Participación Política de las Mujeres
   Disidentes también alzan la voz
Avanza el poder de las mujeres en EU
CIMAC | México DF.- 08/01/2007 La imagen de la representante demócrata por California Nancy Pelosi recorrió el mundo esta semana. En sus manos, el martillo de mando de la Cámara de Representantes de Estados Unidos. Y una sola palabra: poder.

Algunos analistas políticos dicen que la millonaria californiana se convirtió en la mujer más poderosa del país al ser confirmada por 233 votos a favor y 202 en contra como la nueva speaker de la Cámara, dice un informe especial de Prensa Latina, Mujeres del Tercer Milenio.

Su ascenso marcó un hito en la historia política del país. La legisladora por el Distrito 8 de California es la primera mujer presidenta de la Cámara de Representantes de la nación, donde traza la agenda política que se discutirá en ese hemiciclo.

LA HISTORIA DEL ASCENSO

La lucha de la mujer estadounidense se remonta a dos siglos atrás. En 1848, en Séneca Falls, New York, lugar en que se realizó la primera convención de los derechos de la mujer, figuras como Elizabeth Stanton y Lucretia Mott iniciaron la lucha por la reivindicación de sus derechos políticos.

Tras décadas de lucha, el primer éxito electoral de las mujeres estadounidenses ocurrió en 1887, cuando Susanna Salter fue electa alcalde de Argonia, Kansas. En 1894 Colorado se convirtió en el primer estado norteamericano en elegir tres representantes a la Cámara estatal.

Fue en 1917 cuando Jeannette Rankin, republicana de Montana, se convirtió en la primera mujer en ser elegida como miembro de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos.

El año 1920 dejó su marca cuando se ratificó la Decimonovena Enmienda a la Constitución de Estados Unidos, que establece el derecho de las mujeres al voto.

La lucha prosiguió y, en 1922, fue electa senadora Rebecca Felton, representante demócrata de Georgia.

Mientras, la primera mujer en ocupar un gobierno estatal fue Nelly Ross, de Wyoming.

En 1933 el presidente Franklin Delano Roosevelt llevó a una mujer a su gabinete: Francis Perkins se convirtió en secretaria de Trabajo.

Roosevelt también nombró a Ruth Bryan Owen como la primera mujer en ocupar un cargo diplomático, al designarla embajadora ante el gobierno de Dinamarca.

En 1965, una mujer miembro de una minoría, Patsy Takemoto Mink, demócrata de Hawaii, ocupó un asiento de la Cámara de Representantes.

Le siguió Shirley Chisholm, la primera afroamericana en servir en el Congreso, así como Patricia Roberts Harris, primera mujer de esa comunidad étnica en trabajar como miembro del gabinete, bajo el presidente James Carter.

El avance de las integrantes del sexo femenino siguió y, en 1981, la abogada Sandra Day O?Connor fue elegida como la primera mujer en entrar como juez de la Suprema Corte de Justicia del país.

En 1984, el candidato demócrata a la presidencia, Walter Mondale, eligió a Geraldine A. Ferraro como su compañera de fórmula en la carrera electoral hacia la Casa Blanca.

La primera afroamericana en llegar al Senado de los Estados Unidos fue la demócrata Carol Moseley Braun.

Entre otras mujeres que desempeñaron responsabilidades importantes en órganos de poder está Janet Reno, quien bajo la presidencia de William Clinton se ocupó de la secretaría de Justicia desde 1993 hasta 2001.

Madeleine K. Albright fue la primera en dirigir la diplomacia estadounidense bajo el gobierno de Clinton, en 1997.

El presidente George W. Bush nombró a la primera mujer afroamericana como consejera nacional de Seguridad y luego secretaria de Estado, Condoleezza Rice.
Otras mujeres ocupan plazas en ambas cámaras del Congreso estadounidense. La elección de Pelosi abre una interrogante sobre el próximo paso de las mujeres por lograr su igualdad de derechos en un país donde aún aflora la discriminación por el sexo.

Ganan menos, son menospreciadas para cargos electivos y de gerencia, pese a su probada capacidad, en ocasiones superior a los candidatos del sexo masculino.

Desde hace varios meses se comenta la posibilidad de que una mujer se postule y gane la presidencia de Estados Unidos. Es algo probable, como lo es también que las propias mujeres se junten en apoyo a una candidata.

CLINTON, RICE Y LAS ESPECULACIONES

La senadora Clinton debe confirmar este mes su intención de presentarse en las elecciones primarias del Partido Demócrata para tratar de obtener la nominación de esa agrupación y enfrentar al candidato republicano en noviembre de 2008.

Como presidenta de la Cámara Baja, Pelosi ocupa el tercer puesto político más importante del país, después del presidente y el vicepresidente. En caso de la muerte de ambos, ella asumiría la presidencia por línea de sucesión.

Pelosi, de 66 años, buscó presentarse ante el país no sólo como la liberal de San Francisco censurada por los republicanos, sino también como una católica ítalo-estadounidense, madre de cinco hijos y oriunda de Baltimore, donde su padre fue alcalde.

Este es un momento histórico para el Congreso y para las mujeres de este país, afirmó Pelosi. Es un momento que hemos esperado más de 200 años.

EL PODER DESDE ABAJO

Mientras, fuera de la opulencia del ambiente político en el Congreso, Sunsara Taylor, del grupo The World Can?t Wait, protestaba junto miles de personas. Hemos salido a las calles porque queremos que el Congreso escuche al pueblo, que pidió un nuevo rumbo para el país.

Otras luchadoras como Cindy Sheeham, quien perdió un hijo en la agresión contra Iraq, ordenada por Bush, son una cara diferente de la mujer estadounidense. Representan a los desposeídos y marginados del poder.

El camino es largo, hay diferencias sociales, étnicas, económicas y políticas pero las mujeres norteamericanas avanzan. Tal vez algún día, además de madres, esposas y trabajadoras, abran la puerta de la Casa Blanca para dar un poco de amor y cordura a su país y al mundo, concluye el informe especial Prensa Latina, Mujeres del Tercer Milenio.

07/GT/GG/CV







Todos los materiales realizados por Cimacnoticias (Texto, audio, video y fotografía) son realizados sin fines de lucro, se permite su uso y reproducción siempre y cuando se cite la fuente. No se permiten modificaciones o cambios en los materiales.

Para mayor información escríbenos a: agencia.cimacnoticias@gmail.com