En política, mujeres tenemos más sentido de organización y equilibrio

Participación Política de las Mujeres
   Martha Dalia Gastélum, secretaría general del PRD
En política, mujeres tenemos más sentido de organización y equilibrio
Por: Silvia Núñez Esquer/corresponsal
CIMAC | México DF..- 03/06/2008

Desde el séptimo piso del edificio de Avenida Benjamín Franklin, sede nacional del Partido de la Revolución Democrática (PRD), en la Ciudad de México, una sonorense despacha en una de las oficinas más importantes del partido que actualmente enfrenta la crisis más severa de su existencia.

Aunque provisionalmente, Martha Dalia Gastélum originaria de Navojoa, Sonora, ocupa la segunda posición más importante del Comité Ejecutivo Nacional CEN de su partido. Como resultado de las inconformidades entre los militantes que cuestionan las elecciones internas de marzo, acompaña al presidente interino Guadalupe Acosta Naranjo, a frente del PRD.

En tanto se define si los resultados son válidos o se decide anular los comicios, Martha Dalia es en este momento la mujer dirigente más fuerte de su partido, en el ámbito nacional.

Vestida con su traje ejecutivo del color que ha marcado la vida de las y los perredistas, el amarillo, la Secretaria General vierte sus opiniones sobre algunos tópicos que mantienen al PRD en suspenso interno, y a la vez con una acalorada actividad externa en torno a dos principales temas: el destino del petróleo mexicano, y el aumento de precio y escasez de los alimentos.

Reconoce que el Partido está en una crisis importante producto de las elecciones del 16 de marzo, a la que califica como delicada, aunque considera que han tomado las medidas para estabilizarlo. La medida más importante es haber nombrado a Acosta Naranjo como presidente, y a ella como Secretaria General sustitutos. Prorrogar el Consejo nacional y los diversos nombramientos en los estados fue otra medida, explica.

Calcula que pasarán dos meses para que este proceso arroje resultados. Mientras tanto, del cochinero y del "chuchinero" opina que es parte del debate nacional. Dice que siempre el que pierde se dice robado y que le hicieron fraude, es lamentable y penoso que se expresen estas opiniones, apunta.

Para ella, el que votaran un millón trescientas mil ciudadanas y ciudadanos perredistas es un esfuerzo enorme. Y asegura que la mayoría de esos votos, estructuras, urnas y mesas de casillas fueron absolutamente limpias. Sin embargo, por unas cuantas urnas en que hubo irregularidades, se magnifican los problemas, ensucia todo el proceso y se deteriora la imagen del Partido, justifica.

Asegura que lo que ha detenido el proceso es la presión que ejercieron algunos de sus compañeros que, "a sabiendas de que no iban a ganar", se opusieron a que se repitiera el cómputo total, pugnaron porque renunciara el Consejo electoral lo cual, según ella, no descansaron hasta lograrlo. Cuando se hace el cómputo total por orden del Tribunal Electoral sale un ganador que es Jesús Ortega, entonces la otra parte de manera natural, se lanza a mantener su impugnación, analiza.

Acepta que los votos mal habidos se eliminen, pero aclara: no son tantos, no es aquella cantidad que se podría imaginar de acuerdo al nivel de confrontación pública y de debate que ha habido.

LA PAJA EN EL OJO AJENO

Acerca de las acusaciones de que el PRD se ha deslizado por la pendiente de los métodos priistas y panistas de elección, responde convencida que no puede ser, porque en esos dos partidos ni por asomo se practica la democracia. Como ejemplo menciona que se ha nombrado a Germán Martínez como dirigente del PAN por "dedazo" de Felipe Calderón, en una práctica anacrónica que ese partido siempre criticó.

En cuanto al PRI tampoco se compara porque opina que ellos hacen arreglos cupulares y de esa manera definen sus direcciones. La verdad es que el PRD, como la gran mayoría de sus militantes, tienen hambre de democracia por los setenta años de antidemocracia vividos en México, asegura.

Señala que organizar un proceso electoral interno sin suficientes recursos es tan difícil que ellos han tratado de cambiar la elección directa, a lo cual la base perredista se opone. Reconoce que tienen problemas, pero lo ve como producto de la cultura política en general del país, y de la cual no está exento el partido por los setenta años de priismo antidemocrático y corrupto. Y hoy que se le abre un espacio a la democracia, se "cuelan" al PRD ese tipo de prácticas.

Defiende que los votos son reales, son "de carne y hueso" y que lamenta que esas prácticas, que fueron mínimas, ensucien el proceso y sobre todo que detenga el proceso de democratización del país, porque si un partido avanza en su democratización interna, contribuye a la del país.

Las críticas a su Partido por haber abandonado los principios que le dieron vida las responde así: el perredismo está empeñado en demostrar que sí es posible practicar la democracia y por eso insistimos en el voto directo, con todas sus dificultades y eso es algo que no vamos a abandonar.

Otra postura que defiende es que luchan por una patria justa, en donde haya espacio para todas y todos, donde haya mejores salarios, mejores niveles de vida, donde haya justicia más expedita, que haya libertad, y enfatiza que es precisamente ese espíritu libertario el que no los abandona y que es la principal exigencia de su base.

EL PRD Y EL PETRÓLEO

Gastélum agrega que muestra de sus afirmaciones es que en recientes encuestas, aún y con el deterioro de la imagen del partido, la gente está dispuesta a votar en el 2009 en un 21 por ciento como mínimo, y un 18 por ciento agregado, dependiendo de las y los candidatos. Eso significa para ella que la gente ubica sus banderas, su programa y su propuesta, pero reconoce que esto se debe en gran medida a la lucha por la defensa del petróleo.

Y a ese respecto, sobre la iniciativa de Calderón, afirma que ni siquiera va a pasar. Anuncia que en diez días a más tardar habrán de presentar su propia iniciativa con base a argumentaciones de algunos de sus compañeros, como Cuauhtémoc Cárdenas y Claudia Sheimbaum, que han participado en el debate y otros juristas y analistas.

Se pretende que su iniciativa conforme la propuesta de la izquierda, en defensa del petróleo, pero que haya una transformación de Pemex, en positivo, una modernización que permita aplicar el enorme beneficio para todas y todos los mexicanos.

Otro problema que próximamente debatirán es la crisis alimentaria, problema muy grave, que viene amenazante sobre el país. Este tema afecta mucho a las mujeres, porque son las que están en las peores condiciones de pobreza y son las que tienen más responsabilidades en la familia, lamenta.

Por ello próximamente presentarán propuestas a las cámaras legislativas, para influir en que haya una política de Estado que enfrente la situación y que la carestía y escasez se pueda enfrentar, ya que en México se tiene todo: campo, experiencia y capacidad, sólo falta voluntad, sentencia.

MUJERES Y LA POLÍTICA

Las mujeres siempre enfrentamos más dificultades, pero en la actividad política es mucho más difícil, lamenta. Yo he trabajado muchos años en esto y eso me ha permitido sortearlas, explica. Es muy rudo porque es mayoritariamente de hombres, pero me siento muy satisfecha por este cargo provisional, dice.

El objetivo ahorita es sacar al Partido de la crisis y considera que lo lograrán. El haber sido presidenta del PRD en Sonora, y en su municipio Navojoa desempeñar varios cargos en el CEN, así como haber sido diputada federal, le ha dado una experiencia muy rica, que le ha permitido sortear los jaloneos de la política y de la "grilla".

A Martha Dalia Gastélum no le desagrada la idea de participar en las elecciones estatales del 2009 en Sonora. No obstante, por la función que desempeña temporalmente como Secretaria General, los tiempos le impedirán proponerse buscar la candidatura para gobernadora. Aún así, no se descarta pues asegura que "nada está escrito".

En cuanto a la posibilidad de que una mujer gobierne Sonora, siendo un Estado tan masculinizado políticamente, enfática responde que sería muy bueno. Valdría la pena explorar la posibilidad, reflexiona. Como un caso que le llama mucho la atención menciona a Hillary Clinton. Opina que ha batallado enormemente, ya que sus correligionarios prefieren apoyar a alguien con menos experiencia, con tal de que la candidata no sea una mujer.

Se considera muy realista por lo que dice que el caso de Sonora, aunque hay mujeres –habemos, rectifica-- con toda la capacidad para hacerlo, sí tendría qué hacerse un trabajo extraordinario para estar en condiciones. Hacer política es como más natural en una mujer porque tenemos más sentido de organización, más sentido de equilibrio, podríamos tener mejores resultados las mujeres. No está cerrada ninguna posibilidad, ojalá que las mujeres que puedan se lancen con todo, finaliza.

08/SNE/GG/CV