El Salvador, mujeres impulsan la "democracia azul"

Participación Política de las Mujeres
   Campaña inició en 2007 por 130 OSC e instituciones
El Salvador, mujeres impulsan la "democracia azul"
Por: Sandra Torres Pastrana
CIMAC | México D.F..- 04/12/2008

Ana Ella Gómez, gerenta de investigación e incidencia del Centro para la defensa del consumidor de El Salvador, dice que ahí, como en muchos países, las mujeres son las principales responsables de asegurar el agua para sus hogares y destinan gran parte de su tiempo en acarrear el elemental recurso natural.

Y recuerda que fue en ese país donde, en octubre de 2007, en el marco de una gran movilización ciudadana sobre todo representada por mujeres, nació la campaña "El agua es nuestra, democracia azul", apoyada por 130 organizaciones e instituciones sociales.

Ella Gómez participó en el Foro "Cambios políticos en Latinoamérica, ¿Nuevas políticas del agua?", que se llevó a cabo del 26 al 28 de noviembre en la Ciudad de México, convocado por la Fundación Heinrich Böll.

El Salvador y Nicaragua se disputan el último lugar en cobertura de agua a nivel rural, explica Ella Gómez, y es considerado uno de los últimos países en América Latina en no tener garantizado el acceso al agua potable y el penúltimo en saneamiento.

Por otro lado, insistió en la falta de ausencia de políticas públicas que aseguren una atención integral a la problemática del agua, dijo: "tenemos un marco normativo constitucional desarticulado y además sin aplicación".

Esto, destacó Gómez, tiene un impacto desalentador en la calidad de vida de las personas, pero sobre todo en las mujeres, niñas, niños de los sectores más pobres de su país, que ante la falta de acceso al agua y problemas de cobertura han tenido que salir a manifestarse a las calles para que sus demandas sean escuchadas.

En este sentido, Gómez reconoció, que aún hay una desarticulación de los movimientos sociales y organizaciones, en la que hay que trabajar, para que en conjunto se haga ver al agua no solo como la que sale de un chorro, sino de la problemática integral que hay alrededor.

Dio a conocer que en El Salvador llegan empresas se instalan, montan sus pozos, nadie los controla y regula, les cobran a la gente de las comunidades lo que quieren por el agua, permitiendo que este mercado comercializador del líquido haga que las y los pobladores más pobres tengan que pagar más del mil por ciento el valor público, esto ha hecho que la gente de las comunidades tengan que decidir en comprar comida o agua.

DEMOCRACIA AZUL

La campaña "El agua es nuestra, democracia azul", recordó Gómez, inició en octubre de 2007, en el marco de una gran movilización ciudadana sobre todo representada por mujeres, apoyada por 130 organizaciones e instituciones sociales salvadoreñas, la cual desde sus inicios ha pretendido incidir en la creación e implementación de políticas públicas que favorezcan el cumplimiento del derecho humano al agua.

Sus objetivos son impulsar acciones que presionen la aprobación de las propuestas de ley sobre el agua, presentadas por las organizaciones sociales ante la Asamblea Legislativa; animar una mayor movilización de la población salvadoreña, para demandar el derecho al agua, utilizando nuevas y novedosas formas de participación y fortalecer la demanda ciudadana de que se aumente la inversión pública destinada al agua potable y saneamiento.

Para Gómez, esta movilización en El Salvador fue una de las más multitudinarias y narró la gran cantidad de mujeres, quienes por las calles caminaron cargando sobre los hombros cántaros vacíos para el agua. Destacó que a partir de este acto hasta la fecha se han realizado muchos más actos, como musicales y teatrales para poder llegar a más grupos sociales.

A raíz de esta campaña, les ha permitido que organizaciones de mujeres, de derechos humanos, consumidores, ambientalistas, sindicatos, trabajadores, estudiantes, académicos entre otros, se integren al trabajo para no permitir la violación del derecho al agua que tiene tanto la ciudadanía urbana y rural.

Finalmente, Ella Gómez puntualizó que crear conciencia entre más población está entre las prioridades de la campaña y lo más importante de ésta es que la gente se decida a participar, si es que realmente quiere trasformar estas desigualdades estructurales en el acceso al agua.

08/STP/GG