Confían en capacidad de cubanas para gobernar

Participación Política de las Mujeres
   En Cuba
Confían en capacidad de cubanas para gobernar
CIMAC | México.- 28/11/2007

La confianza en la capacidad femenina para gobernar se pone a prueba nuevamente en Cuba, donde un mayor número de municipios eligieron presidentas o vicepresidentas, al constituir este mes sus Asambleas de Delegados del Poder Popular, informa Prensa Latina (PL) en su Especial Mujeres del Tercer Milenio.

Desde ahora, 32 mujeres desempeñarán el cargo de presidentas y 48 de vicepresidentas, durante el mandato de los próximos dos años y medio.

El aumento resulta significativo, señala PL, con relación al 2005 --había 25 mujeres presidentas y 33 vicepresidentas--, más que en el 2002 que eran 19 y 41, respectivamente.

Las 169 Asambleas Municipales son las instancias de gobiernos locales en las 14 provincias cubanas y el municipio especial de Isla de la Juventud, las integran 15 mil 236 miembros, de ellos cuatro mil 159 delegadas, "cifra sin precedentes" que representa el 27.3 por ciento del total, por encima del 26.4 por ciento del 2005.

La nominación de candidatos a delegados de las Asambleas Provinciales y diputados a la Asamblea Nacional (parlamento) será una de las primeras funciones de las nuevas Asambleas Municipales, elecciones que tendrán lugar el 20 de enero del próximo año.

La Sexta Legislatura de la Asamblea Nacional concluye su mandato de cinco años con 219 diputadas (35.96 por ciento de los 609 escaños).

En los comicios locales, celebrados el pasado mes de octubre, fueron postuladas 10 mil 799 mujeres --mil 600 más que en 2005-- entre los 37mil 328 candidatos nominados por sus vecinos, en más de 50mil reuniones públicas en todo el país, nueve mil más que la vez anterior.

PL señala que en las primeras asambleas municipales, en 1976, estuvieron 856 mujeres, el ocho por ciento de los 10 mil 725 miembros.

"Cada nuevo período incrementa la confianza de los electores en las cubanas, de fuerte presencia en la economía y la sociedad, pero cargadas aún, subraya la agencia, por grandes responsabilidades familiares".

Son el 46 por ciento de la fuerza laboral en la economía estatal civil y predominan en varios sectores: 66 por ciento de profesionales y técnicos; 55.5 por ciento de médicos, 70.1 por ciento de docentes en centros escolares y 71 por ciento de fiscales, informa. Y en pocas décadas se convirtieron en el 47.6 por ciento de graduados en la enseñanza técnica y profesional y el 67.1 por ciento de egresados de la Educación Superior.

"Su inteligencia y constancia se unen al disfrute de los derechos constitucionales de plena igualdad y el beneficio de leyes de Maternidad, Código de la Familia, Protección e higiene del trabajo y de Seguridad social y Código Penal, entre otras", dice PL.

Además, de cierta forma es determinante la seguridad de que gozan sus hijas e hijos, asistencia médica y educación gratuitas, en todos los niveles, agrega.

Pero "esto no sería suficiente para el ascenso de la mujer, aún a cargo de engorrosas tareas domésticas, sin el cambio de la mentalidad que está ocurriendo, así como el apoyo de la sociedad y de la familia".

CUBANAS, HOY

En el año 2002, fueron nominados más de 32 mil ciudadanos, de ellos ocho mil 144 mujeres, mil 508 más que en el proceso electoral anterior; de los 14mil 946 delegados, tres mil 493 eran mujeres, reporta PL.

Las cubanas son alrededor del 50 por ciento de los 11 millones de habitantes en la isla y más de cuatro millones superan los 14 años, edad de ingreso en la Federación de Mujeres Cubanas (FMC).

La sociedad prerrevolucionaria relegó a las mujeres a un segundo plano, no obstante que por reclamos sociales y políticos y la iniciativa de grupos feministas, fueron aprobadas tempranamente las leyes de la Patria Potestad (1917) y del Divorcio (1918).

La conquista del sufragio femenino (1934), mediante decreto presidencial, y su confirmación en la Constitución de 1940, se encuentra entre los logros de la Revolución de los años 30.

Es hasta el primero de enero de 1959 cuando hubo sólo dos senadoras y 21 representantes a la Cámara; entre 1936 y 1944, hubo tres alcaldesas y dos concejales mujeres.

El analfabetismo (55 por ciento de las mujeres), la discriminación y las pocas oportunidades de empleo (solo el 17.6 por ciento del total de trabajadores) dejaban poco margen a su acceso a cargos públicos y políticos, concluye.

07/CV