Rosario Robles Berlanga está "hecha para la pelea"

Participación Política de las Mujeres
   Primera Jefa de Gobierno del DF
Rosario Robles Berlanga está "hecha para la pelea"
Por: Gladis Torres Ruiz
CIMAC | México DF.- 06/03/2008

Se dice mujer de izquierda, laica, militante, feminista y sindicalista. Es María del Rosario Robles Berlanga, la única mujer en haber desempeñado el cargo de Jefa de Gobierno de la Ciudad de México y que además ha estado incluida en los catálogos de las mujeres de mayor presencia e influencia de la social democracia mundial.

Como ella misma lo señala, su paso por la política ha sido difícil, "pero también ha habido muchos momentos maravillosos, y yo creo que eso compensa todo. Las mujeres estamos enfrentando adversidades todos los días en nuestras familias, en nuestros trabajos, estamos hechas para la pelea, somos fuertes y aquí estamos", señala en una entrevista de Cimacnoticias publicada el 26 de enero de 2007.

Economista de profesión, obtuvo el grado de maestra en Desarrollo Rural por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) con una tesis sobre la situación diferenciada de las mujeres campesinas y en situación de desventaja y pobreza. Es investigadora, articulista y autora de libros dedicados a la situación del campo mexicano y asuntos de pobreza y de género.

Nació en la Ciudad de México en 1956. Comenzó su carrera política en la dirigencia femenil del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Universidad Nacional Autónoma de México (STUNAM), de 1988 a 1993.

En 1990 impulsó, durante el Congreso Universitario, la participación paritaria de mujeres y hombres en las instancias y representación en la vida universitaria.

En esa misma época consiguió para las empleadas universitarias prestaciones de jubilación, estancias infantiles y atención médica especializada.Y por primera vez en la historia del sindicalismo en México, se estableció en el contrato colectivo la expulsión y/o rescisión de contrato a quienes cometieran actos de hostigamiento sexual.

EL PRD

Fundadora del Partido de la Revolución Democrática (PRD) en 1989, ha sido en esa institución consejera nacional, secretaría de Movimientos Sociales y de Organización y diputada federal. Como legisladora federal promovió y puso las bases para la creación de la primera Comisión de Equidad y Género para el grupo parlamentario de su partido y posteriormente para el gobierno interno del Congreso.

En 1994, encabezó al primer grupo de mujeres que marchó hacia las montañas del sur de Chiapas, llamado Rosario Castellanos, el cual mantuvo una corriente de atención y solidaridad con las mujeres en conflicto en esa entidad, como resultado de la aparición el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN).

En 1997 fue designada Secretaria de Gobierno del Distrito Federal, el segundo puesto en importancia de la administración capitalina, por el entonces recién electo primer Jefe de Gobierno Cuauhtémoc Cárdenas.

Desde la Secretaría de Gobierno, Robles Berlanga presidió la mesa central de la Reforma Política del DF, que estuvo integrada por las dirigencias de todas las fuerzas políticas de la ciudad. En dicha mesa se concretaron acuerdos que derivaron en la creación de un nuevo Código Electoral para el Distrito Federal y la creación del Instituto Electoral del DF.

Impulsó programas especiales de atención, como Promujer, creó centros integrales de atención a la mujer en las 16 delegaciones y desarrolló un plan destinado a garantizarles igualdad de oportunidades en el DF.

También apoyó la creación del Centro de Atención al Indígena Migrante y desarrolló el Programa Permanente de Atención Especial a Mujeres y Menores Trabajadores, así como campañas en contra de la violencia familiar y de orientación en salud reproductiva y de prevención del cáncer cérvico uterino.

JEFA DE GOBIERNO

En septiembre de 1998 fue designada por la Asamblea Legislativa del DF (ALDF) para sustituir al ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas cuando éste renunció a la jefatura de Gobierno para iniciar su tercera campaña rumbo a la Presidencia de la República en 2000. Así el 29 de septiembre de 1999 rindió protesta como Jefa de Gobierno del DF, ante el pleno de la ALDF.

La actuación de Robles al frente del DF fue controvertida: a las críticas ella respondía diciendo que eran el machismo y la misoginia de la política mexicana lo que se resistía a ver a una mujer gobernando la capital del país, además de pronunciar de manera continua la frase "tengo las faldas bien puestas", haciendo referencia a su determinación y fortaleza.

Fue promotora activa de la ley conocida como Ley Robles,que aumentó las excepciones de aborto en el año 2000, en casos de malformaciones congénitas y de peligro de salud de la madre y que fue ratificada en el 2002 por la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN).

Al presentar a la sociedad su propuesta de reformas al Código Penal, Rosario Robles, como jefa de gobierno señaló: "Nuestra lucha es contra la muerte y por la vida de miles de mujeres que se mueren cada año por practicarse un aborto en malas condiciones. Nuestra lucha es por el derecho a decidir sobre nuestra vida y nuestros cuerpos".

"Por ello el gobierno de la capital promueve una iniciativa de ley que permita la excepción de aborto cuando peligre la salud de las mujeres y por malformaciones genéticas graves".

Mujer controvertida, en la mira de los medios de comunicación, salió airosa de una campaña persistente sobre su gestión como gobernante del DF y entregó el cargo el 5 de diciembre de 2000 al jefe de gobierno electo Andrés Manuel López Obrador.


PRESIDENTA NACIONAL

En 2002 se postuló como candidata a la Presidencia Nacional de su partido, el PRD. Durante casi siete meses recorrió el país en busca de este puesto, el cual obtuvo en marzo de ese mismo año.

Se comprometió a buscar durante su presidencia de tres años un partido que enarbolara las banderas feministas: empleo y salario dignos para las mujeres, eliminación de las prácticas discriminatorias, garantías para una representación plena de las mujeres y hacer posible una conducción del partido compartida entre mujeres y hombres.

Rumbo a las elecciones de 2003, realizó reuniones en su domicilio con varias mujeres de la política mexicana, incluyendo a figuras tan disímbolas como Patricia Mercado, Elba Esther Gordillo o Martha Sahagún. Ante las críticas, ella señaló que a pesar de sus diferencias políticas, todas buscaban el bien de México y la mayor participación de la mujer mexicana en la política.

Su primera experiencia electoral como presidenta del partido fueron las elecciones locales del Estado de México en mayo de 2003, en las que se renovaba el Congreso local y los presidentes municipales. El partido salió bien librado, obteniendo cerca del 30 por ciento de los votos y algunos municipios importantes.

En las elecciones federales, el PRD no obtuvo el 20 por ciento del voto prometido por Robles durante su campaña a la presidencia del PRD, sin embargo aumentó su presencia en la Cámara de Diputados.

A decir de los medios de comunicación, Robles consideró la elección como un triunfo, pero fue presionada dentro del propio partido. Fue obligada a renunciar a la presidencia del PRD ese mismo año, siendo sustituida con carácter interino por Leonel Godoy Rangel.

En 2004, ante el escándalo de corrupción en que se vio públicamente relacionada junto con el empresario Carlos Ahumada, se vio obligada a renunciar como integrante activa del PRD.

SOSTÉN

Tras dos años de ausencia de la vida pública, Rosario Robles, reapareció en enero del 2007, decidida a transmitir su experiencia política a otras mujeres a través de una consultoría llamada Sostén, junto con María de las Heras, experta en crear y medir imágenes políticas.

Sostén como su nombre lo indica, pretende sostener, apoyar y soportar a las mujeres políticas y empresarias, principalmente, y dotarlas de herramientas que les permitan ganar elecciones y llegar a los cargos de elección popular. Su primer trabajo fue apoyando con asesoramiento a Ivonne Ortega Pacheco, en Yucatán, quien ahora es gobernadora de este estado (2007-2011).

Rosario Robles, se define a sí misma como una mujer líder, pero advierte "a los hombres les da terror cuando las mujeres adquirimos poder y ya ven cómo le hacen para golpearnos y para destrozarnos, ese es el techo de cristal que tenemos que romper".

08/GT/GG