Migración
   La salida de Bush ante el fracaso de la reforma
Despidos sumarios y terror entre migrantes con la "no-match"
Por: Leticia Puente Beresford/corresponsal
CIMAC | Nueva York, EU.- 14/08/2007 Despidos sumarios y terror empresarial traerán consigo las medidas migratorias de "no-match" anunciadas por la administración de Bush el pasado viernes, advierte en su editorial de ayer el New York Times (NYT), al tiempo que exhorta al mandatario estadounidense a "escucharse a sí mismo" tras su fracaso de la reforma migratoria.

En tanto, el diario Hoy de Chicago expone el caso de Nely, quien podría ser despedida el próximo viernes porque no podrá presentar un número de Seguro Social a sus supervisores.

Dice que ha trabajado durante seis años para la compañía Target, y cree que es blanco de una campaña del gobierno federal que presiona a los empleadores "para que se deshagan de nosotros, los trabajadores inmigrantes sin Seguro Social".

Nely es el único soporte económico de sus cuatro hijos, viven en un sótano del sur de la ciudad y señala que ahora no sabe qué hará para pagar la renta, los gastos escolares y para llevar comida a la mesa.

Para Martin Unzueta, organizador de Chicago Workers Collaborative, una agencia pro derechos laborales, situaciones similares están a punto de estallar fuertemente ante los planes del gobierno federal de aplicar nuevos reglamentos para los empleadores.

Lo que el gobierno federal hace es "atemorizar a los empleadores, están practicando terrorismo empresarial. El resultado de esto podría ser que en poco tiempo tengamos a 12 millones más de desempleados, dijo Unzueta.

El activista se refirió a las nuevas reglas para los empleadores que el Departamento de Seguridad Nacional (DHS por sus siglas en inglés) anunció, y que tienen que ver con un reforzamiento agresivo de las cartas conocidas como "no match" que expide la Administración del Seguro Social.

La nueva regulación obligara a los patrones a despedir a las y los empleados que no puedan verificar su estatus legal en un plazo de 63 días, o aclarar las discrepancias entre el número de Seguro Social que aparece en su declaración fiscal (W-2) y el Banco de Datos del Gobierno federal.

De acuerdo a DHS, los patrones que no cumplan estas normas podrían enfrentar multas de hasta diez mil dólares por trabajadora o trabajador indocumentado.

En tanto, Nely, al quedarse sin trabajo, tendrá que recurrir a programas de ayuda del gobierno para los que califican sus hijos ciudadanos estadounidenses, preciso el diario Hoy.

NUEVAS DISPOSICIONES

El viernes pasado, en Washington, el gobierno dio a conocer una serie de nuevas reformas a las leyes de inmigración, con el fin de frenar el ingreso de personas indocumentadas y poner fin a la contratación de éstas en los centros de trabajo.

El anuncio se produjo siete semanas después de que el Senado fracasara en el intento por aprobar una reforma que incluía una compleja vía de legalización para millones de extranjeros sin papeles, informó la televisora Univisión.

Las nuevas disposiciones fueron dadas a conocer por los secretarios de Comercio, Carlos Gutiérrez, y de Seguridad Nacional, Michael Chertoff.

Hasta que el Congreso elija actuar, vamos a estar dando algunos pasos enérgicos por nuestra cuenta, aseguró Chertoff, quien lamentó nuevamente que el Legislativo haya frenado a finales de junio pasado un debate sobre la reforma migratoria que incluía legalizar a cerca de 12 millones de personas indocumentadas.

El nuevo plan anunciado por la Administración del presidente George W. Bush se basa en la fiscalización de la contratación de trabajadores y en un aumento de la seguridad en las fronteras, principalmente con México.

CARTA DE ADVERTENCIA

Según documentos entregados por el DHS, el gobierno a partir de este viernes comenzó a enviar cartas oficiales a empleadores que no disponen de adecuada información sobre la identidad de sus empleadas y empleados, requiriéndoles que verifiquen el estatus de las y los trabajadores en un plazo no mayor a 90 días.

Los números de Seguro Social están siendo revisados, desde 2003, por el Gobierno federal por medio de un programa voluntario autorizado por el Congreso y que se conoce como Employment Eligibility Verification Program (EEV)/Basic Pilot, a cargo de la Oficina de Ciudadanía y Servicios de Inmigración (USCIS).

A la fecha el sistema cuenta con 19 mil 698 empresas afiliadas, las que a su vez han registrado 140 mil 267 centros de trabajo.

En lo que va del año fiscal 2007, el programa ha verificado 2 millones 546 mil 994 peticiones hechas por empleadores, dijo a Univisión Online Dan Kane, portavoz nacional de la USCIS.

La información recibida por la USCIS es compartida por varias otras agencias federales, entre ellas el FBI, el DHS y la Administración del Seguro Social.

El NYT, al opinar en su editorial sobre estas medidas, expone que el presidente Bush fue uno de los que continúa diciéndole al país que hacer cumplir la reforma migratoria no podía cumplirse por sí sola, y por ello, fue condenada a no pasar.

"Todos los elementos de este problema deben de ser tratados juntos", advirtió el mandatario, "o ninguno será resuelto".

Ante esto, cuestiona el diario, ¿qué se puede decir acerca de la reciente puñalada política de Bush con su posición de intentar embarricar completamente la frontera, cortar de raíz a las y los trabajadores indocumentados y castigar a los empleadores?

Posiblemente se olvidó (el presidente) o a la mejor solo desistió, y decidió arremeter con la aplicación de medidas en su administración de excavadora.

Son 26 puntos, 18 de ellos los más fuertes: incluyen el recalentamiento de la propuesta fronteriza, el agrandamiento en la capacidad de detención, deportaciones rápidas, y la adición de la policía estatal y local en la detección migratoria.

Y la más fúrica y potencialmente peligrosa medida de la "no-match setter", que enviará información a las compañías sobre la discrepancia entre los datos del Seguro Social y los de empleadores.

Este año se planea enviar 140 mil cartas a los negocios que tengan de diez a más empleados o empleadas con aparentes datos inexactos. Los negocios tienen que resolver los problemas o despedir a las y los trabajadoras.

ILEGALIDAD CRÓNICA

El NYT avizora el caos, porque son 1.4 millones de trabajadores y trabajadoras que tendrían un record desfavorable pues, de acuerdo con datos dados a conocer en diciembre por el administración del Seguro Social, encontraron errores en 4.1 por ciento, consistentes en errores ortográficos que tienen que ver con 17.8 millones de records.

Estos son los records en los que se basarán las no match letters, convirtiéndose en un peligroso indicador con el estatus migratorio y la autorización de trabajo.

Es imposible saber cuántos trabajadores serán injustamente despedidos de sus trabajos por esta razón.

En el clima de confusión burocrático y de miedo, trabajadores con problemas del no match letter podrán ser despedidos sumariamente por sus empleadores.

La presunción de culpabilidad será una invitación de discriminación en contra de las y los trabajadores nativos latinos y asiáticos.

Bush quiere militarizar la frontera y liberar a la economía de trabajadores indocumentadas e indocumentados, pero sin acceso a visas y sin el camino a la legalización para las y los inmigrantes indocumentados.

La ilegalidad será crónica, apunta el matutino.

07/LPB/GG/CV







Todos los materiales realizados por Cimacnoticias (Texto, audio, video y fotografía) son realizados sin fines de lucro, se permite su uso y reproducción siempre y cuando se cite la fuente. No se permiten modificaciones o cambios en los materiales.

Para mayor información escríbenos a: agencia.cimacnoticias@gmail.com