OPINIÓN
La hora Canaria y el respeto a la diversidad
Por: Tere Mollá
CIMAC | México DF.- 23/04/2007 Hace unos días iba conduciendo mientras escuchaba la radio. Estaba a punto de comenzar un informativo y comenzaron como cada hora diciendo aquello de: "Son las ocho de la mañana; las siete, una hora menos, en Canarias ".

Esa coletilla a la que todo el mundo nos hemos acostumbrado y que ya nos parece, incluso necesaria.

Una cuestión que en su momento las personas que viven en la Comunidad Canaria reivindicaron debido a que, cuando en los diferentes medios de comunicación se daba la hora oficial, se sentían excluidas.

Hoy ya a nadie nos parece extraño que siempre que se da la hora oficial en cualquier medio (sobre todo los audiovisuales), se recuerde también la hora canaria.

Sabemos también que tanto en la radio y, sobre todo en la televisión, el tiempo es algo precioso y muy preciado. Y también muy caro. Pero eso no fue un obstáculo para que en todas las radios y en todas las televisiones se destinara un pequeño tiempo extra cada vez que se recordaba la hora, para hacer saber que en Canarias es una hora menos.

Me parece estupendo este esfuerzo de los medios por recordarnos esa diferencia dentro del Estado español y que además el resto de la ciudadanía haya asumido este hecho diferencial con normalidad y sin conflictos de ninguna índole.

Ahora las personas que viven en Canarias supongo que se sentirán un poco más integradas que antes en el Estado español, a pesar de la distancia física que les separa de la península.

Esta reflexión sobre la hora canaria y su presencia en los medios es un buen ejemplo de superación de obstáculos a la hora de integrar las diferencias, y esta ha sido, como podemos comprobar, un éxito.

Pero yo quería utilizarla para sacar a la luz, una vez más, la poca voluntad que desde los diferentes estamentos implicados se hace para normalizar la lengua castellana y hacerla más inclusiva con respecto de las mujeres.

Seguimos haciendo un uso sexista del lenguaje de forma habitual sin que se haga ningún esfuerzo colectivo e importante para evitarlo.

Baste como muestra las definiciones que hace la Real Academia Española en su diccionario de las voces padre y madre. Es, sencillamente para echarse a llorar.

Y es este tipo de perpetuación de valores androcéntricos, que además se transmiten y perviven a través de los diccionarios, lo que realmente hace que la lucha para evitar este uso sexista de la lengua sea titánica.

Ya no me convencen los discursos de que no es correcto el uso de repeticiones del tipo "niños y niñas". Y no me convence puesto que habiendo como hay otro tipo de locuciones inclusivas, parece que exista un determinado interés es continuar utilizando los genéricos masculinos como identificativos de lo universal.

Y cuando al parecer existe ese interés en el uso del genérico masculino, hay detrás toda una serie de pensamientos androcéntricos y sexistas que lo que hacen es ayudar a pervivir a un sistema que oculta y por tanto no es justo ni igualitario con más del cincuenta y uno por ciento de la población: las mujeres.

Si con el tema de la hora canaria se hizo un esfuerzo para y por la normalidad, desde aquí exijo que se haga un esfuerzo similar para sacar a la luz y utilizar todos los vocablos inclusivos que tiene nuestra lengua.

Además también exijo que la Real Academia Española haga también el esfuerzo de eliminar del diccionario todas las connotaciones diferenciadoras y que puedan menospreciarnos a las mujeres.

Y un claro ejemplo son las voces madre y padre que otorga la capacidad de engendrar al padre mientras que las madres sólo parimos.

¡Por favor, señores académicos, un poco más de respeto hacia las mujeres!

Ontinyent 22 de abril de 2007.
Tere Mollá; tmolla@teremolla.net


07/TM/GG







Todos los materiales realizados por Cimacnoticias (Texto, audio, video y fotografía) son realizados sin fines de lucro, se permite su uso y reproducción siempre y cuando se cite la fuente. No se permiten modificaciones o cambios en los materiales.

Para mayor información escríbenos a: agencia.cimacnoticias@gmail.com