Monedero
Reforma Migratoria y Contracción de Remesas
Por: Carmen R. Ponce Meléndez*
CIMAC | México, DF.- 23/03/2010 Marcharon por las calles, viajaron al Capitolio en Washington, D.C., fueron 200 mil y procedían de 40 diferentes estados de la Unión Americana, su exigencia: la Reforma Migratoria para este año; son las mujeres de la Comunidad Latina, la mayoría mexicanas, vencieron el miedo a que hubiera redadas durante la marcha que implica deportación. En una clara alusión al compromiso electoral del Partido Demócrata algunas consignas decían: los amigos cumplen sus promesas (Friends keep promises).

Lograr una buena Reforma Migratoria para todos los trabajadores y trabajadoras inmigrantes en los Estados Unidos es en este momento el objetivo de la Comunidad Latina organizada; resulta trascendental para las mexicanas que han emigrado a ese país en busca de un empleo, así como para todas las familias binacionales (las del país de origen y el receptor).

¿A qué se dedican las mujeres mexicanas inmigrantes en Estados Unidos y cuál es su situación y la de sus familias; cómo enfrentan la crisis financiera de ese país, por qué están tan aferradas a sus raíces culturales, cómo logran trasmitir la cultura de generación en generación?

Cuanta razón tiene la poeta chicana Cherríe Moraga al escribir: Soy una chica güera vuelta morena por el color sangre de mi madre, hablo por ella a través de la parte sin nombre de la boca, la arqueada y ancha mordaza de mujeres morenas…

Las mujeres emigrantes son expulsadas por la pobreza y actualmente por la violencia criminal, como ellas mismas dicen: de México se extraña todo, menos la pobreza Recolectoras de uva, fresa, naranja o manzana; cortadoras de lechuga y cebolla, trabajan en Florida o en Valle Central y el de Calexico en California.

Empleadas domésticas, cocineras, meseras y en menor escala obreras. Estas son las ocupaciones de las mujeres mexicanas o de origen mexicano en Estados Unidos, predominantemente jóvenes.

Hace menos de dos años una joven originaria de Oaxaca, recolectora de uva en los "files" del valle central de California, jornalera agrícola, murió de insolación, tenía seis meses de embarazo, era una adolescente de 18 años.

Trabajaba expuesta a temperaturas de cerca de 40 grados y aunque es obligación de los "farmers" (patrones), permitir que las y los jornaleros tomen agua cada dos horas, les urgía la recolección del producto, porque éste también se estaba quemando con los rayos del sol y hay prioridades.

La United Farm Workers que fundó Cesar Chávez había logrado esta prestación, protestó, al igual que muchas otras organizaciones de la Comunidad Latina (mal llamada hispana); en este trágico accidente de trabajo el gobierno de México fue omiso, como ahora se le llama elegantemente a la complicidad, igual que en muchos otros casos similares.

Con demasiada frecuencia se enfrentan estas violaciones a los derechos humanos, civiles y laborales de las y los trabajadores emigrantes mexicanos.

Están sometidos a la barrera del idioma y a la discriminación racial, ajenos a la comunidad WASP, acrónimo inglés para Blanco, Anglo-Sajón y Protestante (White, Anglo-Saxon and Protestant).

COSTO MAYOR PARA LAS MUJERES

Todas las vicisitudes que regularmente enfrentan los emigrantes en el viaje para cruzar la frontera norte se acentúan para las mujeres, porque ellas tienen que pagar una cuota de viaje "especial" que incluye ultrajes sexuales, violaciones y violencia físico-emocional; ya sea de los coyotes, de sus compañeros de viaje y ya estando allá, de los propios contratistas.

De esta población trabajadora expulsada del país provienen las remesas familiares que se reciben aquí, representan la segunda fuente de divisas, después del petróleo; esas remesas son como las uvas amargas de la joven jornalera Oaxaqueña, saben a hiel.
Se ha perdido de vista que el verdadero capital que tiene una nación son sus recursos humanos, su capital humano.

Criminalización, racismo, xenofobia y desocupación para las mujeres inmigrantes .Algunas estimaciones indican que en Estados Unidos hay 20 millones de habitantes de origen mexicano y alrededor de 12 millones de trabajadores indocumentados, las mujeres representan entre el 35 y 40 por ciento de esta población.

¿Cómo es que se llegó a esta cifra tan abrumadora?. Muy sencillo, solamente en el lapso de 2000 a 2006 fueron expulsados 3 millones de jóvenes, -prácticamente el equivalente a la población del estado de Nuevo León-; según el Consejo Nacional de Población (Conapo), se estima que anualmente emigran 500 mil personas por falta de trabajo, no obstante la crisis financiera por la que atraviesa el país receptor.

Para esta población, la desocupación que experimenta la economía estadounidense es más difícil en cantidad y en calidad. La cifra global de desempleo es del 9.7 por ciento, con 8 millones de puestos de trabajo perdidos, pero cuentan con seguro de desempleo, excepto los y las trabajadoras indocumentadas, convirtiéndose en un segmento de población totalmente desprotegido.

Además el desempleo es mayor en los latinos. El índice de desocupación de latinoamericanos es de 12.5 y en los mexicanos crece al 14.0 por ciento (2009), debido al impacto de la crisis en la construcción y los servicios no financieros, áreas donde es mayoritario el empleo de mexicanos. Su trabajo está devaluado y es frecuente la discriminación sexual y las jornadas se han reducido de 40 a 20 horas.

Estas son las principales razones por las que ha disminuido el envío de remesas familiares a México y en toda América Latina, lo que significa más pobreza para los hogares receptores de este ingreso.

Para México la contracción de remesas fue del 15.8 por ciento, pero en algunos estados de la república mexicana la disminución alcanzó el 20 por ciento, es el caso de: Campeche, Chiapas, Hidalgo, Tabasco y Veracruz.

Los grupos antiinmigrantes de Estados Unidos -en su mayoría racistas-, arguyen que los empleos disponibles deben ser para los estadounidenses (léase WASP); que los impuestos recaudados para educación o servicios de salud también deben aplicarse a estos ciudadanos.

Los indocumentados o trabajadores de origen mexicano deben quedar excluidos de estos beneficios. Incluso el grupo California Coalition for Immigration Reform, saboteó la marcha por la Reforma Migratoria y mandaron mensajes sobre el asesinato de diplomáticos americanos en México.

En el estado de Nebraska el Gobernador encabeza una iniciativa para cancelar los servicios médicos perinatales a las mujeres indocumentadas. Hasta ahora la defensa del acceso a estos servicios por parte de la Comunidad Latina descansa en la condición de ciudadanos norteamericanos que tienen los recién nacidos.

SON INMGRANTES, NO CRIMINALES!

No hay que olvidar, ¡son inmigrantes no criminales!. La creciente criminalización de la población latina es otro problema que enfrenta la mujer migrante. Los latinos representan el 19 por ciento de la población total de Estados Unidos, pero en las cárceles son casi el doble: 25 por ciento; sus procesos legales distan mucho de ser equitativos o justos y en este aspecto un factor determinante es la condición de indocumentada, o para decirlo en los términos anglosajones "ilegal".

En esta misma tesitura están las redadas y deportaciones que fracturan a las familias binacionales, realizadas por el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE por sus siglas en inglés) y el Departamento de Seguridad Nacional (DHS).

Una de las peticiones de todas las redes sociales latinas es que las deportaciones se suspendan hasta conseguir la Reforma Migratoria. El Movimiento por una Reforma Migratoria Justa (FIRM), denunció que durante el gobierno del presidente Obama éstas se incrementaron 46.6 por ciento.

Por su parte la Secretaria de Seguridad Nacional Janet Napolitano, tiene un encargo presidencial sobre este tema y lo conoce bien debido a su experiencia en el estado fronterizo de Arizona, recientemente declaró, "el gobierno apoya una reforma migratoria con base en tres elementos principales: medidas más estrictas para el control de la migración ilegal; un sistema justo para la legalización de más de 12 millones de indocumentados que viven en el país, y una vía expedita para la autorización de visas para trabajadores temporales". (La Jornada, 15 de marzo 2010).

Aunque esta visión está muy permeada por el componente de seguridad nacional más que por lo estrictamente laboral, no es la única propuesta, el legislador demócrata de Illinois Luis Gutiérrez, con una visión más amplia plantea entre otros aspectos lo que denomina "mejoras para detenidos y verificación de empleo".

De ahí se destacan las propuestas de prohibir explícitamente la creación de una cédula de identidad nacional, y la discriminación laboral en base a la nacionalidad, sólo estos dos elementos significarían un gran avance.

CON O SIN REFORMA MIGRATORIA

Sin duda uno de los componentes más riesgosos de esta reforma es la opción de crear un proceso para la admisión de trabajadores temporales. Las experiencias que se han tenido en esta materia son muy poco alentadoras, particularmente para la población migrante de México.

Generalmente se contrata trabajadoras (es) en condiciones de semi-esclavitud, sirven de esquiroles para minar las condiciones de trabajo pre-existentes y en su carácter de temporales está toda su vulnerabilidad jurídica y laboral.

El éxito de esta reforma no depende exclusivamente de la presión política que ejerza la Comunidad Latina; el apoyo de los demócratas o del mismo Obama. Un factor que no puede dejarse de lado son los resultados que se obtengan con el programa de apoyo al empleo en Estados Unidos (marzo 2010).

Se autorizaron 17 mil 600 millones de dólares para promover la creación de empleos ; incluye eximir a las empresas de pagar un impuesto a las nóminas de 6.2 por ciento, si contratan desempleados; los empleadores recibirán un crédito fiscal de mil dólares si los trabajadores permanecen en el puesto un año después de ser contratados y forma parte de los apoyos a las pequeñas y medianas empresas de ese país.

En contraste, aquí las PYMES -generadoras de empleos- están abrumadas por la carga tributaria, muchas van a entrar en la evasión fiscal y a la informalidad.

Para colmo el proyecto de reforma laboral que impulsan los sindicatos empresariales a través de sus voceros del partido en el gobierno y de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social contempla la modalidad de emplear hasta por un año a las personas, despedirlas si no cumplen con el perfil del puesto, sin que el empleador adquiera ninguna responsabilidad, formas muy radicales de propiciar la desocupación.

Lo que quiere decir que van a continuar los flujos migratorios femeninos. Por violencia económica, violencia criminal y para reunirse con sus familias, con o sin Reforma Migratoria.

Dentro de un entorno de crisis económica y financiera internacional, que se convierte en un caldo de cultivo para la confrontación entre capital-trabajo, provocando el resurgimiento de la xenofobia, racismo y las peores posiciones fundamentalistas.

Pero también hay esperanzas, las de una gran fuerza democrática, producto de la sociedad organizada binacional, que está enfrentando a los partidos, las instituciones y la represión del Estado que forma
parte de esta problemática.

Jo Cariilo escribió: a nuestras hermanas gringas, amigas radicales les encanta tener retratos de nosotras… Y cuando nuestras hermanas gringas radicales nos ven en carne viva, no como su propio retrato, no están muy seguras si les encantamos tanto…No somos tan felices como nos vemos en su pared… Y cuando se vayan llévense sus retratos (Esta puente, mi espalda).

* Economista especialista en Género

10/CPM/LR/LGL







Todos los materiales realizados por Cimacnoticias (Texto, audio, video y fotografía) son realizados sin fines de lucro, se permite su uso y reproducción siempre y cuando se cite la fuente. No se permiten modificaciones o cambios en los materiales.

Para mayor información escríbenos a: agencia.cimacnoticias@gmail.com