OPINIÓN

   Que no nos arrebaten la unidad
Sobre la supresión del Ministerio de Igualdad
Por: Teresa Molla*
CIMAC | Ontinyent, Esp..- 26/10/2010 Al final ha ocurrido. Zapatero ha decidido hacer una remodelación a profundidad de su Gobierno, y cediendo a los neo machistas más conservadores, de dentro y fuera de su partido, ha decidido eliminar el Ministerio de Igualdad. Pero eso sí, con la excusa de la contención del gasto.

Quiero recordar las palabras del propio Zapatero cuando, en abril del 2008 conformó su Gobierno y dijo del mismo que: respondía a un plan, a un proyecto con tres pilares principales: crecer económicamente con la innovación tecnológica; afrontar los retos del cambio climático y una apuesta con todos los medios en favor de la igualdad entre hombres y mujeres.

Además añadió Estoy muy, muy, satisfecho del Gobierno que he conformado. Tiene fuerza política y una notable capacidad de gestión. Hemos de recordar que era el primer Gobierno con el mismo número de mujeres en las carteras ministeriales que de hombres.

Bueno, pues parece que aquello de que en política todo vale, es cierto, puesto que de los tres pilares principales en dos años y medio, uno ya no existe el de la igualdad entre mujeres y hombres.

Y para más INRI, la involución llega al punto que las competencias las llevan al Ministerio de Sanidad y Políticas Sociales.

Y yo me pregunto, ¿Acaso las personas, mujeres y hombres que creemos y militamos en los movimientos feministas, o en los movimientos por la igualdad real entre mujeres y hombres, estamos enfermos? No sé. Yo llevo años militando en estos espacios y no me siento por ello una enferma.

Además justificar que la nueva Ministra que asume las competencias, es garantía de que las Políticas de Igualdad se van a mantener, me parece hasta ridículo. Y no porque no lo crea, no, no es por eso.

Es sencillamente porque al desaparecer de la primera línea de la agenda política, que era en donde se colocó con la creación del Ministerio de Igualdad, seguramente estas políticas quedarán invisibilizadas y de nuevo quedarán los temas de siempre, los que dan votos, los que realmente importan al capital y a los mercados, como los únicos importantes.

Pero además, la pérdida del espacio nos llevará a una situación de regresión internacional, puesto que no podemos olvidar que en la reciente Presidencia Española de la Unión Europea, fue a instancias de un estado pionero, como lo era en aquel momento el español, cuando se aprobaron medidas comunes para afrontar temas tan delicados como la actuación conjunta en materia de violencia terrorista o trata de personas con fines de explotación sexual.

Tampoco podemos olvidar que la creación del Ministerio de Igualdad era una respuesta a la medida 203 de la Plataforma de Acción de Pekín, que recomienda a los estados la configuración de organismos de igualdad con el máximo rango gubernamental.

En eso también fue pionero Zapatero, pero debe ser que con los años se volvió menos progresista y ha acabado ofreciendo a Rajoy lo que este, desde las filas del Partido Popular, le venía exigiendo desde el principio de la legislatura.

¡Tiene narices el tema!. O, lo que es peor, que al tener que pactar con los nacionalistas vascos y canarios los presupuestos, estos, poco creyentes como lo han manifestado en algunas ocasiones de los temas de la Igualdad, le hayan exigido, junto con las mejoras para sus propios territorios la desaparición de este Ministerio porqué "total, son cosas de mujeres y esas, siempre son menores…las serias, la realmente serias son las que nosotros pactemos".

Y encima, el gobierno remodelado, pierde la paridad. Y además Zapatero, al hablar de la remodelación sigue afirmando que su organización política "es socialdemócrata y profundamente progresista".

Y yo vuelvo a preguntarme, ¿Acaso sacar de la agenda política los temas de Igualdad entre mujeres y hombres es progresista? Seguramente debemos entender por progreso temas diferentes.

Pero en este momento, complicado y triste para todas las personas comprometidas en estos temas, hay una cosa que no debemos perder de vista:

Las mujeres y los hombres, que creemos que éste ha sido un golpe bajo al progreso y al esfuerzo realizado por construir una sociedad más igualitaria, debemos mantener la unidad en la exigencia de que los avances conseguidos no sean, de nuevo, pasto de los recortes, como lo han sido éste revés, o el aplazamiento en un año del permiso de paternidad hasta un mes de duración, "por una cuestión económica", según afirmaba la Ministra Salgado.

Como si el cariño y la ternura hacia nuestras hijas e hijos tuviera alguna cosa que ver con los temas económicos, y esas criaturas tuvieran la culpa de los problemas económicos que estamos viviendo.

Insisto en que, ya que nos han arrebatado el Ministerio de Igualdad, no consigan arrebatarnos la unidad.

No voy a negar que me siento decepcionada, triste, enfadada y dolorida por la medida, pero tampoco voy a permitir que esto merme mi capacidad de lucha por aquello en lo que creo.

De ese modo y desde aquí, ánimo a todas las personas comprometidas en las diferentes luchas abiertas por la construcción de una sociedad mejor, a secundar aquellas actividades que se realicen por cualquier vía, incluidas las que utilicen las redes sociales, para exigir la reparación de los daños que la supresión del Ministerio de Igualdad puede acarrear.

Yo, así me comprometo a hacerlo.

tmolla@teremolla.net



*corresponsal, España. Periodista de Ontinyent



10/TM/LR/LGL







Todos los materiales realizados por Cimacnoticias (Texto, audio, video y fotografía) son realizados sin fines de lucro, se permite su uso y reproducción siempre y cuando se cite la fuente. No se permiten modificaciones o cambios en los materiales.

Para mayor información escríbenos a: agencia.cimacnoticias@gmail.com