Zona de Reflexión
CNDH: los derechos de las mujeres, en el olvido
Por: Lucía Lagunes Huerta*
CIMAC | México DF.- 27/10/2009 El estado de Quintana Roo tiene una deuda con Yasuri Zac-Nicté Pool Mayorga, a quien llevó a prisión violando todos sus derechos. Sin mediar un debido proceso, la convirtió durante 17 días en delincuente y pudo incluso agravar su salud al negarle el derecho a la recuperación postoperatoria y a medicamentos.

Yasuri Zac-Nicté Pool Mayorga ya está en su casa, después de esos 17 días de prisión a causa de un aborto espontáneo, tras la modificación de la Constitución estatal de Quintana Roo que, desde el pasado mes de abril, penaliza la maternidad libre y voluntaria de las mujeres y criminaliza la práctica del aborto bajo cualquier circunstancia.

Yasuri es el ejemplo de lo que muchas otras mujeres están pasando en 16 entidades federativas: la persecución, el hostigamiento y la cárcel.

Sin más, las autoridades de Quintana Roo la dejaron libre el viernes pasado debido a que no encontraron "pruebas" para poder condenarla. No obstante, a lo largo de 17 días le violentaron sus derechos humanos: además de negarle el derecho a la salud y a un proceso legal justo, se le puso frente a una posible condena de entre 12 y 30 años de prisión.

De esas violaciones a sus derechos, ¿quién se hará cargo? ¿Acaso la Comisión Estatal de Derechos Humanos, que en ningún momento acudió a acompañar a la víctima?

Es lamentable que después de años de lucha de las organizaciones sociales para crear la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) y las comisiones locales, estás hoy vuelvan la espalda a su razón de ser: la protección de los derechos humanos. La única excepción es la comisión del Distrito Federal, bajo el mando de Emilio Álvarez Icaza, quien protegió el derecho de las mujeres a decidir sobre su maternidad; hoy, la ultraderecha intenta utilizar la CNDH para vetar este derecho.

¿En donde está la CNDH para proteger a las mujeres? ¿Para qué nos sirve una comisión tan cara que no protege los derechos humanos y que milita contra ellos con base en beneficios personales y en convicciones religiosas y morales?

En estos momentos, cuando se discute quién presidirá la CNDH, es necesario que no se olviden que parte de los derechos humanos son específicos de las mujeres, la mayoría de la población; garantizar que quien llegue a la dirección de la comisión vele por ellos no es cosa menor, sobre todo cuando enfrentamos una contraofensiva por parte de los fundamentalistas que militan en el Partido Revolucionario Institucional (PRI) y en el Partido Acción Nacional (PAN).

La deuda con las mujeres para proteger sus derechos humanos es enorme, especialmente en el último quinquenio; ellas han tenido que defender lo que se consideraba ya ganado: el derecho a la maternidad libre y voluntaria.

Hasta ahora ninguna instancia protege este derecho; ninguna comisión estatal vigila que, tras las modificaciones constitucionales estatales en 16 entidades federativas, las mujeres no sean perseguidas ni criminalizadas.

Las mujeres necesitamos que quien dirija la CNDH tenga un probado compromiso con los derechos humanos de las mujeres, y que tenga prisa tanto para resolver los crímenes contra ellas y como para defender la maternidad libre y voluntaria.

* Periodista, feminista, coordinadora general de CIMAC.

09/LL/







Todos los materiales realizados por Cimacnoticias (Texto, audio, video y fotografía) son realizados sin fines de lucro, se permite su uso y reproducción siempre y cuando se cite la fuente. No se permiten modificaciones o cambios en los materiales.

Para mayor información escríbenos a: agencia.cimacnoticias@gmail.com