y transformar las economías locales.

La madre del presidente electo Obama, recordó Hillary, tenía planeado asistir al foro de microfinanciamiento en Beijing, en la conferencia de las mujeres en 1995, y participar en eso. Desafortunadamente ella estaba muy enferma y no pudo viajar, y tristemente falleció meses después.

Pero pienso –agrega Hillary en su compromiso senatorial– que se tiene que decir que su trabajo en el desarrollo internacional, de preocupación y cuidado que mostró por las mujeres y por los pobres del mundo, es de gran importancia para su hijo. Y ciertamente ha influenciado sus puntos de vista y su visión.

Nosotros honraremos la memoria de Ann Dunham continuando con su trabajo en los próximos meses y años por venir. Son muchos los desafíos, insistió la futura Secretaria de Estado, quien en todo momento dijo que el presidente electo y ella trabajarán conjuntamente con el Senado, con los demócratas y republicanos, de manera bipartidista.

Ya en la ronda de preguntas, después de que Hillary expuso la problemática global de las mujeres, la senadora demócrata Bárbara Boxer enseñó la fotografía de una mujer abusada por extremistas religiosos, víctima de trata de personas y guerra.

También mostró la imagen de una niña afgana a quien le lanzaron líquido en la cara, cuando se dirigía a la escuela. Hillary dijo: "Esto rompe el corazón, niñas jóvenes atacadas en su camino a la escuela por simpatizantes del talibán y miembros que no quieren que jóvenes mujeres sean educadas. Esto no es complicado. Ellos quieren mantener una actitud de dejar a las mujeres, como dije en mi testimonio, sin salud, si comida, sin educación".

Y eso, detalló, no muestra toda la violencia que padecen las jóvenes mujeres, pues sufren también violencia al interior y exterior de sus familias. Esto no es cultura. Esto no es costumbre. Esto es criminal, subrayó la ex senadora neoyorquina.

ISRAEL, HAMAS Y EL "SMART POWER"

Ayer dejó Nueva York. Nacida en Chicago, dice que siempre se sentirá neoyorquina. Y sobre Israel, Hillary dijo: "Pienso en Israel: tú no puedes negociar con Hamas hasta que renuncien a la violencia. Hay que reconocer a Israel y estar de acuerdo para respetar acuerdos pasados. Esa es la posición del Gobierno de los Estados Unidos, es la posición del presidente electo.

Así, insistió, con "smart power", la diplomacia será la vanguardia de la política exterior. No es una idea radical.

Y mencionó: "el poeta de la antigua Roma, Terence, quien nació como esclavo y ascendió hasta convertirse en una de las grandes voces de su tiempo, dijo que "en cada esfuerzo, en cada intento y proyecto, el camino correcto para la humanidad es, primero, la persuasión. Y la misma verdad también incluye a las mujeres sabias, dijo Hillary, por eso la administración de Obama, como él mismo lo afirmó estará liderada por la diplomacia.

09/LPB/GG