Derechos de las mujeres, excluidos en la Reforma del Estado

Participación Política de las Mujeres
   Pacto social en riesgo, si se ignoran garantías sociales
Derechos de las mujeres, excluidos en la Reforma del Estado
Por: María de la Luz Tesoro
CIMAC | México DF.- 25/07/2007

Los derechos de las mujeres están excluidos de los debates para la Reforma del Estado, reconocieron legisladoras y representantes de organizaciones civiles, tras pronunciarse porque la reforma impulse el nuevo pacto social incluyente y plural que requiere México, y en el que debe estar presente la mitad de la población mexicana representada por las mujeres.


Asimismo, reconocieron que no fue fácil incorporar el tema de garantías sociales en las mesas sobre los ejes temáticos, debido a que los partidos políticos aseguraron que no era un elemento central en la propuesta original. Advirtieron que si no son tomadas en cuenta las propuestas de la sociedad civil en la discusión de la Reforma y si no se consideran las garantías sociales, el pacto social está en riesgo.


Marusia López Cruz, del Consorcio para el Diálogo Parlamentario y la Equidad AC., externó que de cara a la Reforma del Estado, el reto del Congreso de la Unión es transformar la reforma en una herramienta para el nuevo pacto social, o que se quede como un acuerdo acotado entre partidos, al margen de las necesidades sociales y al margen de la sociedad.


Durante su participación en la "Mesa de Medios y Género. La Reforma del Estado con perspectiva de género", que organizaron la agencia de noticias Comunicación e Información de la Mujer (CIMAC) y la Fundación Friedrich Ebert, la feminista subrayó que aún cuando la participación de la sociedad civil ha quedado fuera del debate, la reforma del Estado puede ser una oportunidad para impulsar un proceso de alcance nacional que fortalezca la participación de la ciudadanía en la construcción de un marco normativo favorable a la igualdad de género, a nivel federal y estatal.


La reforma, dijo, es una vía para profundizar la democracia y generar las condiciones que superen la desigualdad social y permita el pleno ejercicio de los derechos humanos de las mujeres.


En su oportunidad, la integrante del grupo parlamentario del PRD en la Cámara de Diputados, Rosario Ortiz Magallón, destacó como prioridades de la Reforma del Estado: la igualdad de oportunidades y de trato; en el marco de la transversalidad e igualdad, la no discriminación y fortalecimiento del Estado laico, como uno de los ejes centrales de inclusión y de tolerancia; los derechos a nivel de trabajo y la seguridad social, la salud, derechos reproductivos; y a trabajo de igual valor e igual salario.


Al reconocer que la igualdad entre mujeres y hombres ha sido letra muerta, la legisladora de la bancada del tricolor Elda Gómez Lugo hizo un llamado a las y los diputados federales ha conjuntar esfuerzos, dejando de lado los colores, para logar una reforma que concrete las demandas de género relacionadas con la igualdad de oportunidades y la erradicación de la violencia contra las mujeres.


Además, denunció que en los foros sobre la Reforma del Estado, las mujeres se pronunciaban por temas que tenían que ver con las garantías sociales, y los hombres sólo lo hicieron con asuntos relacionados con el poder.


Gómez Lugo aseveró que las diputadas del PRI se han pronunciado porque las mujeres accedan a oportunidades laborales, sin distinción de género, estado civil o por embarazo, garantizando condiciones de equidad en las percepciones salariales.


En su momento, Rosario Ortiz expresó que la manera en que se está construyendo este debate, por el mecanismo legislativo que se estableció, no ha dado pauta a que la sociedad civil organizada tenga presencia, no solo en sus propuestas, sino en incidir en el debate y en los posicionamientos de las prioridades políticas.


La Reforma del Estado es un proceso importante para plantear y abrir el debate sobre temas que hoy están gozando este espacio, del mundo de la política, pero que todavía no logra vincularse con el movimiento social y con la población en general, concluyó la legisladora perredista Rosario Ortiz Magallón.

07/MLT/GG