Migración
   Aumenta migración de mujeres casadas
Laguna Grande y San Lucas: de las que migran pocas regresan
Por: Alejandra Landón
CIMAC | México DF.- 29/06/2007 El estado de Zacatecas pertenece a la región histórica de la migración internacional, que a lo largo de 100 años ha reportado migrantes a Estados Unidos de manera permanente, y con el mayor índice de personas documentadas a nivel nacional.

Dentro de este estado existen dos comunidades, Laguna Grande y San Lucas, que se encuentran en situaciones diferentes en cuanto a la migración.

Laguna Grande es una localidad perteneciente al municipio de Monte Escobedo, que ocupa el lugar 21 de marginación a nivel estatal y cuya economía gira en torno al comercio, la agricultura y la ganadería, así como la producción de queso que realizan únicamente las mujeres.

Laguna Grande se caracteriza por tener la migración internacional más antigua dentro del estado y actualmente ocupa el lugar 18 respecto a los altos índices de intensidad migratoria, según el Consejo Nacional de Población (Conapo).

Datos de una investigación realizada por Mireya Torres Ramírez, dentro de la publicación "Ilusiones, Sacrificios y Resultados. El escenario real de las remesas de emigrantes a Estados Unidos", arrojan que en 1920 fue el año en el que se realizó la primera salida de personas emigrantes a Estados Unidos. Actualmente, del total de las mujeres que emigran, las casadas son las que predominan en el flujo migratorio.

El trabajo doméstico es, por mucho, predominante femenino. Las mujeres cargan con el 96 por ciento de las actividades domésticas dentro de los hogares donde se reciben remesas.

La actividad donde más colaboran los hombres es la de hacer las compras, el mandado. Mientras las mujeres ordeñan vacas, preparan queso, van por leña, trabajan en el campo y cuidan animales de traspatio, hacen además el quehacer, la comida y cuidan a las y los hijos.

La agricultura es la única actividad extradoméstica donde no participan las mujeres, auque sí se contratan mujeres huicholas en compañía de sus parejas para laborar dentro de las cosechas de Laguna Grande.

En cuanto al tipo de vivienda dentro de esta comunidad, la investigación informó que el 55 por ciento de los hogares evaluados tienen paredes de ladrillo y techo de cemento, de los cuales, en el 39.2 por ciento se adquirieron o se construyeron las viviendas con el dinero de las remesas.

Todas las casas cuentan con energía eléctrica, agua y drenaje, estufas de gas, la mayoría tiene refrigerador y lavadora, el 70 por ciento de estos hogares cuentan con teléfono.

SAN LUCAS

La otra comunidad estudiada fue San Lucas, que pertenece al municipio de Francisco Murguía y es parte de la región productora de granos básicos como el frijol, la principal actividad económica, aunque también es de suma importancia la ganadería.

En San Lucas, la migración inició con el Programa Bracero de 1942-1964, donde los contratos eran temporales y se dedicaban a trabajos agrícolas.

Respecto a la migración femenina, el flujo de mujeres migrantes solteras era mayor hasta el año 2000, ya que a partir de éste, cinco de seis mujeres que migran están casadas.

El trabajo comunitario dentro de esta localidad está regido principalmente por las mujeres, al igual que en Laguna Grande: limpiar calles, basureros, acarrear tierra para un jardín en construcción, son las actividades que realizan y que implican un mayor esfuerzo físico.

En esta población, el número de casas de nivel medio es igual a las de un nivel más modesto; solo el 15 por ciento de los hogares receptores de remesas ha utilizado estos recursos en la construcción de la vivienda. Todas las viviendas cuentan con energía eléctrica, pero carecen de drenaje, el 86 por ciento cuenta con refrigerador y el 71.4 por ciento con lavadora, y sólo el 7 por ciento cuenta con teléfono.

Un dato en común de las dos comunidades es que la mayoría de las mujeres migrantes que se van, no regresan. El 78.6 por ciento de las mujeres de San Lucas, y el 76.1 por ciento de las mujeres en Laguna Grande lo confirmaron. El rango de edades de mujeres emigrantes de las dos comunidades oscila entre los 27.3 años en Laguna Grande, mientras que en San Lucas, las mujeres tienden a los 40 años.

El 73 por ciento de las mujeres migrantes de San Lucas trabajaron en su momento de llegada en una actividad remunerada, y el 45 por ciento de éstas conserva en la actualidad este trabajo. Lo que arroja que estas mujeres se casan y salen del mercado laboral únicamente para dedicarse a las labores domésticas y al cuidado de los niños.

Situación contraria ocurre con las migrantes de Laguna Grande, donde se dio un aumento de participación extradoméstico de las mujeres del primero al último viaje que pasó de 57.6 a 60.6 por ciento.

REMESAS

Los recursos enviados por las y los migrantes internacionales a sus familias de origen en México se ubican entre la segunda y tercera fuente de divisas para el país. México es el segundo país en el mundo, después de India, en cuanto al monto de remesas internacionales percibidas.

Para la población de San Lucas, se puede apreciar que el 57.4 por ciento de la población es beneficiada por las remesas; en Laguna Grande, el 50.3 por ciento.

En Zacatecas, de las remesas colectivas que son destinadas para las necesidades de la comunidad, la mayor parte se han canalizado vía el programa Tres por Uno, para obras de infraestructura básica, como pavimentación de calles y caminos, agua potable y alcantarillado, escuelas y áreas deportivas, edificación de templos y áreas recreativas.

Son los hombres quienes envían más remesas, con respecto de las mujeres, pues son estos quienes más migran. Por ejemplo, los hombres envían el 61.3 por ciento del total de las remesas, y en Laguna Grande, el 70.4 por ciento.

REMESAS Y SALUD

Sobre la salud de las y los pobladores de ambas localidades, en Laguna Grande el 64 por ciento tuvieron buena o muy buena salud durante ese año; sobre todo las mujeres. En los hogares receptores de remesas se hicieron gastos de 750 mil 500 pesos y recibieron el 42 por ciento de esta cifra por parte de los migrantes para cubrir los gastos.

En San Lucas el gasto en los hogares por el mismo concepto fue de un millón 6 mil pesos y recibieron el 15.7 por ciento de las remesas para solventar los gastos. Aquí el 57.4 por ciento de la población declaró tener un estado de salud bueno o muy bueno. Pero, a diferencia de la otra comunidad, aquí los hombres demostraron tener mejor salud que las mujeres.

07/AL/GG







Todos los materiales realizados por Cimacnoticias (Texto, audio, video y fotografía) son realizados sin fines de lucro, se permite su uso y reproducción siempre y cuando se cite la fuente. No se permiten modificaciones o cambios en los materiales.

Para mayor información escríbenos a: agencia.cimacnoticias@gmail.com