Gobiernos deben garantizar desarrollo de mujeres en espacio público

POLÍTICA
   Encuentro Internacional Ciudades Seguras para las mujeres
Gobiernos deben garantizar desarrollo de mujeres en espacio público
Por: Redaccion
CIMAC | México DF.- 10/09/2008

Los gobiernos están obligados a garantizar el derecho de las mujeres a desarrollarse en los espacios públicos y privados en condiciones de igualdad, gozando de políticas públicas que busquen la satisfacción de sus necesidades.

Tal fue la conclusión del Encuentro Internacional Ciudades Seguras para las Mujeres, llevado a cabo en la Ciudad de México del 3 al 5 de septiembre pasados y organizado por el Instituto de las Mujeres del DF (Inmujeres-DF), en colaboración con el Fondo de Desarrollo de las Naciones Unidas para la Mujer (UNIFEM).

Participaron en el Encuentro especialistas internacionales en materia de seguridad con perspectiva de género de países como Chile, El Salvador, Argentina, Perú, España, Colombia, Guatemala y Uruguay; así como funcionarias y funcionarios del Gobierno del DF y representantes de UNIFEM.

Durante el desarrollo de las cinco mesas temáticas del Encuentro, las y los participantes coincidieron en destacar los grandes logros de la Ciudad de México en materia de derechos de las mujeres, tales como la Ley de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia del DF, la Interrupción legal del Embarazo, la Ley de Igualdad Sustantiva entre Mujeres y Hombres, resultado de una evidente voluntad política por parte del ejecutivo local.

Asimismo, colocaron como retos la extensión del modelo de la Ciudad de México a otras entidades de la Republica, en materia de ejercicio de derechos, y la construcción de una ciudad pensada en sus mujeres, desde las políticas públicas.

OBSTÁCULOS A LOS DERECHOS

Al emitir la declaratoria conjunta, Leticia Bonifaz, consejera Jurídica y de Servicios Legales del GDF; Ariadna Montiel, directora de la Red de Transporte de Pasajeros, y Dylcia García, subprocuradora de Atención a Víctimas del Delito y Servicios a la Comunidad, señalaron que a pesar de los esfuerzos realizados por gobiernos y sociedad, las mujeres siguen enfrentando obstáculos para gozar y ejercer plenamente sus derechos.

Agregaron que la violencia contra las mujeres afecta la integridad, seguridad, libertad y dignidad de las mujeres, y menoscaba e impide el goce y ejercicio pleno de sus derechos".

Esta violencia se expresa de diferentes formas y en distintos espacios, no solamente privados, sino públicos, como la calle, los lugares de trabajo, los educativos, de recreación, y de socialización en general.

Pero no es exclusiva de un tipo de mujer por su edad, sus características físicas, su condición económica y cultural, afirmaron. Tiene además impactos en la vida cotidiana de las mujeres por sufrir un daño físico, psico-emocional, patrimonial y puede llevar hasta la muerte.

Las funcionarias se comprometieron a diseñar y ejecutar políticas públicas orientadas no sólo a reducir y erradicar la violencia contra las mujeres, sino también a disminuir la percepción de temor al espacio público que viven las mujeres e impulsar estrategias para fortalecer la confianza en las instituciones.

La directora general del Inmujeres-DF, Martha Lucía Mícher Camarena, resaltó el compromiso de las y los funcionarios capitalinos durante el Encuentro, lo cual es una muestra de que las mujeres tenemos aliados estratégicos.

CONSIGNACIÓN DE DERECHOS NO ES SUFICIENTE

Por su parte, la doctora Leticia Bonifaz Alfonso, consejera Jurídica y de Servicios Legales del GDF, señaló que la consignación de los derechos no es suficiente si no existe un ejercicio pleno de los mismos. "No sirve de nada consagrar derechos en el papel si no existen las condiciones necesarias para que éstos se ejerzan", dijo.

Para el ejercicio de los derechos de las mujeres, detalló Bonifaz, es necesaria la conjunción de cuatro factores fundamentales: un aparato jurídico que facilite la ejecución de la ley, una decisión política acorde con la aplicación real del derecho, y garantías económicas y sociales que permitan la aplicabilidad.

Teresa Incháustegui Romero, catedrática e integrante del Consejo de Evaluación del Desarrollo Social del DF, aseguró que en la actualidad la inseguridad es el signo más común de la vida urbana, una inseguridad que no se limita al ámbito de la criminalidad, sino al del trabajo, el medio ambiente yla educación, entre otros.

La especialista señaló que plantear entornos seguros para las mujeres significa recuperar los espacios públicos y avanzar en el mejoramiento de políticas públicas dirigidas a la prevención de la violencia, así como a una reeducación cultural.

En su oportunidad, Martha Patricia Patiño Fierro, directora general de Igualdad y Diversidad Social, aseguró que el Gobierno de la Ciudad de México tiene un compromiso real con la inclusión de la perspectiva de género en todas las políticas públicas, además es la entidad del país que cuenta con el único presupuesto público con perspectiva de género.

La funcionaria resaltó como uno de los programas exitosos el Seguro contra la violencia familiar, el cual constituye una base mínima que les otorga herramientas y libertades para alejarse de la violencia y sus generadores. También consideró como fundamental la participación de la sociedad y las organizaciones civiles en la apropiación de los espacios públicos.

FEMINISMO Y CIUDADES SEGURAS

Durante la mesa El papel del feminismo en la construcción de la seguridad ciudadana de las Mujeres de la Ciudad, Liliana Rainero, coordinadora del Punto Focal Red Mujer y Hábitat de Córdova, Argentina, aseguró que el feminismo es la revolución cultural más potente del siglo pasado, la cual ha permitido interpelar aquellos conceptos que excluyen a las mujeres.

Liliana Raienero cuestionó hasta qué punto se puede hablar de democracia en una sociedad donde existe violencia contra las mujeres; aseguró que ésta es la interpelación que el feminismo hace a la sociedad.

Ximena Machicao Barbery, de la Red de Educación Popular entre Mujeres de América Latina y el Caribe, se refirió al logro recién obtenido en la Ciudad de México al despenalizar el aborto hasta la semana 12 de gestación y afirmó que América Latina tomará el caso mexicano como una bandera para demostrar que sí se puede.

Finalmente, Giulia Tamayo, de la Sección Española de Amnistía Internacional, señaló que los hombres no pierden derechos cuando las mujeres los ganan, lo que pierden son privilegios, y una sociedad democrática no puede estar conformada por personas que tienen privilegios.

La especialista llamó a fortalecer movimientos de personas que reaccionen de inmediato ante la pérdida en un derecho en cualquier lugar del mundo, es decir, en un mundo globalizado los derechos también deben globalizarse.

08/GG