Yucatán: 2 mujeres compiten este domingo por la gubernatura

Participación Política de las Mujeres
   Aportación a la equidad, dice Sauri Riancho
Yucatán: 2 mujeres compiten este domingo por la gubernatura
Por: Redaccion
CIMAC | México DF.- 17/05/2007

Dos mujeres contenderán el próximo domingo 20 de mayo en las elecciones por la gubernatura de Yucatán: Ivonne Ortega Pacheco, del Partido Revolucionario Institucional (PRI) y Ana Rosa Payán, del Partido del Trabajo (PT) y Convergencia.


Esta jornada electoral ?primera de 14 que se llevarán a cabo este año en el país- estuvo precedida por una intensa movilización política, no exenta de tropiezos, ataques y amarres, pero que dio como resultado la postulación de dos mujeres, de 5 candidatos, lo que no implica necesariamente la equidad, aunque sí una buena aportación a ésta.


Dulce María Sauri Riancho, primera mujer en ocupar la gubernatura en Yucatán, en 1991, señala al respecto:


"En estas campañas, el enfoque de género no se ha visto con claridad, ni entre las candidatas, ni entre los candidatos. Entendiendo el enfoque de género no al hecho de hablar de las mujeres, sino buscando entender las diferencias y dando señales claras de que habrá un diseño en las políticas públicas que se traduzca en acciones para combatirlas en el caso de que representen desventajas o discriminación".


Sauri Riancho sabe de lo que habla, pues durante el tiempo que ocupó el gobierno de Yucatán, cubriendo un interinato durante la licencia del gobernador Víctor Manzanilla Schaffer, supo las dificultades de enfrentar un cargo político en un contexto a veces adverso:


"Ser la primera mujer que asumiera el gobierno en Yucatán y la segunda en el país tiene su costo, probablemente la sociedad y medios de comunicación no estaban preparados para este hecho"


Para Sauri, quien dice conocer al PRI "con todos sus vicios pero también con todos sus grandes valores y oportunidades de cambio", existen diferencias entre el gobierno ejercido por una mujer o por un hombre.


"En primer termino, la visión. En segundo, la experiencia, donde la cuestión de género sí se aplica. Y, la tercera es tener ciertos valores, producto de nuestra formación cultural, que hacen que las mujeres seamos más conciliadoras en la solución de los conflictos".


"En el caso de las mujeres que participamos en política, hay mucho interés en saber qué pasa en la esfera familiar, en el caso de los hombres eso prácticamente no se toma en cuenta. Aplicando el enfoque de género en este aspecto, si hay diferencias, que en algunos casos abiertamente son desventajas para las mujeres.


"Se busca inmediatamente al referente masculino, buscando quién es el hombre, ya sea padre, esposo, amante o hijo, que nos está diciendo qué hacer, porque no hay la aceptación de que como mujeres tomamos nuestras propias decisiones, es una cuestión cultural que nos afecta y la lucha aún es cerrada contra este prejuicio".


Y concluye, "me parece muy positivo para la sociedad yucateca que haya dos mujeres, de cinco contendientes a la gubernatura, y dos mujeres con alta visibilidad".


"De entrada esa es una aportación importante, más allá del resultado que traiga el 20 de mayo, el hecho de que muchas niñas, jóvenes, mujeres vean a dos mujeres contendiendo por la gubernatura es una aportación, indudablemente de trascendencia. No hay nada mejor que el ejemplo. Las nuevas generaciones siempre dirán: Si ella puede, ¿por qué yo no?".



PRUEBA DE GOBERNABILIDAD


Algunos analistas consideran esta elección como la prueba de fuego para el gobierno federal y Felipe Calderón.


Para Carlos Casillas, analista político de la Universidad Iberoamericana, de la Ciudad de México, en esta elección el gobierno federal está obligado a acreditar los comicios en su sexenio y mantenerlos en un margen de transparencia, legalidad y certidumbre.


"Si no sucede lo anterior será un mal precedente del que difícilmente se recuperaría el gobierno de Calderón, pues otra causa que reviste de importancia el proceso electoral en Yucatán es que será el principio de "un banquete" de 14 elecciones en el país y la prueba de fuego para el primer mandatario, por ser la elección fundamental para el resto de su sexenio", señala Casillas en un comunicado de prensa.


En su opinión, Yucatán significará también una prueba de gobernabilidad para Calderón, sobre todo al considerar que se ha venido construyendo un compromiso de trabajo entre el PRI y el gobierno federal, fundado en la responsabilidad que a cada uno le corresponde, compromisos que por ejemplo permitieron sacar adelante la reforma a la Ley de ISSSTE, indicó.


Ya que el Revolucionario Institucional tiene la esperanza de ganar la gubernatura con su candidata Ivonne Ortega, si no lo consiguiera por injerencia de funcionarios federales o locales, como el gobernador Patricio Patrón Laviada, quien "ha encabezado esta cruzada de los panistas para tratar de mantenerse en el poder", será difícil que los priistas colaboren en el futuro con Calderón.


Para Casillas, a partir de los comicios en Yucatán podría sentarse el precedente de que el PRI coopere con el gobierno federal para que tenga un margen de maniobra amplio que permita cuidar la estabilidad del país y la gobernabilidad, pero si no se le responde al tricolor en los mismos términos no habrá manera de que la colaboración se dé.


Las elecciones yucatecas servirán también para saber si después del largo conflicto postelectoral del 2 de julio del año pasado los procesos subsecuentes pueden seguir la vía institucional, sin protestas en las calles, sino con los actores ceñidos a las decisiones de la autoridad en todas sus instancias y sin que el conflicto rebase los límites de las propias instituciones, algo importante para la relación entre partidos y la estabilidad del sistema electoral, concluye.


* Con información de Socorro Chablé, colaboradora de Por Esto!, en Mérida. Integrante de la Red Internacional de Periodistas con Visión de Género y corresponsal de Cimacnoticias en Yucatán.


07/SCH/GG