Migración
   Por endurecimiento fronterizo
Se dificulta el retorno de migrantes a México: expertos
Por: Leticia Puente Beresford/corresponsal
CIMAC | Nueva York.- 11/01/2007 El endurecimiento fronterizo rompió el círculo migratorio mexicano. Antes del fatídico "September 11", el viaje de mujeres y hombres que migraban a este país era con "boleto de ida y vuelta". Ahora, prolongan su estadía, consideran estudiosos del tema.

Sin embargo, en algún momento de sus vidas retornan a México debido a los intensos lazos familiares, por sus propiedades o por motivos de inversión, o simplemente porque llega el momento en que se preguntan ¿qué estoy haciendo aquí? En suma, porque reconocen que la calidad de vida es mayor en sus lugares de origen.

El director del Proyecto Mexicano de Migración de la Universidad de Guadalajara, Jorge Durán, explica que la migración mexicana siempre se había concebido de ida y vuelta.

Ahora ya no es tan fácil ir y venir. Y, aunque no se cuenta con estadísticas totales sobre los trabajadores que regresan a México, precisa que ahora los que deciden ingresar a Estados Unidos lo hacen sin pensar en un retorno inmediato.

En eso coincide la Oficina de Investigación de Población de Princenton, cuyos expertos consideran que antes era "migración de trabajadores, no se trataba de inmigrantes", que se ubicaban en trabajos temporales y o simplemente por espacios cortos en los Estados Unidos.

Los investigadores apuntan que son múltiples los factores que intervienen en la decisión de la inmigración indocumentada para quedarse en esta nación. Entre estas razones está la posibilidad que existe para trabajar fuera del sector agrícola, con lo cual tienen más estabilidad laboral, pues su empleo no depende de las temporadas altas y bajas propias del campo.

Otro motivo por el cual se establecen definitivamente en este país es que encuentran trabajo y habitación en el sureste, lejos de la frontera, lo que hace que el regreso a sus hogares sea mas costoso, se prolongue más su estancia y consideren menos conveniente su retorno.

También el incremento de la vigilancia en la frontera, que hace más difícil el cruce, constituye un poderoso motivo para no retornar a su lugar de origen. Aunque la vigilancia aumentó desde 1980, con los sucesos del 11 de septiembre ésta se recrudeció.

El regreso de los y las inmigrantes a México ha caído drásticamente, indica Duglas Massey, sociólogo y director del Proyecto Migración Mexicana de Princeton.

Y por su parte Demetrios Papademetriou, presidente del Instituto Político de Migración de Washington, afirma que el primer efecto del endurecimiento de la frontera es la principal causa de que las y los mexicanos decidan quedarse en los Estados Unidos.

NÚMEROS Y RAZONES

En 2005, 242 mil mexicanas y mexicanos dijeron haber vivido en los Estados Unidos y regresaron a México del 2000 al 2005, según el Censo de Población y Vivienda, elaborado en México por el Consejo Nacional de Población (CONAPO).

El porcentaje de inmigrantes indocumentados que retornaron al país fue del 47 por ciento durante 1979 a 1984, y cayó al 27 por ciento durante los años 1997 al 2003, dijo Massey.

Incluso, los jornaleros jóvenes han extendido su estancia en Norteamérica: de cinco meses y medio en los años 90 a 12 meses en este momento.

Las y los inmigrantes deciden regresar a México por razón de los lazos familiares, sus propiedades o negocios, principalmente los hombres de edad avanzada o con educación menor.

Diversos testimonios evidencian que el retorno a México es con el fin de reunirse con sus familias, para invertir sus ahorros y poner negocios o simplemente porque ya no quieren vivir en los Estados Unidos, informó Rodolfo Tuirán Gutiérrez, demógrafo y sociólogo, quien dirigió en México el CONAPO.

El regreso siempre es más fácil, explicó Tuirán, porque no tienen que enfrentar vallas, fácilmente vuelan, manejan o caminan por la frontera. Ya en México asumen las consecuencias del retorno, como algunos problemas con migración o la falta de seguro social.

Los estudiosos indican que en la decisión de volver a México no tiene que ver tanto con lo material, sino con los costos que significa vivir en un país extranjero. Ganar ocho dólares por hora no compensa la discriminación que tienen que confrontar a diario o el estrés por hablar una lengua ajena o por no saber hablarla, comenta Jorge.

El momento llega cuando ellos y ellas se preguntan:
"¿Qué estoy haciendo aquí?". Reflexionan sobre su calidad de vida y se responden: "Estoy mejor en mi país que en los Estados Unidos".

Sin embargo, el círculo se rompió. Ahora solo ingresan a los Estados Unidos como dicen "con el boleto de ida". El de regreso, por el endurecimiento de la frontera, quién sabe cuándo?
07/LPB/GG







Todos los materiales realizados por Cimacnoticias (Texto, audio, video y fotografía) son realizados sin fines de lucro, se permite su uso y reproducción siempre y cuando se cite la fuente. No se permiten modificaciones o cambios en los materiales.

Para mayor información escríbenos a: agencia.cimacnoticias@gmail.com