Optimistas, ante un posible embate de la ultraderecha

Participación Política de las Mujeres
   Ni un paso atrás en materia de educación sexual
Optimistas, ante un posible embate de la ultraderecha
CIMAC | Soledad Jarquín Edgar


México.- 19/09/2006

México no puede dar un paso atrás en educación sexual sin dogmatismos ni intereses, sino de manera ética, pero sobre todo científicamente, propusieron especialistas en la materia, quienes afirman que el Estado debe garantizar el derecho a la educación laica.

Norma González Izaguirre, ahora ex presidenta de la Federación Mexicana de Educación Sexual y Sexología (Femess) rompe el protocolo y exige: "libro por libro, escuela por escuela", se refiere a los libros de Biología para primer año de secundaria que pretendieron boicotear grupos conservadores.

Al concluir el Sexto Congreso Nacional de Educación Sexual y Sexología y Quinto de la Femess, realizados en Guadalajara, apunta que en materia de educación sexual, México no puede dar "ni un paso atrás".

La sexóloga que concluyó su periodo como presidenta de Femess, se refiere a los retos políticos y sociales, donde será prioridad asegurar y proteger los derechos sexuales, evitar el oscurantismo y el retroceso, "no existe democracia si quienes nos gobiernan no son capaces de garantizar el Estado de Derecho y de laicidad", y exigió programas de educación de la sexualidad en todos los niveles e instituciones.

El ESTIGMA DEL PECADO

Esther Corona, decana de la sexología y pionera en el impulso de la educación sexual en México, sostiene que es difícil hablar de sexualidad por razones culturales, se ha visto a la sexualidad como una parte escindida del ser humano, "necesitamos quitarle el estigma del pecado".

En entrevista, Corona sostiene que la educación sexual hace mejores seres humanos y contribuye al desarrollo, pero advierte que este país debe también resolver las iniquidades y la pobreza, pues no sería ético y sí inmoral.

Luego de un homenaje que le rindieron aquí a Corona, indicó que es necesaria la participación de la sociedad mexicana en la defensa del estado laico, "todos tienen derecho a defender sus creencias personales, siempre y cuando no interfieran en las creencias de los demás".

Luego concreta que la vida debe estar orientada por la ética y la ciencia, "es decir por valores como responsabilidad, respeto; pero también por la veracidad de los resultados de las investigaciones".

Soy optimista –dice ante "un posible embate de la ultraderecha- pues habrá la posibilidad de la defensa de los derechos de las mujeres, los sexuales y reproductivos, y de la educación en la sexualidad, "no creo que las y los mexicanos nos permitamos dar pasos atrás".

ENTRE MITOS Y FALSEDADES

El nuevo presidente de la Femess, Luis Perelman, aseguró que la falta de educación sexual integral favorece los mitos, las falsedades, los contagios, el abuso y la violencia, "las tragedias y secretos gigantescos que la gente guarda y que los hacen sufrir".

Tras proponer la socialización de la información como una de las metas más trascendentes en el trabajo de Femess, Perelman manifestó que nada es más indispensable que hablar sobre los sentimientos sexuales y reconocer los riesgos, porque "la educación sexual no tiene nada que ver con los dogmatismos".

Sí en cambio, apunta el sexólogo, se trata de una formación basada en el humanismo y la ciencia, a la cual lamentablemente sólo el cinco por ciento de las y los mexicanos han tenido acceso, "el resto estamos educados en el machismo, la misoginia, la falocracia y la homofobia".

El ejemplo mayor lo tenemos en cuántas personas saben albures e injurias, tenemos maestría en chistes de Pepito y en usar la sexualidad como una forma de violencia.

EDUCACION CONTRA VIOLENCIA

El presidente de la Asociación Mundial para la Salud Sexual (WAS, por sus siglas en inglés), Eusebio Rubio, confirmó que el impacto de una no educación sexual repercute en la violencia, la muerte y la economía de los países, pero también en la vida de cada persona que es incapaz de sentir placer.

Destaca como "un peligro muy grande" el interés de grupos de echar atrás los logros en materia de educación en sexualidad, "estoy acusando a los grupos de derecha": la Unión de Padres de Familia y el Grupo A Favor de lo Mejor.

"No creo que estén actuando (los grupos conservadores) de mala fe, pero las consecuencias de su ignorancia y su miedo pueden ser muy costosas para el país, en el remoto caso de que tuvieran éxito", apunta el presidente de la WAS.

David Barrios Martínez, fundador de Caleidoscopio y ex presidente de Femess, coincide en ello y reitera que no es posible permitir la imposición de prejuicios en torno al cuerpo, al placer y el erotismo. "En el terreno de la sexualidad es muy importante invocar el humanismo y la ciencia".

Barrios asume que hay una vinculación real entre la no educación sexual y el ejercicio de la violencia. El machismo y la falocracia han sido determinantes en el entorno social para la agresión particular hacia las mujeres "desde piropos ofensivos en la calle, violaciones y crímenes de odio, como en el caso de los homicidios en Juárez".

Los especialistas –médicos, educadores, comunicadores y psicoterapeutas- señalan que la educación sexual es fundamental para la vida, lo contrario será seguir en la línea de los "tres peligros esenciales" de la no información: los contagios, los embarazos no deseados y la violencia sexual, dice Oscar Chávez Lanz, del Grupo Interdisciplinario de Sexología.

En ese sentido, Perelman reitera que las investigaciones científicas sobre la sexualidad han demostrado que no funcionan las propuestas ultraconservadoras, "pese a todo el dinero que le echan encima a la abstinencia".

O, como señaló Jorge Saavedra, titular de Censada, si las y los jóvenes tuvieran educación sexual en México no se infectarían de VIH-Sida entre cuatro y cinco mil personas cada año.
06/SJ/LR