Participación Política de las Mujeres
   Barack Obama, su primer escollo
Hillary motivaría más el voto "que el diablo en persona"
CIMAC | Nueva York, EU.- 02/02/2007 La senadora estadounidense por Nueva York, Hillary Clinton, oficializó su candidatura a la presidencia de Estados Unidos el sábado 20 de enero, algo esperado por sus compatriotas pero que fue acogido con un gran revuelo.

La ex primera dama, de 59 años, dejó claras sus ambiciones políticas de ganar la nominación en el campo demócrata y doblegar al candidato republicano en los comicios de noviembre de 2008, informó Prensa Latina, en su especial Mujeres del Tercer Milenio.

De la misma manera señala que los propios republicanos, al valorar la situación, plantean que Hillary será una candidata colosal, que polarizará el voto en el país y favorecerá que más republicanos desencantados con el gobierno del presidente George W. Bush acudan a votar.

Al respecto, el predicador conservador Jerry Falwell aseguró: Nada podría motivar más a mis seguidores que la candidatura de Hillary Clinton. Ni siquiera si se presentara el diablo en persona.

Recientemente el vicepresidente Richard Cheney, considerado la eminencia gris del gobierno de Bush, se retractó de algunos elogios anteriores a la senadora neoyorquina, a quien había calificado, apenas en octubre pasado, como "formidable candidata"

No creo que ella pueda ser una buena líder, aseguró el político a la cadena de televisión CNN. No estoy de acuerdo con su filosofía y su punto de vista político, dijo hace unos días el político.

Las palabras de Cheney confirman la idea de que esta mujer, con amplia experiencia en las interioridades políticas de Washington, infunde temor a la desprestigiada y corrupta banda republicana.

Al respecto, analistas internacionales consideran que a Hillary el camino no le será nada fácil ya que el primer escollo lo tendrá en su propio partido, considerando a Barack Obama, un joven, carismático e intelectual, senador negro por Illinois, la primera piedra en el camino de la primera mujer que aspira a convertirse en comandante en Jefe del país.

Sin embargo la abogada estadounidense cuenta con un consejero ideal en su empeño, el propio ex presidente William Clinton, todo un especialista en la ambivalencia política.

Según los expertos, como otros candidatos que se lanzaron al ruedo, la Clinton tiene sus puntos débiles, fundamentalmente por su condición de mujer, ya que Estados Unidos aún no está preparado para tener una mujer o un negro o un latino al frente de los destinos del país.

Sin embargo, sondeos de opinión contradicen estos puntos de vista e incluso aportan elementos que plantean que cerca de un 70 por ciento de las personas consultadas estarían dispuestas a votar por una mujer si la oportunidad lo requiere.

Hillary es una mujer tan idolatrada por unos como odiada por otros. Pese al escándalo de Mónica Lewinsky, la administración del presidente Clinton dejó un mensaje de seguridad económica en las y los estadounidenses, algo que puede pesar en los votantes.

Por el contrario, bajo los republicanos, el país enfrentó una seria crisis y Bush es catalogado por sus propios correligionarios como el gran gastador que llevó las cuentas al rojo.

El tema iraquí pudiera crearle problemas a la candidata pero, ¿cuantos estadounidenses no dieron entonces su apoyo a Bush, engañados por las mentiras usadas por la Casa Blanca para justificar la guerra?

Ahora la senadora, al igual que la mayoría de sus compatriotas engañados por el gobierno, se opone al aumento de las tropas y a la política oficial contra Iraq.

LOS PASOS DE HILLARY

El primer paso de la Clinton hacia la Casa Blanca fue abrumar a John Spencer, su rival republicano, el 7 de noviembre, cuando renovó su escaño al Senado, oportunidad en la que casi dobló en votos a su oponente.

Pero, la ex primera dama también inició un movimiento hacia el centro político, tratando de buscar el apoyo de las y los votantes independientes, que en los últimos comicios tuvieron un peso decisivo en las urnas.

El feminismo de Rodham Clinton, que fue muy pronunciado durante su vida de estudiante y unos años después de su graduación de la Universidad de Georgetown, se fue desvaneciendo en el aire como parte de su acomodo político.

Cuando aceptó ser la líder programática del Consejo de Liderazgo Democrático (Democratic Leadership Council), facción moderada de su partido, marcó el rumbo para su campaña presidencial para el año 2008.

A escasos dos años de los comicios de 2008, no son pocos quienes en las filas republicanas, y también demócratas, dicen: Paren a Hillary, algo sintomático sobre la fuerza de su candidatura, concluye Prensa Latina, en su especial Mujeres del Tercer Milenio.
07/GG










Todos los materiales realizados por Cimacnoticias (Texto, audio, video y fotografía) son realizados sin fines de lucro, se permite su uso y reproducción siempre y cuando se cite la fuente. No se permiten modificaciones o cambios en los materiales.

Para mayor información escríbenos a: agencia.cimacnoticias@gmail.com