India: mujeres esperan mayor representación en el Parlamento

Participación Política de las Mujeres
   Iniciativa para lograrla ha sido rechazada por 11 años
India: mujeres esperan mayor representación en el Parlamento
Por: Redaccion
CIMAC | México DF.- 17/06/2008

En el Parlamento indio se encuentra hoy un proyecto que estipula reservar el 33 por ciento de los escaños para las mujeres, pero gravita la interrogante si será aprobado o se perderá otro año, como los 11 anteriores desde su primera presentación en 1996, señala Martin Hacthoun, en el Especial Prensa Latina Mujeres del Tercer Milenio.

En fecha reciente el presidente del Lok Sabha (cámara baja), Somnath Chatterjee, llamó a los partidos a dejar a un lado el enfoque de confrontación en este asunto y apoyar honestamente la iniciativa, la cual también se aplicará a los parlamentos de todos los estados de la unión.

Al dirigirse al seminario La India a los 60; una agenda para el desarrollo inclusivo, el líder parlamentario afirmó que aún después de seis décadas de independencia, la representación femenina en nuestros más altos órganos representativos es lamentablemente inadecuada.

Y fue más allá al decir que todo plan para el desarrollo del país no podrá tener éxito si no logramos hacer que la mujer esté en pie de igualdad como compañera en la tarea de construir la nación.

Chatterjee expresó su esperanza de que el anteproyecto propuesto resulte aprobado y posteriormente promulgado. Pero no será faena fácil en un Parlamento que sigue siendo un mundo dominado por hombres.

En el Lok Sabha las mujeres constituyen menos del 10 por ciento de los representantes elegidos a escala nacional, o sea 45 entre los 542 miembros de ese foro.

Y aún en el Rajya Sabha (cámara alta), cuyos integrantes son designados y por lo tanto pueden ser más fácilmente seleccionadas, tan solo 28 de los 242 escaños pertenecen a mujeres.

Miles de consejos a nivel de poblados son dirigidos por mujeres, e incluso algunos ministros jefes de Estados son o han sido mujeres, pero cualquier intento de aumentar la presencia femenina en ambas cámaras del Parlamento ha resultado infructuoso una y otra vez.

El hemiciclo legislativo ha sido escenario en los últimos 12 años de candentes debates e incluso de desagradables intercambios en la lucha a pulmón de los parlamentarios contra el proyecto de la cuota femenina.

Desde 1996, cuando el gobierno del primer ministro H. D. Deve Gowda lo presentó por primera vez, año tras año los esfuerzos de los partidarios de la medida han sido en vano.

Los detractores esgrimen múltiples argumentos, o simplemente siguen tácticas políticas, o se escudan detrás de demandas como la de incluir, dentro de la cuota femenina, una sub cuota de castas para rechazar la iniciativa.

Simplemente no quieren compartir el poder, opina Vaijayanti Gupta, una activista social y editora de la revista india Together.

SIN DESARROLLO DE GÉNERO

La India figura en el lugar 115 entre 162 países en términos de desarrollo de género. La sociedad patriarcal y profundamente machista genera una cultura de violencia contra la mujer, como lo refleja el sistema de dotes, la violencia doméstica y el feticidio e infanticidio, señala Gupta.

Incluso, muchas se ven privadas de escoger mediante una selección natural a su pareja, a veces impuesta en ellas por la familia acorde con la tradición.

Esta cultura anti femenina se refleja también en políticas como la agresiva medida de control de población en estados como Rajasthan y Uttar Pradesh, donde para implantar la norma de dos hijos por pareja someten a las mujeres de las áreas rurales a forzada esterilización en condiciones antihigiénicas.

Gupta denuncia que en vez de garantizar la salud de la mujer y la planificación familiar mediante la educación y la concienciación, esos gobiernos estatales tratan de lograr sus metas de rebajar el crecimiento demográfico con medidas que ponen en peligro a la población femenina.

Irónicamente, los estados de Rajasthan y Uttar Pradesh están hoy en día gobernados por mujeres ministras jefes.

¿Podrían promulgarse medidas de ese tipo en un Parlamento donde un tercio de los votos provenga de las propias mujeres? Improbable, acota la defensora de los derechos femeninos.

En ese contexto está planteada la batalla en ambos foros parlamentarios.

A diferencia de años anteriores, los partidarios de la iniciativa la presentaron el pasado 6 de mayo en la Cámara Alta, para asegurar que no fallezca como anteproyecto como sucedería en el Lok Sabha si no ha sido debatido o aprobado al concluir el año legislativo, concluye el Especial Prensa Latina Mujeres del Tercer Milenio.

08/GG