Migración
   Y están expuestas a ITS
Depresión y ansiedad sufren esposas de migrantes
Por: Lourdes Godínez Leal
CIMAC | México.- 29/06/2007 Las y los migrantes mexicanos son considerados como transmisores potenciales de la tuberculosis, en tanto que un tercio de los casos de VIH/SIDA en México se concentran en los estados emisores de migrantes, según ha reportado el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, en su informe sobre Desarrollo Humano México 2006-2007.

El PNUD menciona que no existen suficientes estudios sobre la relación sobre migración y salud, pero los que existen son suficientes para determinar que los migrantes representan una población vulnerable principalmente a los procesos infecciosos, por las condiciones en que se da su traslado.

Principalmente, destaca el PNUD, se deben considerar para el estudio de la salud de los migrantes tres factores: origen, traslado y destino. Y señala como fundamental conocer los factores de riesgo a los que están expuestos los migrantes, ya que cada uno implica diferentes demandas para el sector salud.

El Consejo Nacional de Población (Conapo) estima que actualmente hay alrededor de 2 millones de migrantes mexicanos en Estados Unidos, de los cuales, el 45 por ciento son mujeres.

Proceden de casi todas las entidades del país, pues de de los 2 mil 443 municipios registrados en la República Mexicana en el censo del 2000, sólo 93 no tenían migrantes.

Las familias sufren importantes cambios con la migración de alguno de los familiares, específicamente del jefe de familia, lo que provoca transformaciones en la dinámica familiar al quedar encabezado por la mujer, quien ante la ausencia masculina y su participación en diferentes actividades económicas, sociales y culturales, puede empoderarse.

Estudios recientes señalan que las mujeres han reportado sentirse solas y desprotegidas y tienen que reorganizar la vida con las y los hijos. Niveles altos de tensión nerviosa son los síntomas más comunes asociados a la incertidumbre de no saber en qué condiciones se encuentra la pareja que migra.

Depresión, ansiedad y somatización asociados con sentimientos de soledad, son otras consecuencias en la salud de las mujeres de parejas migrantes.

Si bien las mujeres reconocen que el hecho de que su pareja migre a otro país mejora su calidad de vida, existen otras más que a consecuencia de ello han tenido que trabajar muchas veces a cambio de bajos salarios y en actividades que conllevan riesgos para su salud.

ENFERMEDADES INFECCIOSAS

El PNUD ha señalado que las enfermedades más frecuentes en las comunidades rurales que estudió son la tuberculosis, las infecciones de transmisión sexual y el VIH/SIDA.

El organismo ha enfatizado que la tuberculosis es un problema de gran importancia, ya que podría ser una enfermedad que está siendo exportada a las comunidades receptoras por medio de la migración, siendo los más afectados los jornaleros agrícolas migrantes y los grupos pobres donde la desnutrición, hacinamiento, condiciones insalubres y la falta de acceso a los servicios de salud son una constante.

"Según diversas investigaciones, los migrantes mexicanos podrían ser considerados transmisores potenciales de la tuberculosis".

El informe del PNUD observa que un tercio de los casos de VIH/SIDA en México se concentran en los estados emisores de migrantes destacando que los hombres que migran tienen más conductas de riesgo que los que no lo hacen, por su comportamiento sexual y por el consumo de sustancias, lo que contribuye a aumentar la probabilidad de que contraigan VIH/SIDA y otras infecciones de transmisión sexual.

En tanto, en el caso de las mujeres, la falta de información sobre la enfermedad, los roles tradicionales de género y la falta de poder en la negociación sexual con la pareja ponen en riesgo a las esposas de los migrantes que viven en las zonas rurales del país.

Diversos estudios han manifestado que las mujeres mexicanas que migran a Estados Unidos tienen mejores resultados en términos de salud reproductiva que las mujeres blancas no hispanas e incluso que las mexicanas nacidas en ese país, lo que puede explicarse, porque las mexicanas con problemas de salud prefieren regresar a México o porque las mujeres más sanas son las que emigran.

No obstante, la Universidad de California y el Conapo refieren que las migrantes con menos de diez años en Estados Unidos se practican con mucha menor frecuencia mamografías y Papanicolaou (citología de cuello uterino).

07LGL/GG







Todos los materiales realizados por Cimacnoticias (Texto, audio, video y fotografía) son realizados sin fines de lucro, se permite su uso y reproducción siempre y cuando se cite la fuente. No se permiten modificaciones o cambios en los materiales.

Para mayor información escríbenos a: agencia.cimacnoticias@gmail.com