Mujeres reclaman equidad en puestos de poder de la UE

Participación Política de las Mujeres
   "Mujeres al frente" recaba firmas para postular candidatas
Mujeres reclaman equidad en puestos de poder de la UE
Por: Sandra Torres Pastrana
CIMAC | México DF.- 18/09/2008

Ninguna mujer ha sido nombrada como posible candidata a los cargos más importantes en la administración de la Unión Europea (UE), que en los próximos 12 meses determinará los nombres de quienes ocuparán los cargos más importantes en su administración.

Entre estos cargos están la presidencia del Consejo Europeo, que se nombra por primera vez, la presidencia de la Comisión, la Alta Representación para Asuntos de Política Exterior y Seguridad, así como la presidencia del llamado Eurogrupo.

En estos próximos nombramientos destaca el hecho que de los 250 millones de mujeres de la UE, hasta la fecha no circula el nombre de ninguna mujer para integrar uno de estos lugares.

Durante los 50 años de la Unión Europea (UE) nunca ha habido una presidenta de la Comisión Europea y entre los 26 presidentes que ha tenido el Parlamento Europeo desde su creación, sólo dos han sido mujeres, las francesas Simone Veil y Nicole Fontaine.

Estos datos, proporcionados por Eurobserver, dejan claro que no sólo en América Latina sino también en la UE hay una contundente inequidad de representación política de las mujeres.

Manifiesta Eurobserver que aunque actualmente se proclama a los cuatro vientos igualdad entre mujeres y hombres, los datos indican un balance inequitativo en la Unión Europea.

LA HORA DE LA EQUIDAD

En las últimas semanas, en distintos medios europeos ha circulado información de Female in Front (Mujeres al frente) donde se invita a firmar en su página de Internet si se quiere que al menos una mujer ocupe uno de los puestos más importantes de la UE. La imagen de ésta, dicen, no ha cambiado en medio siglo, es hora de que lo haga.

Señala el texto de Female in Front que los cargos internacionales deberían de ser siempre ocupados por los candidatos más competentes e indica que hay 250 millones de mujeres en Europa, por lo que no debería ser muy difícil encontrar candidatas lo bastante buenas para ocupar estos puestos.

La iniciativa ha sido presentada por la europarlamentaria danesa Christel Schaldemose, socialdemócrata. Se trata de lanzar una iniciativa ciudadana (prevista en el Tratado de Lisboa).

Con un millón de firmas se puede pedir a la Comisión Europea que haga lo necesario para garantizar que la Unión respete el objetivo de igualdad de género del que tanto se habla en el tratado.

Según datos de la página Female in Front, en la UE dominan los hombres. En la Comisión Europea, 33 por ciento son mujeres y 67 por ciento hombres; en el Parlamento, 31 por ciento son mujeres y 69 por ciento hombres; en los Comités regionales, 16 por ciento son mujeres y 84 por ciento hombres, y en el Comité económico y social, 23 por ciento son mujeres y 77 por ciento hombres.

Los hombres dominan como líderes políticos en los estados miembros de la UE, indica Female in Front: de los 27 estados miembros sólo hay una primera ministra por 26 hombres; en los gobiernos de estos estados, 25 por ciento son ministras en tanto 75 por ciento ministros.

De los 27 estados miembros, sólo el 15 por ciento de mujeres ministras se dedican al área de la economía y el 43 por ciento al área cultural y social.

Para Eurobserver, a quienes se pregunten por qué el género debe ser un argumento para elegir a uno de esos cuatro importantes puestos, se les podría rebatir inmediatamente con una simple pregunta: ¿Por qué se acepta sin ningún reparo que entre los criterios para elegir a estas cuatro personalidades figure su familia política (derecha o izquierda) y su país de procedencia (pequeño o grande)?.

En España, El diario El País indica en su página Web que los nombres que circulan en Bruselas son todos masculinos, y algunas políticas, sobre todo nórdicas, empiezan a estar enfadadas. Margot Wallstrom, la comisaria sueca encargada de Relaciones Institucionales y Estrategia de Comunicación, concedió hace tres meses una entrevista en la que dejaba claro: Estoy harta de este reino de hombres viejos.

Señala El País que Wallstrom aseguró que las instituciones europeas se comportan como una especie de círculo interno de hombres con poder de decisión que actúan a puerta cerrada y que se reparten tranquilamente los cargos de la UE. Hombres viejos eligen a otros hombres viejos, protestó.

08/STP/VR/GG