Hacia los no creyentes
Intolerancia
Por: Tere Mollá/ Ontinyent, Madrid
CIMAC | Por Tere Mollá/ Ontinyent, Madrid

México.- 17/10/2006
Los señores de faldas largas y negras nos siguen invadiendo los espacios públicos

No se conformaron con el espectáculo, para muchas personas bochornoso, que montaron con la grandilocuente visita del papa el pasado mes de julio a Valencia.

No se han conformado con los más de dos mil años de represión sobre quienes no pensamos como ellos.

Siguen con sus formas de siempre. Invadiendo los espacios privados y públicos sin el menor pudor por lo que puedan opinar quienes no piensan como ellos.

Me refiero al crucifijo que plantaron precisamente para la visita del Papa a Valencia. Era un símbolo temporal. Construido con materiales adecuados a su temporalidad. Pero ahora a los gobernantes conservadores tanto del Ayuntamiento, como del Gobierno Autónomo, les ha dado por pensar que quizás, protegiendo los materiales, esa gran cruz pudiera quedarse en su lugar por tiempo indefinido.

No han tenido en cuenta que en Valencia, la visita papal tuvo contestación a través del movimiento "jo no t’espere" (yo no te espero) y, que por lo tanto se sabía que había mucha gente descontenta con esa visita.

No contentos con eso y, por si fuera poco, han decidido, también, cambiar el nombre de puente sobre el que construyeron el enorme altar en el que el papa ofició la misa.

Ese puente, desde sus orígenes se llamó puente de Monteolivete y ahora quieren llamarlo puente de Benedicto XVI. A eso le llamo yo "aconfesionalidad" del estado. ¡Qué pena la enorme mentira!

Pero no se contentan con invadir los espacios públicos de las capitales, como Valencia. No. También lo hacen en las ciudades medias.

En Ontinyent (ciudad en la que nací y resido) ha habido un par de iglesias (las más modernas en el tiempo) en las que no había ni crucifijos, ni campana, ni imágenes exteriores que delataran la identidad del edificio, ni que le hicieran destacar de entre los demás que les rodean hasta hace unos años.

Han puesto grandes cruces en las fachadas y campanas en unos espacios que difícilmente se podrían llamar campanarios.

Todo eso, en la diócesis de Valencia, que si por algo se está caracterizando, es, precisamente por su intolerancia hacia los no creyentes. Por todos los impedimentos que nos pone a las personas que desearíamos apostar o que os excomulgaran y que se niegan a hacerlo.

Y, al mismo tiempo que invaden los espacios públicos, siguen invadiendo los privados. Nos imponen sus creencias, su credo y su estrecha forma de entender el mundo y la vida.

Cuando te quejas y les dices que no te gusta nada lo que están haciendo, porque te humillan, te ignoran en tu condición de mujer con plena ciudadanía, puesto que te impiden ejercer los mismos derechos y privilegios que ellos tienen, o por que no reconocen el amor si no es dentro del matrimonio heterosexual, salen a la calle a gritar consignas que parecen de otros momentos históricos que te llevan a pensar que el tiempo para ellos no ha pasado.

Pero las mujeres que somos conscientes de nuestra propia identidad como ciudadanas de pleno derecho y que cada día luchamos para que cada día seamos más iguales en esta sociedad todavía desigual, las personas homosexuales que creen en el amor dentro y fuera del matrimonio y en su plena igualdad de derechos frente al resto de la sociedad, y otros colectivos que habitualmente ellos, los hombres de faldas largas y negras, suelen castigar con sus doctrinas, también sabemos observar la realidad y denunciarla y pedir, entre otras cosas, que no se entregue dinero a esa iglesia que nos ignora y nos insulta y permite que en aras a, no se sabe muy bien, qué clase de privilegios, sigue invadiendo unos espacios públicos que no les pertenecen. Y así lo vamos a continuar haciendo.
tmolla@teremolla.net
*Periodista española
06/TM/LR







Todos los materiales realizados por Cimacnoticias (Texto, audio, video y fotografía) son realizados sin fines de lucro, se permite su uso y reproducción siempre y cuando se cite la fuente. No se permiten modificaciones o cambios en los materiales.

Para mayor información escríbenos a: agencia.cimacnoticias@gmail.com