Participación Política de las Mujeres
   Viéndola caída, las mujeres reaccionaron
La campaña de Hillary se torna en cuestión de género
Por: Leticia Puente Beresford/corresponsal
CIMAC | Nueva York, EU.- 14/01/2008 La carrera por la nominación presidencial, si no era cuestión de género, ahora lo es. Las mujeres hablan en los programas de radio, mandan mensajes electrónicos o ven publicadas sus opiniones. Hillary Clinton les tocó su lado flaco, les llegó al corazón. Les mostró su lado humano.

Las mujeres demócratas que no tenían la intención de votar por ella se sumergieron en el debate y se sacudieron bravamente ante lo que parecía una humillación si terminaba la promesa de una candidatura femenina en la historia de Estados Unidos.

El proceso parece haber cambiado algunas mentes por el momento.

Jedi Kantor, del New York Times (NYT), explica que Ammy Rees, madre que vive en San Francisco, quien votará en California el 5 de febrero, expresó que sintió dolor de pensar que la campaña de Hillary era el final.

"Continúo pensando que es realmente doloroso que una mujer, inteligente como es y preparada­, no puede ganar ni una primaria", dice Rees, quien favorecía a Barak Obama, pero ahora está pensando votar por Hillary Clinton.

Lo cierto es que Hillary mostró su lado humano, le llegó al corazón a demócratas e indecisos. Logro una reacción, producto de frustración, fatiga y emoción, dice un coordinador de campaña. La emoción de Hillary logró acercar más adeptos. Es ser humano.

Michelle Six, de 36 años de edad, dijo que está molesta por el comentario de Obama en el debate de New Hampshire acerca de que Hillary es "suficientemente agradable o simpática". Six posiblemente votará por ella, pues los comentarios en el trabajo también la aturdieron.

La candidata a la nominación presidencial demócrata recibe de todo: críticas que van desde su vestimenta, su voz, hasta por qué no dejó a su esposo. Incluso odios. A Hillary le han gritado durante actos de campaña que "planche camisas".

Lisa Goff, de 48 años de edad y free lance, dice "Hillary manejó muy bien el momento".

Myra Dinnerstein, de 73 años y profesora de estudios de la mujer de la Universidad de Arizona, dijo que la reacción de Hillary la entristeció y la enojó. "Solía decir a mis estudiantes que nunca viviría para ver a una mujer como presidenta. Y ahora que tenemos una oportunidad de oro, la estamos dejando ir".

Pero después, Dinnerstein escribió un correo electrónico "¡Hurrah! Pienso que las mujeres se enojaron como yo, viendo a Hillary caída. Pienso que por fin entendieron que la cosa de género existe".

Su hija, que trabaja en una organización no gubernamental feminista, opina diferente: "los males de la senadora Clinton no son míos, no son de mi generación". "La idea de que una mujer sea presidenta no parece ser tan poderosa o revolucionaria para mí como lo es para las feministas de la generación de mi mamá", dijo la joven, que votó por Obama.

Y se le preguntó ¿Si pierde la nominación Clinton, las jóvenes lo lamentarán? Sí, contestó, eso enojará a mi mamá.

Por otra parte, Marianne Pernold Young, la fotógrafa de 64 años que generó la reacción humana de la senadora neoyorkina al preguntarle como se las arreglaba para estar siempre tan maravillosa y sobre todo tan bien peinada, durante un encuentro de la candidata con indecisos en uncafé de Portmouth, New Hampshire, fue entrevistada por CNN para saber si en el hecho "había algo más". Pero ella afirmó que la pregunta la hizo como a una amiga, de mujer a mujer. Y Hillary se emocionó.

La ex primera dama logró el 46 por ciento del voto femenino de New Hampshire, contra 34 por ciento de Obama, por quien votaron más hombres.

08/LPB/GG/CV







Todos los materiales realizados por Cimacnoticias (Texto, audio, video y fotografía) son realizados sin fines de lucro, se permite su uso y reproducción siempre y cuando se cite la fuente. No se permiten modificaciones o cambios en los materiales.

Para mayor información escríbenos a: agencia.cimacnoticias@gmail.com