Zona de Reflexión
Qué queremos las mujeres en el 2010
Por: Lucía Lagunes Huerta*
CIMAC | México, DF.- 05/01/2010 De regreso a la vida cotidiana, después de las fiestas decembrinas y de los buenos deseos para un nuevo año, necesitamos recordar nuestra agenda pendiente, aquella que no entra en las tarjetas prefabricadas.

Inicia 2010, un nuevo año que tiene entre sus pendientes la defensa de los derechos humanos de las mujeres. Nada sencillo cuando enfrentamos la ofensiva más aguerrida del conservadurismo.

Un conservadurismo que además de los recursos económicos, cuenta con las empresas mediáticas, los gobernantes, los legisladores, con el jefe del Ejecutivo y con una red que articula permanentemente cada paso que da.

La derecha no es un solo partido, está en todos lados. El pensamiento conservador que cree que las mujeres "nos pasamos" y que nos hemos excedido en nuestras demandas, es contra lo que luchamos.

¿Qué más quieren las mujeres?, se preguntan, ¡si ya lo consiguieron todo¡…dicen. Ya hasta son diputadas o gobernantes y deciden lo que quieren. Lo que pasa es que ahora no se quieren hacer cargo de nada, aseguran quienes creen que las mujeres tenemos que seguir siendo como su mamá o como su abuelita.

Y es ahí la trampa, es ahí donde se equivocan, en la fantasía de que las mujeres lo tenemos todo y lo decidimos todo.

Las mujeres aún tienen que conquistar un derecho fundamental que es el de la autonomía, de ser ellas sin las prisiones o cautiverios sociales del deber ser.

Hoy, las mexicanas y las mujeres del mundo siguen sin poder decidir, por ejemplo, cuando iniciar su vida sexual, de acuerdo con el informe sobre violencia realizado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), la mitad de las jóvenes que iniciaron su vida sexual lo hicieron bajo presión o coerción de su pareja.

Si bien las mujeres hemos logrado ganar y afianzar nuestra presencia en los distintos niveles educativos, aún somos las primeras en desertar de las escuelas, principalmente en la secundaria por embarazos no deseados, por crisis económica ya sea para hacer el trabajo doméstico a favor de toda la familia o para ingresar al mercado del trabajo informal.

Si concluimos nuestro estudios universitarios, el mercado de trabajo no nos trata igual, aún, eso de a trabajo igual salario igual, no es real para la población femenina, pues diversos estudios han demostrado que las mujeres perciben un suelo menor en 30 por ciento que el de un hombre por el mismo trabajo.

Aún más inamovible es la responsabilidad del trabajo doméstico, todas las mujeres siguen siendo responsables de él, tanto porque lo hacen ellas, o porque son las responsables de que se haga. Lo cual siempre genera condiciones desiguales para el desarrollo de las mujeres. No importa en qué posición estés, siempre tendrás que garantizar que la cena, el desayuno, la comida, la ropa, etcétera, esté lista.

Y si de la política hablamos más de 50 años de voto femenino, y aún no alcanzamos ni el estándar internacional del 30 por ciento de los escaños legislativos, ya ni qué decir de las gubernaturas. ¿Por cierto cuándo se resolverá el entuerto en la Cámara de Diputados sobre los permisos solicitados por varias legisladoras, acaso dejarán pasar el tiempo, y mantendrán las ausencias en la lista de votaciones?

Ahora también debemos de rescatar la posibilidad de interrumpir un embarazo no deseado, (algo que ya teníamos desde la década de los 30), sin que nos persigan, y nos traten de locas o delincuentes.

Lo que queremos las mujeres en este 2010, es hacer real una vida libre de violencia para las mujeres, dejar de ser una cifra en la lista del feminicidio, y tener la posibilidad de tener nuestra humanidad plena.

*Periodista y feminista mexicana, coordinadora general de CIMAC.

10/LLH/LR/GTR







Todos los materiales realizados por Cimacnoticias (Texto, audio, video y fotografía) son realizados sin fines de lucro, se permite su uso y reproducción siempre y cuando se cite la fuente. No se permiten modificaciones o cambios en los materiales.

Para mayor información escríbenos a: agencia.cimacnoticias@gmail.com