Déficit de mujeres en la política no es por falta de inteligencia o cuotas

Participación Política de las Mujeres
   Prácticas sociales y culturales las colocan en inequidad
Déficit de mujeres en la política no es por falta de inteligencia o cuotas
Por: Lourdes Godínez Leal
CIMAC | México DF.- 04/03/2008

Más que un asunto de inteligencia o de cuotas, la poca presencia de las mujeres en los escenarios políticos de México se debe a la desigualdad en que la sociedad las ha colocado, a la inexistencia de la equidad y a las prácticas sociales y culturales que les han impedido romper con el techo de cristal, señaló hoy la ex jefa del Gobierno del Distrito Federal, Rosario Robles Berlanga.

En conferencia de prensa donde se dio a conocer la candidatura de la feminista Teresa Ulloa para integrar el Comité de Expertas de la Convención para la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW), Robles Berlanga enfatizó que en México sí hay un déficit de mujeres en la política.

Lo anterior, luego de lo expresado ayer por la perredista y presidenta de la mesa directiva de la Cámara de Diputados Ruth Zavaleta, durante su participación en la presentación en México de la Red de Internacional de Información sobre Mujer y Política, donde la legisladora dijera que en nuestro país no hay un déficit de mujeres en el escenario político.

Dicha declaración la sostuvo con las siguientes cifras: en el Senado, desde 1970 a la fecha, la representación de mujeres ha aumentado en un 11.2 por ciento, mientras que en la Cámara de Diputados de 1952 a 1955 subió en un 22.8 por ciento. Actualmente, dijo Ruth Zavaleta como parte de su recuento, hay 117 legisladoras, "que representan más de la quinta parte del número total".

Más aún, sostuvo que las cuotas de género son innecesarias, toda vez que las mujeres que llegan a ocupar escaños en la política lo logran "por su inteligencia" y no por un sistema de cuotas.

No obstante, el representante residente del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo Magdy Martínez Solimán, reconoció que si bien ha habido un avance en los derechos sociales, civiles y políticos de las mujeres mexicanas, sí hay un déficit en la participación de éstas en la política y en especial, de las mujeres indígenas.

Para el funcionario de las Naciones Unidas, los mecanismos de financiación en política han dejado de lado a las mujeres, quienes "tienen las mismas necesidades de financiación que los hombres", sólo que éstas pagan muy altos costos al ser candidatas por los estereotipos y discriminación que hay en torno a ellas.

En el evento de ayer organizado por el Fondo de Desarrollo de las Naciones Unidas para la Mujer (Unifem), el Instituto Internacional de Democracia y Asistencia Electoral (IDEA Internacional), el Instituto Nacional Demócrata para Asuntos Internacionales y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), en el que estuvieron presentes destacadas feministas y diputadas, la discusión giró en torno al sistema de cuotas, la paridad y de usos y costumbres.

Durante la sesión de preguntas y respuestas, Ramona González García, ex presidenta municipal de Huajuapan de León, Oaxaca, de 2002 a 2004, compartió su experiencia y señaló cómo los usos y costumbres han confinado a las mujeres de los municipios y comunidades indígenas a permanecer en el ámbito privado, relegándolas de la toma de decisiones y de su participación en la vida política.

Si bien durante el acto se reconoció que el sistema de cuotas implementado en México en 2003 con las reformas al Código de Instituciones y Procedimientos Electorales (Cofipe) que obliga a los partidos políticos a postular en sus candidaturas al menos un 30 por ciento de representación femenina, ha permitido "cierto avance" de las mujeres, éste no ha sido suficiente por la resistencia y las estructuras patriarcales que detentan el poder.

Por ello, Robles Berlanga hizo un recuento: "tenemos menos mujeres en el Congreso de la Unión, todas muy inteligentes, pero hay muchas más inteligentes que no están y que ahí tendrían que estar, tenemos solamente dos gobernadoras, el 3 por ciento de presidentas municipales y espacios a nivel de los congresos locales muy limitados".

Rosario Robles agregó hoy, que las cuotas de género han sido un mecanismo muy importante que ha abierto el camino para que otras mujeres lleguen a ocupar curules en el Congreso de la Unión, no obstante, reconoció que no se cumple al cien por ciento en el país y que tampoco es una medida "suficiente".

Para la ex legisladora perredista, es necesario cambiar las prácticas sociales y culturales y es necesaria una verdadera transversalidad en la política pública que permita construir una relación de equidad y advirtió que sólo en la medida en que ésta se dé, las mujeres estarán ahí.

Como ejemplo, citó el caso de la diputada veracruzana Dalia Pérez Castañeda, quien fue "expuesta" en los medios de comunicación la semana pasada por su participación en una película que ni siquiera se exhibió en el cine y "que nada tiene que ver con su acción de legisladora".

Robles Berlanga lamentó que los medios de comunicación no se "atrevan" a decir lo mismo con relación a un político varón porque ¡claro, es hombre! y enfatizó que ése es el problema que no es un "problema de inteligencia" sino de desigualdad y de construcción de una sociedad patriarcal que es la que tienen que cambiar hombres y mujeres.

08/LGL/GG