La relación mujeres-política, sin cambios fundamentales en AL

Participación Política de las Mujeres
   Tema a debatir en Conferencia sobre la Mujer, en Quito
La relación mujeres-política, sin cambios fundamentales en AL
Por: Gladis Torres Ruiz
CIMAC | México DF.- 25/07/2007

En América Latina, la presencia de las mujeres en puestos directivos en la política y la economía en los últimos años no mejora de manera sostenida, ya que hacen faltan buenas leyes que garanticen la participación femenina, señala Marta Lamas.


En su documento, Género, desarrollo y feminismo en América Latina, publicado en la revista Pensamiento Iberoamericano, indica que a lo largo de los últimos años la situación de las mujeres en América Latina ha variado significativamente, como resultado de un conjunto de factores económicos, políticos y culturales entre los que destacan las políticas de ajuste estructural de corte neoliberal, la democratización de los sistemas políticos y el activismo feminista.


En este sentido, abunda, "es crucial que haya más mujeres en puestos de decisión política", ya que en la mayoría de los países de la región predomina una insuficiente representación de las mujeres en los cargos de responsabilidad en las diversas esferas de la vida profesional y pública.


Los logros alcanzados con relación a la participación política de las mujeres y la paridad de género en los procesos de adopción de decisiones en todos los niveles serán temas fundamentales durante la X Conferencia Regional sobre la Mujer de América Latina y el Caribe, que se llevará a cabo del 6 al 8 de agosto en Quito, Ecuador.


Según Lamas, pese a que las mujeres latinoamericanas paulatinamente están incorporándose a la función pública, no hay una transformación fundamental en su relación con el poder político.


CONCIENCIA DE LA EXCLUSIÓN


Pese a ello, la conciencia de la exclusión de las mujeres del poder permea cada vez más y ello ha incrementado los cambios legales destinados a impulsar acciones afirmativas y cuotas de género en el ámbito político.


La implementación de "cuotas" constituye una importante medida estratégica que se aplica formalmente en Argentina, Bolivia, Brasil, Costa Rica Ecuador, México, Panamá, Paraguay y Republica Dominicana.


Las cuotas varían de entre el 20 por ciento y el 30 por ciento para su aplicación en las listas de candidaturas, en varios países la cuota es progresiva y tiende hacia un sistema paritario; mientras que en otros obliga a poner a una mujer de cada tres candidatos en puestos titulares y en suplencia.


Sin embargo, Lamas destaca que estas disposiciones legales no han sido plenamente acatadas por los partidos políticos y aunque las cuotas han contribuido de manera significativa a incrementar la representación política de las mujeres en la región, es evidente que no son suficientes para garantizar la plena participación de las mujeres en la toma de decisiones en todos los niveles de la vida política y social. "En su conjunto, la región está lejos de alcanzar una presencia adecuada de las mujeres en altos puestos políticos".


De ahí lo imprescindible de la participación ciudadana, donde el activismo feminista ha desempeñado un papel crucial al filtrar a la conciencia de millones de mujeres el mensaje de que tiene derechos y al abrir cauces para una acción dirigida a obtenerlos.


LAS TRAMPAS DEL PODER


Al respecto, durante el Encuentro regional de Reflexión: mujeres y participación política, ejerciendo derechos... desafiando el poder, que se celebró el pasado mes de junio, en Honduras, las participantes dejaron al descubierto las trampas dentro de los partidos políticos y de la estructura político electoral para garantizar la presencia de las mujeres en los ámbitos legislativos.


Según reportó Cimacnoticias, algunos de los obstáculos que tienen que sortear las mujeres que han decidido dedicarse a la política son, entre otros, la falta de recursos económicos para el desarrollo de campañas electorales de las mujeres, la ausencia de apoyo desde las estructuras de los partidos, las dobles jornadas de trabajo, la carencia de compromisos reales para colocar la agenda de los derechos humanos de las mujeres y la débil institucionalización de los países.


En dicho evento las mujeres evidenciaron la poca efectividad de las leyes de cuotas, partidarias o constitucionales, para acrecentar la presencia de las mujeres en los congresos, ya que si bien en su momento las leyes de cuotas fueron útiles para incrementar la presencia de las mujeres en los congresos nacionales, a más de dos décadas de su aplicación mundial se han convertido "en el techo y no en el piso" de la participación política electoral de las mujeres, que se ve reflejada en las cifras de 17.1 por ciento de legisladoras, de 43 mil 861 legisladores de todo el mundo.


Mientras que en América Latina la representación femenina no rebasa el 19 por ciento, cifra igual a nivel mundial.


07/GTR/GG