Migración
   Inclusión total, no criminalización
Necesario, abrir camino a la legalización: NYT
Por: Leticia Puente Beresford/corresponsal
CIMAC | Nueva York.- 19/02/2007 Tras una serie de informaciones relacionadas con el endurecimiento del sistema migratorio estadounidense en lo que va del año, finalmente el periódico New York Times urge en su editorial de ayer domingo a la Casa Blanca y al Congreso a "abrir el camino" a la legalización de las y los aproximadamente 12 millones de inmigrantes indocumentados.

El rotativo indica que "el año nuevo dio inicio con un renovado optimismo ante la posibilidad de una sensible reforma migratoria en Washington", dando pie a "la esperanza que está justificada, pero el tiempo es corto y el cambio real requerirá todavía de firmeza y valentía".

"La ciudadanía debe ser la clave", subraya el New York Times en su editorial titulado ?Somos Estados Unidos".

La idea de un camino ganado a la ciudadanía para las y los inmigrantes indocumentados no fue mencionada por el presidente George W. Bush en su sexto informe sobre el estado de la Unión, aunque ha continuado diciendo sus acostumbradas palabras favorables por una reforma.

El rotativo hizo énfasis en que el nuevo Congreso demócrata y los republicanos moderados "no deben temer hacer frente a los demagogos anti amnistía" y subrayó que, al contrario, "deben llevar" al presidente Bush "a una solución".

El New York Times lamentó también que el debate de la reforma migratoria haya perdido su balance y dejado de lado los derechos humanos de las y los inmigrantes y, por el contrario, se haya enfocado en la aplicación de duras medidas contra personas que son parte del "disfuncional sistema de inmigración".

En diciembre de 2005, la Cámara de Representantes aprobó una reforma que, entre otras medidas, criminalizaba la estadía ilegal, aceleraba las deportaciones, aumentaba el presupuesto y el personal de la Patrulla Fronteriza y autorizaba construir un muro en la frontera con México.

En mayo de 2006 el Senado aprobó un plan amplio que mantuvo la seguridad en la frontera, desechó la criminalización e incluyó un camino a la residencia y luego a la ciudadanía para la mayoría de los 12 millones de las y los indocumentados.

Ambos planes debían ser compaginados por el Comité de Conferencia, pero el 3 de septiembre el liderazgo republicano congeló el debate, aduciendo que el plan de la Cámara Alta no era congruente con las políticas de seguridad nacional.

Un mes más tarde el Congreso aprobó la denominada ley muro.

Ambas decisiones -cancelación del debate y la nueva ley de seguridad en la frontera- hicieron que los republicanos perdieran el liderazgo de ambas cámaras del Congreso en las elecciones de medio tiempo del 7 de noviembre.

"Mucho ha cambiado" desde las históricas marchas del año pasado de millones de personas por una legalización (amplia y justa) y contra medidas punitivas contra indocumentados, señaló el Times.

Denunció que el gobierno de Washington "a todos los niveles está trabajando para mantener a inmigrantes no deseados en su lugar: en el otro lado de la frontera, en detención o en el temor, desplazándose silenciosamente en la economía subterránea sin recursos de las leyes ni protecciones que esperan los nacidos en el país".

El editorial citó como ejemplo que Bush pidió en su nuevo presupuesto 3 mil agentes adicionales para la Patrulla Fronteriza y 3 mil millones adicionales para construir el muro de 700 millas (1126 kilómetros) en la frontera con México.

A esta petición presupuestaria de la Casa Blanca se suman miles de millones de dólares para militarizar la frontera desde la década de 1990, indicó.

El New York Times mencionó otras medidas duras como las redadas masivas en centros de trabajo, llevadas a cabo por el departamento de Seguridad Nacional (DHS) y en la que participan agencias estatales de seguridad.

Además recordó la presentación de legislaciones anti inmigrantes a nivel local y estatal, y la detención de inmigrantes sin derecho a fianza, así como la negación de su acceso a abogados, la deportación sin apelación y el castigo por infracciones menores.

El rotativo advirtió que el Departamento de Justicia quiere expandir su colección rutinaria de ADN para incluir a las y los indocumentados detenidos, creando una amplia base de datos que arrastrará a personas inocentes, las cuales serían tratadas como sospechosos criminales.

El periódico criticó que la burocracia federal, conocida por sus retrasos y mal servicio a inmigrantes, quiere incrementar sustancialmente el precio de la solicitud para la ciudadanía, lo cual consideró como "una afrenta para nuestros valores nacionales" por su alto costo.

El periódico alertó, por otro lado, sobre un incremento en la actividad del grupo racista Ku Klux Klan, enfocada principalmente en el odio contra inmigrantes, según lo documentó en un informe la Liga contra la Difamación.

"La aplicación de las leyes no se puede ignorar. Castiguen a los inmigrantes que ingresan ilegalmente, háganles pagar impuestos y multas, restrinjan su habilidad de trabajar con documentos fraudulentos y falsificados. Pero abran un camino hacia su inclusión total en la vida de este país", urgió el New York
Times.

Manifestó que la alternativa a una ciudadanía ganada, que sería la explotación o el hostigamiento, "repetiría solamente la forma en que este país se ha avergonzado a sí mismo en innumerables puntos de su historia".

07/LPB/GG/CV







Todos los materiales realizados por Cimacnoticias (Texto, audio, video y fotografía) son realizados sin fines de lucro, se permite su uso y reproducción siempre y cuando se cite la fuente. No se permiten modificaciones o cambios en los materiales.

Para mayor información escríbenos a: agencia.cimacnoticias@gmail.com