OPINIÓN
Igualdad, Instituciones y Partidos Políticos
Por: Teresa Mollá*
CIMAC | México DF.- 22/04/2008 Las mujeres del Estado Español estamos de enhorabuena. Se han llevado a la agenda política de primer orden la necesidad de actuar desde las más altas instituciones contra las desigualdades que siguen persistiendo entre mujeres y hombres.

Para ello se ha creado el Ministerio de Igualdad. También se ha constituido un Gobierno con más Ministras que Ministros y eso continuará ayudando a que las mujeres seamos valoradas como ciudadanas de primer orden en todos los ámbitos.

Dejando atrás todos los comentarios claramente machistas y misóginos con que a lo largo de la semana nos han obsequiado los periodistas más reaccionarios, me llamó poderosamente la atención la reacción que ante el anuncio del Presidente Zapatero de crear el Ministerio de Igualdad tuvo la diputada catalana del Partido Popular, Montserrat Negrera y que además aspira a ser la Presidenta del Partido Popular Catalán.

Ella dijo en una importante emisora de radio que "la creación de dicho Ministerio era un insulto a la inteligencia de las mujeres que tenían que estar en las instituciones por méritos personales y no por cuotas".

Bueno no voy a contestar a dicha persona en términos generales, pero le voy a recordar que gracias a la actual Ley de Igualdad ella pudo ir de número dos en la lista del Partido Popular en las elecciones autonómicas del año dos mil seis.

Y este tipo de actuaciones son las que quiero destacar.

Por una parte tenemos unos partidos que se presentan con unas propuestas a las elecciones de cualquier ámbito. Las personas propuestas por estos partidos que van en las listas ocupan unos escaños en las instituciones democráticas y después, en demasiadas ocasiones, se olvidan que fueron elegidas para trabajar por los intereses de la ciudadanía para defender los intereses de sus partidos, actuando así, de forma claramente partidista desde las instituciones.

Si a eso le añadimos que al frente de una institución democrática está una mujer, las críticas arrecian y aquello se convierte en una lucha de poder entre los propios partidos más allá de la propia institución.

En la Comunidad Valenciana tenemos un claro ejemplo con la Sindicatura de Greuges (sinónimo del Defensor o Defensora del Pueblo en otras comunidades).

Esta Institución actualmente está dirigida por una mujer, Emilia Caballero Álvarez. Caballero, elegida en su día como adjunta primera a propuesta del PSPV-PSOE, está al frente de la Sindicatura desde hace más de un año de forma interina después de que expirara el mandato de de su antecesor Bernardo del Rosal, que fue propuesto por el PP, y de que las negociaciones para elegir un nuevo Síndic o Síndica entre ambos partidos estén en punto muerto.

Para la elección de esta figura es necesaria la suma de votos del Partido Popular y del Partido Socialista. Pero en estos momentos las negociaciones para llevar a cabo esa elección están paralizadas por intereses claramente partidistas.

Y mientras la situación de Caballero es delicada, puesto que aunque la situación de interinidad no merma en absoluto las competencias que tiene asignadas la institución, está claro que no es una situación cómoda para poder desarrollar el trabajo en condiciones óptimas.

Personalmente quiero manifestarle a Emilia Caballero Álvarez mi solidaridad y mi admiración por haber sabido mantenerse al margen de esas luchas partidistas realizando magníficamente su trabajo aún en los peores momentos.

Pero también haría una llamada al orden de los dos principales partidos políticos para que dejaran de mirarse el ombligo y se decidieran a dejar sus diferencias partidistas al margen y buscaran un consenso que beneficiara al conjunto de la sociedad valenciana, en este caso.

Este, como decía al principio, es un claro ejemplo de intereses partidistas en las instituciones y aunque es el que mejor conozco, supongo que no será el único.

Esperemos y deseemos que este tipo de cosas no ocurra con el recién creado Ministerio de Igualdad y que allá quepamos todas las mujeres sin distinción de pertenencia a organización política alguna, puesto que las desigualdades existentes todavía en nuestra sociedad, no entienden de siglas políticas.

tmolla@teremolla.net


* Periodista y feminista en Ontinyent, Valencia, España.

08/TM/GG/CV







Todos los materiales realizados por Cimacnoticias (Texto, audio, video y fotografía) son realizados sin fines de lucro, se permite su uso y reproducción siempre y cuando se cite la fuente. No se permiten modificaciones o cambios en los materiales.

Para mayor información escríbenos a: agencia.cimacnoticias@gmail.com