Migración
   Y legislación sobre trata de personas
Análisis de migración debe incluir a las mujeres: expertos
Por: Guadalupe Cruz Jaimes y Carolina Velázquez
CIMAC | México DF.- 11/02/2008 En el análisis del fenómeno de la migración se debe incorporar la situación de las mujeres en sus lugares de origen, tránsito y destino, así como el impacto que tiene ésta en las familias que se quedan en las comunidades de origen, señalaron distintos especialistas durante los trabajos del Seminario Internacional Los migrantes: desafíos y oportunidades, que se llevó a cabo en esta ciudad el fin de semana.

El encuentro internacional fue convocado por diversas organizaciones civiles y gubernamentales, como el Gobierno del Distrito Federal, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, Global Exhance, Alianza Nacional de Comunidades Latinas y Caribeñas (NALACC, en inglés), Oxfam y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

En el acto se discutió sobre la importancia de incidir en reformas a las normas de población en materia de derechos humanos de las mujeres y de las leyes de trata de personas, a fin de evitar la violación de sus derechos humanos.

Al respecto, Ángela Sambrano, presidenta de la NALACC, dijo que mientras la pobreza, como raíz del problema, no se resuelva en los países de origen, la migración forzada continuará.

Las y los expertos platearon, además, la necesidad de impulsar programas de capacitación y educación para las mujeres migrantes mediante: desarrollo de proyectos y programas gubernamentales o mecanismos institucionales que difundan, protejan y atiendan sus derechos.

El economista Ariel Rodríguez señaló que es urgente para el desarrollo de México que las remesas provenientes de las y los mexicanos, calculadas en 20 mil millones de dólares anuales, se utilicen en proyectos.

En dichos proyectos, apuntó, los connacionales invertirían en microempresas en sus lugares de origen, para generar empleos y desarrollo económico en sus comunidades y así evitar que futuras generaciones se vean obligadas a emigrar por falta de oportunidades laborales.

Deben contemplar a las mujeres, hijas, madres y esposas, que se quedan en sus "pueblos", trabajando en el campo al frente de sus familias, como parte activa y fundamental, sostuvo Rodríguez Díaz, colaborador de la Organización de Estados Americanos y la Internacional del Trabajo.

El senador de la República Rafael Moreno Valle informó que 90 por ciento de los ingresos de las y los migrantes se quedan en Estados Unidos, como parte de sus gastos de manutención y sobrevivencia, contra sólo 10 por ciento que es lo que envían a sus familiares en México. No obstante este ingreso representa el segundo a nivel nacional, sólo por debajo de lo que se obtiene por el petróleo.

Con relación a México y El Caribe, Oscar Chacón, director ejecutivo de la NALACC, indicó que de 1970 a 2005, el fenómeno migratorio aumento en un 882 por ciento.

Al respecto, Ariel Rodríguez Díaz informó que el 98 por ciento de la población mexicana que emigra al extranjero vive en Estados Unidos y este fenómeno ya abarca las 32 entidades federativas del país.

HASTA ALASKA

Asimismo, señaló que la población migrante en Estados Unidos se ha extendido en el territorio norteamericano hasta Alaska, y que ya no sólo reside en los estados más "comunes" como California, Arizona, Illinois y Texas.

Las y los mexicanos en ese país han formado cerca de 700 clubes y 2 mil asociaciones, cada una creada con la finalidad de apoyar a sus comunidades de origen y solidarizarse con sus "paisanos" en Estados Unidos.

La disminución del 50 por ciento del poder adquisitivo de las y los mexicanos en las últimas tres décadas es un factor determinante en el aumento de la migración de mujeres y hombres a Estados Unidos, aseveró Benjamín Davis, del Centro Americano para la Solidaridad Sindical.

Al respecto, Oscar Chacón indicó que el incremento de la población migrante se debe también, además de la pobreza, a que en América Latina existe una mayor conciencia, adquirida en las últimas décadas de que en otras naciones las condiciones de vida pueden ser mejores.

Para Benjamín Davis, las mujeres indocumentadas en Estados Unidos son las más desfavorecidas, porque desempeñan trabajos mal remunerados como labores domésticas y limpieza en oficinas.

Durante dos días, en el Seminario Internacional Los migrantes: desafíos y oportunidades se debatió acerca de la migración desde cuatro ópticas: desarrollo, mujeres, derechos humanos y marco legislativo en las que se advirtió la falta de garantías individuales de la población migrante y la urgente defensa de sus derechos humanos desde sus territorios de origen, mediante capacitación y políticas públicas incluyentes.

Otro tema que discutieron expertos de la academia, funcionarios públicos, legisladores, miembros de organizaciones de la sociedad civil y dirigentes migrantes, fue el escenario después del rechazo a la reforma de la ley migratoria en Estados Unidos y cuáles son los desafíos tanto para las organizaciones de migrantes, como para los gobiernos mexicano y estadounidense.

08/GCJyCV/GG







Todos los materiales realizados por Cimacnoticias (Texto, audio, video y fotografía) son realizados sin fines de lucro, se permite su uso y reproducción siempre y cuando se cite la fuente. No se permiten modificaciones o cambios en los materiales.

Para mayor información escríbenos a: agencia.cimacnoticias@gmail.com